viernes 28/1/22

El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha descrito este lunes la convención celebrada por el PP en Sevilla como una "fiesta" de "gran frivolidad" sin contenido y ha subrayado la "frágil" imagen de unidad que ha dado el principal partido de la oposición, "la más breve de la historia de España".

En rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva del PSOE, Iglesias ha recordado el nuevo partido de Francisco Álvarez-Cascos y las últimas declaraciones de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, que ha avanzado que no apoyará a la candidata del PP en Asturias porque cree que el ex secretario general del PP es "el mejor candidato".

"Nos dio la sensación de que estaban celebrando unas encuestas (en Sevilla); preferimos que celebren encuestas y que nosotros podamos celebrar resultados electorales", ha manifestado Iglesias antes de advertir que todavía queda mucho tiempo para las generales.

A su juicio, frente a la reunión "de trabajo" que mantuvieron el sábado los responsables autonómicos del PSOE "sin ninguna alharaca", la cita del PP fue un acto "absolutamente vacío de contenidos y de propuestas" y del que sólo salió "una imagen de unidad tan frágil como el propio liderazgo del señor Rajoy".

"Ni 24 horas ha durado esa supuesta unidad", ha insistido el dirigente socialista, quien ha subrayado que "nunca" ha sucedido en el PSOE que un ex secretario general cree otro partido y que una presidenta autonómica diga que no va a apoyar a un candidato autonómico de su propio partido.

A su juicio, esa es una de las grandes diferencias entre el PP y el PSOE: "el señor Rajoy está en un momento de fiesta y tiene dificultades para mantener cohesionado su partido en tema importantes; nosotros estamos en un momento de toma de decisiones muy complejas y nuestro partido está sólido apoyando a nuestro secretario general y presidente del Gobierno".

Ha rechazado así las críticas internas que, según Rajoy, sufre Zapatero y ha querido dejar claro que "no sólo se le respeta, sino que además se le apoya".

Rajoy se mostró ayer convencido de que su rival en las próximas elecciones será el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, a no ser que éste se replantee presentarse por la "campaña de desprestigio" que pesa sobre el jefe del Gobierno.

Para el dirigente socialista, que ha insistido en el "apoyo cerrado" con el que cuenta Zapatero, esa reflexión no es sino un "planteamiento de combate" de Rajoy.

Iglesias ha hecho también referencia al elevado coste que ha debido tener la reunión de los popular, pero no ha podido ofrecer cifras del presupuesto de la convención que los socialistas van a celebrar el próximo fin de semana en Zaragoza para diseñar el programa marco de las elecciones de mayo.

No obstante, se ha comprometido a presentar esos datos en la capital aragonesa.

El PSOE tacha de frívola la fiesta del PP por su "frágil" imagen de unidad