domingo 17/10/21
Rajoy ignora al expresidente de Honor

El PP no cree que Aznar monte un partido, pero sí que siga criticando

El expresidente del Gobierno aprovecha su primera aparición pública tras comunicar su renuncia a la presidencia de honor del PP para arremeter de nuevo contra la política económica de Rajoy

josemariaaznar
El expresidente de honor del PP, José María Aznar. Imagen de archivo.

Si la figura de Aznar ya era poco significativa para Rajoy cuando era el presidente de Honor, ahora que es un militante más no merece ni un minuto de su tiempo. El expresidente del Gobierno anunció el pasado 20 de diciembre que dejaba su cargo honorífico en la organización. Desde entonces, los rumores sobre la posibilidad de que fundara un nuevo partido político se han disparado. Sin embargo, el actual presidente del Partido Popular no ha hecho ni una mención a este respecto este lunes, durante la reunión del Comité de Dirección que ha tenido lugar en la sede nacional de la formación. La estrategia continúa inmutable: hacer oídos sordos a todo lo relacionado con Aznar.

Por el momento, la dirección ‘popular’ “no cree” que entre los planes del expresidente esté formar un nuevo partido político. “Sinceramente, no me imagino a Aznar fuera del PP”, ha reconocido el que fuera su asesor personal y ahora vicesecretario de Comunicación de la formación, Pablo Casado, que ha identificado al PP como “la casa” de Aznar. “Él refundó el partido”, ha insistido el vicesecretario, que asegura seguir manteniendo una relación cordial con el expresidente.

En el PP califican de “política ficción” la posibilidad de que Aznar forme un nuevo partido, puesto que en la carta que remitió a Rajoy para comunicarle que dejaba la presidencia de Honor aseguraba que continuaría siendo militante del PP. “Yo no conozco que exista un proyecto de partido. Lo único que conozco es una carta en la que él asegura que seguirá militando en el partido”, ha insistido Casado, que ha asegurado que “la historia del PP no se puede entender sin su aportación”.

Es evidente que la dirección ‘popular’ huye del enfrentamiento directo con el expresidente. El vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo, ha llegado a decir este lunes que Aznar y el PP están "indisolublemente unidos". "Hablar de Aznar y del PP es lo mismo", ha insistido el ‘número tres’ de la formación, que también ha querido rebajar la tensión en relación a FAES y asegurar que el PP “ve con muchísimo respeto” todo lo que dice Aznar. “Con respeto y con expectación”, admiten fuentes ‘populares’.

En el PP son conscientes de los terremotos políticos que ocasionan cada una de sus apariciones. De hecho, reconocen estar preparados para seguir recibiendo críticas de su expresidente, como las de este lunes. Aznar ha vuelto a arremeter contra la política económica de Rajoy en un acto con empresarios celebrado en Valencia. El expresidente no ha mencionado ni al PP y ni a su actual presidente, pero sus ataques se han entendido perfectamente. "Impuestos altos, déficit y deuda son lo contrario del círculo virtuoso en que la economía española debe anclar su crecimiento".

Mariano Rajoy no parece nervioso. De hecho, veía más peligrosas estas críticas cuando Aznar aún ocupaba un puesto destacado en el cúpula. Pero ahora, todo parece indicar que no habrá variación en su estrategia del ignoro. Al menos, la dirección ‘popular’ aún no ha recibido ninguna instrucción a este respecto. Aznar no menciona explícitamente a Rajoy; y el actual presidente del Gobierno parece que ya no se acuerda de que alguna vez tuvo presidente de honor.

Los ‘populares’ creían que llegaban al Congreso Nacional de febrero más unidos que nunca. Sin embargo, las últimas tres semanas han devuelto de nuevo a la realidad a los conservadores. La espantada de Aznar les desestabilizó; y el ‘caso Trillo’ ha vuelto a ahondar en la división que existe entre Cospedal y Santamaría, al menos de cara a la galería. No se esperan grandes novedades en el próximo cónclave ‘popular’, aunque sí una incógnita que seguro generará controversia: la continuidad o no de Cospedal al frente de la Secretaría General.

La dirección del PP asegura que se trata de un asunto que sólo conoce Rajoy y se muestra igual de perdida a este respecto. En principio creen que la configuración del nuevo equipo del líder del PP no se conocerá hasta el Congreso de febrero, aunque en anteriores ocasiones Rajoy confirmó días antes del cónclave que Cospedal sería su ‘número dos’. Lo único previsto hasta el momento es que el próximo lunes se reúna el Comité Nacional para dar luz verde a los estatutos que regirán la organización del Congreso.

¿Presupuestos o elecciones?

La intención de Rajoy es que antes del verano, la cúpula nacional y las regionales y municipales del partido estén totalmente renovadas. Durante el mes de marzo y la primera semana de abril se celebrarán los congresos regionales. El fin de semana del 21, 22 y 23 de abril se celebrará el Congreso de Nuevas Generaciones y en mayo y junio todos los congresos provinciales. Esto significa que los ‘populares’ ya estarían preparados para afrontar cualquier proceso electoral.

Fuentes de la dirección ‘popular’ siguen insistiendo en que la intención del PP no es adelantar las elecciones, aunque tampoco están convencidos de que puedan sacar los presupuestos adelante. Según Casado, Rajoy les ha comunicado este lunes que su intención es que las cuentas públicas para 2017 estén listas durante el primer trimestre del año, aunque teniendo en cuenta que el mes de enero está parado el Congreso, no parece que puedan estar aprobadas, al menos, hasta abril.

El presidente sigue sin dar pistas de sus contactos y negociaciones a este respecto. El vicesecretario de Comunicación, por su parte, ha explicado que el PP tiene posibilidad de pactarlos con el PSOE -que ya ha anunciado una enmienda a la totalidad- o e PNV, dando por hecho el apoyo de Ciudadanos y Coalición Canaria. Si los ‘populares’ no logran sumar 175 apoyos, no les quedará más remedio que plantearse el adelanto electoral.

Comentarios