sábado 25/9/21

El PP niega negociaciones con el Gobierno sobre el fondo de reestructuración bancaria y se queja de no conocer aún su postura

El portavoz económico del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, negó ayer que se esté negociando con el Gobierno el nuevo fondo de reestructuración del sistema bancario, aclaró que no está habiendo ningún contacto al respecto y se quejó de no conocer aún la postura del Ejecutivo sobre esta cuestión. "No hemos tenido ningún contacto con el Gobierno ni siquiera conocimiento de su postura", manifestó Montoro en rueda de prensa en la Cámara Baja, en la que recordó que el PP remitió un documento con sus propuestas al Ejecutivo antes del debate sobre el estado de la nación y desde entonces, insistió, no ha habido "ningún tipo de contacto".

El diputado 'popular' se refirió a su reciente encuentro en una cafetería con el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, que se interpretó como un fase más de la negociación de un pacto para rescatar a las cajas afectadas por la crisis.

"Nadie puede pensar que en el tiempo en el que dura un poleo y un té se pueda concertar un asunto tan serio y de tantas aristas como es éste", subrayó en este sentido Montoro, quien reveló que durante su conversación con Granados sólo hablaron de la necesidad de que PSOE y PP lleguen a un acuerdo sin que se avanzara sobre ningún acuerdo.

"No hubo progresos porque, además, Granados no es la autoridad última competente, sino Salgado", sostuvo el diputado 'popular', quien echó en cara a la vicepresidenta económica del Gobierno que en este asunto esté situada "en el mejor estilo de Zapatero de que aquí no pasa nada".

Tras subrayar que el PP no va a estar en "una negociación oculta" en un tema "tan sensible" para la recuperación de la confianza de los españoles, Montoro criticó el "enroque" en el que, a su juicio, se halla el Ejecutivo sobre la reestructuración del sector bancario.

Por contra, los 'populares', según explicó, tratan de establecer un sistema "objetivo y transparente" que permita una evolución de la banca "desde premisas más claras, y no desde manejos del propio Gobierno".