miércoles 20/10/21

La ONU aprueba el envío de otros 3.500 cascos azules a Haití

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este martes por unanimidad enviar a Haití otros 3.500 militares y policías que durante seis meses se sumarán a los 9.000 que la misión de estabilización del organismo internacional tiene en ese país. "Este envío contribuirá al mantenimiento de la paz y apoyará los esfuerzos para ayudar a la recuperación de Haití", dijo el presidente de turno del Consejo, el embajador chino Zhang Yesui, tras la votación. El máximo órgano de decisiones del organismo internacional dio así su luz verde a la propuesta que el lunes realizó en ese sentido el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que consideró a esas fuerzas necesarias para reforzar la seguridad y mejorar la distribución de la asistencia a Haití.

El diplomático chino subrayó que la resolución aprobada se ajustaba al requerimiento de Ban, que había pedido 1.500 agentes de policía suplementarios y 2.000 militares más. "Manda una señal clara de que el mundo está ayudando a Haití. Tenemos que hacer todo lo que podamos, y hacerlo tan pronto como sea posible, para contribuir a mantener el orden y distribuir la ayuda", dijo Ban a la prensa al término del Consejo. El contingente militar de la misión de estabilización de la ONU en Haití (Minustah), que opera desde 2004 y está dirigido por el general brasileño Floriano Peixoto Vieira Neto, está integrado por 9.065 uniformados, de los que 7.031 proceden de diferentes ejércitos que participan en la misión y 2.034 policías, según la última actualización de la ONU.

De ellos, 3.000 están destacados en Puerto Príncipe y encargados, junto a lo que queda de la Policía Nacional haitiana, de mantener la seguridad de la capital y escoltar a las organizaciones que distribuyen la asistencia humanitaria. También participan en esa misión, que está bajo el mandato global del guatemalteco Edmond Mulet, 488 civiles internacionales, 1.212 locales y 214 voluntarios.

En Minustah participan con fuerzas militares 18 países y con policías otros 41, entre los que están Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, China, Colombia, El Salvador, España, EEUU, Ecuador, Francia, Guatemala, Perú y Uruguay, entre otros. El terremoto que hace una semana devastó la capital haitiana se ha cobrado la vida de 57 integrantes de Minustah: 37 militares, 7 policías, 8 civiles internacionales y 5 locales. "Pido a todas las organizaciones no gubernamentales y de ayuda que trabajen junto a la ONU en las labores de asistencia", señaló Ban, que admitió que la situación de Puerto Príncipe, la capital haitiana, es "crítica".

La aportación española

España, por su parte, ha anunciado que enviará a Haití un buque anfibio con 450 militares, 50 de ellos del equipo sanitario, con quirófanos, 80 camas de hospital y con capacidad para hacer un hospital en tierra, además de lanchas y tres helicópteros, que en pocos días podrá comenzar las labores de auxilio a la población. Así lo ha indicado la ministra de Defensa, Carme Chacón, en declaraciones a los medios de comunicación en Zaragoza, después de entregar el premio "Soldado Idoia Rodríguez" a la cabo Lucía Peraita. Se responde así, ha explicado Chacón, a la petición que ha hecho Naciones Unidas solicitando barcos, helicópteros, equipos médicos y equipos de auxilio, ante la catástrofe humanitaria sucedida en Haití el pasado 12 de enero.

EEUU

EEUU reforzó también su intervención en Haití con el envío de más tropas y la visita del ex presidente Bill Clinton, al tiempo que se defendió de las críticas de otros países por el papel que desarrolla en esta crisis humanitaria. Bill Clinton, enviado especial de la ONU para Haití, llegó el lunes a Puerto Príncipe acompañado de su hija, Chelsea, y de un cargamento de ayuda humanitaria destinado a paliar las necesidades de cientos de miles de damnificados por el terremoto del pasado martes.

El ex presidente recorrió algunos de los centros hospitalarios que están atendiendo a los heridos para conocer en primera persona sus vivencias y la situación que atraviesa el país caribeño, con el que mantiene una estrecha relación.