sábado 27/11/21

Los nacionalistas piden la reprobación de Fraga y el PSOE que se le desautorice

Una frase de Manuel Fraga sobre si habría que ponderar el peso de los partidos nacionalistas en España "colgándolos de algún sitio" ha provocado la contundente respuesta de éstos, que han considerado ofensivas sus palabras, mientras que el PSOE ha pedido al PP su desautorización. El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha señalado que el Senado "no podría albergar ni un minuto más en su seno" al presidente fundador del PP,"sentado, codo con codo, junto a los senadores insultados de ese modo y que han sido elegidos democráticamente por los españoles".

La secretaria de Política Institucional y Autonómica del PSOE, Mar Moreno, ha pedido al PP que "desautorice" las palabras de Fraga, y a éste, que "rectifique y pida disculpas". Para el PSOE, las "desafortunadas palabras" de Fraga "devuelven al PP a tiempos pasados, en los que se perseguía a los nacionalistas". No obstante, Moreno ha dejado claro que desde el PSOE no van a iniciar "una campaña inquisitorial" contra Fraga, "como la que el PP ha emprendido contra Pedro Castro", el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, a quien el PP pide su dimisión por insultar a los votantes de la derecha. "No conozco las declaraciones del señor Fraga y no creo que haya dicho que haya que colgar a nadie; no creo que haya dicho eso", ha asegurado el líder del PP, Mariano Rajoy, a su llegada a la reunión del Partido Popular Europeo.

A su juicio, los nacionalismos son respetables siempre que actúen dentro del marco constitucional. Desde el Gobierno vasco, la vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, ha afirmado que esas manifestaciones "solamente descalifican a quien las hace" y se ha preguntado si Fraga se refería a los nacionalistas "catalanes, vascos, gallegos o españoles". En Cataluña, el líder de ERC, Joan Puigcercós, ha restado importancia a las palabras de Fraga y ha asegurado que "tiene derecho a decir lo que quiera" aunque "sea una rémora del pasado".

Más crítico se ha mostrado el portavoz de los republicanos catalanes en el Congreso, Joan Ridao, quien las ha considerado no sólo "ofensivas", sino "guiadas por un profundo sentido antidemocrático", y se ha preguntado por qué nadie exige la dimisión del senador. El secretario general de CiU, Artur Mas, ha recordado al presidente fundador del PP que su partido "gobernó España gracias al apoyo de los partidos nacionalistas" y ha lamentado que ahora todo sean "insultos y pestes". "No sé si hay que tomarle por la literalidad de las palabras; si es así, lo que está proponiendo es que se restaure en España la pena de muerte, pero que sólo se aplique a los nacionalistas, seamos catalanes, gallegos o vascos", ha dicho Mas.

Su antecesor

El presidente gallego, Emilio Pérez Touriño ha recordado a su predecesor en la Xunta que la pluralidad política es "un valor en sí mismo", reconocida en la Constitución.

El portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Jorquera, ha confiado en que el PP sea "coherente" y repruebe a Fraga e, incluso, le pida su acta de parlamentario, como ha hecho con el diputado de ERC Joan Tardá, por el comentario ofensivo que hizo contra la Monarquía.

Los nacionalistas piden la reprobación de Fraga y el PSOE que se le desautorice