domingo 22/5/22

La menopausia es un proceso fisiológico natural que ocurre en todas las mujeres que han menstruado. El término, etimológicamente, significa “cese de la mensualidad” y significa la desaparición definitiva de la menstruación. Se considera establecida la menopausia cuando el flujo menstrual desaparece por un período superior a 1 año. Se produce porque la mujer comienza a perder progresivamente su función ovárica y, por tanto, baja la producción de las hormonas femeninas, los estrógenos y la progesterona. Este período se caracteriza por presentar fuertes cambios endocrinológicos, variables tanto en frecuencia como en intensidad. Este último sangrado es precedido por el climaterio, que es la fase de transición entre la etapa reproductiva y no reproductiva de la mujer.

La edad media de aparición de la menopausia está actualmente sobre los 51 años, pero puede suceder en un período amplio, entre los 40 y los 56 años. Se considera normal cuando sucede entre los 48 y los 54 años, si es entre los 40 y los 48 años la llamaremos menopausia temprana y si es después de los 54 años menopausia tardía. Hay casos clínicos que suceden antes de los 40 años, entonces la llamaremos menopausia precoz y requerirá tratamiento obligatorio a fin de retrasarla un tiempo prudencial.

Es un hecho evidente que en esta época de la vida de las mujeres se produce un aumento de peso, aproximadamente entre 3 y 5 kilos de forma inicial, que después pueden aumentar. Los motivos son varios y, en muchos casos, aparece una mayor fragilidad psíquica capaz de originar estados de ansiedad, irritabilidad, depresión y debilidad emocional que, con frecuencia, les hace buscar refugio y consuelo en la alimentación, esto se traduce en un aumento considerable de la ingesta calórica y una ganancia de peso. También, en esta época, la mujer se vuelve más sedentaria y realiza menos ejercicio. La toma de ciertos medicamentos, como antidepresivos, favorece también la obesidad. Es una época en la que es frecuente la aparición de algunos casos de hipotiroidismos autoinmunes que conllevan una ganancia de peso.

En cuanto a los cambios endocrinológicos, la disminución de las hormonas femeninas, sobre todo de los estrógenos, provoca cambios en el cuerpo de la mujer, provocando una modificación de la silueta. Se produce un aumento del tejido graso, especialmente a nivel del abdomen. En la época fértil el acúmulo de grasa suele producirse en nalgas y muslos (obesidad ginoide – figura de pera) pero después del climaterio se produce en el tronco, sobre todo en el abdomen (obesidad androide – figura de manzana).

El organismo utiliza la grasa como materia prima para fabricar las hormonas sexuales, principalmente los estrógenos en la mujer y los andrógenos en el hombre, pero se necesita más cantidad de materia prima para las hormonas femeninas, por ello las mujeres tienen un porcentaje de grasa mayor que los hombres de la misma edad y si el nivel de grasa es muy bajo, puede hasta retirarse la menstruación como sucede en chicas muy delgadas. Así pues, cuando los ovarios llegan a este período y, finalizan su función folicular, no pudiendo fabricar los estrógenos habituales, el organismo interpreta que no hay suficiente materia prima e intenta acumular más grasa ralentizando el metabolismo basal y disminuyendo el gasto calórico.

El cambio que se produce en la distribución de la grasa, aumentando la grasa visceral de la zona abdominal, favorece la aparición del síndrome metabólico con lo que se produce un aumento de la resistencia a la insulina y sus consecuencias, que son obesidad, diabetes, aumento del colesterol e hipertensión. Y es por este motivo por lo que, a partir de estas edades, el riesgo de padecer eventos cardiovasculares en las mujeres se iguala al de los hombres, es decir, desaparece la protección cardiovascular que tiene el sexo femenino en su etapa fértil.

Por último enumeraremos otros trastornos que suceden durante la menopausia:

  • Descalcificación ósea que lleva a la osteoporosis
  • Sofocos y palpitaciones
  • Sequedad vaginal
  • Incontinencia urinaria
  • Artrosis y rigidez articular
  • Alteraciones psíquicas de diversa índole
  • Otros trastornos como: piernas hinchadas, mareos, dolores de cabeza, etc.

Conociendo, pues, cuales son los cambios que se producen en el metabolismo y el organismo de la mujer cuando llega a la menopausia, podremos adecuar correctamente el tratamiento de su sobrepeso u obesidad y planificar las medidas preventivas de las enfermedades y trastornos asociados.


Dr. J.P. Fernández Corbelle (Doctor en Medicina y Cirugía)

Director CENTRO MÉDICO PREVENSALUD:

CENTRAL-Moncloa: Tlf.: 91.5.94.42.25
C/ Donoso Cortés, 47
M-ESTE-Moratalaz:  Tlf.: 91.4.37.32.15
C/ Arroyo Media Legua, 68, 1ºA

e-mail: [email protected]

web: www.prevensalud.net

Menopausia y obesidad