lunes 25/10/21

El máximo jefe de seguridad de Telefónica, condenado por el Caso Malaya

La sentencia dice que Florencio San Agapito, ex comisario de Policía y presidente de Telefónica Ingeniería y Seguridad, blanqueó capitales y tiene una pena de un año de cárcel y 600.000 euros de multa

El máximo jefe de seguridad de Telefónica, condenado por el Caso Malaya

En la avalancha de caras conocidas, técnicos y protagonistas de programas del corazón condenados por el caso Malaya pasó inadvertido uno de los hombres claves de la estructura multinacional de Telefónica, de la máxima confianza de César Alierta. Florencio San Agapito, ex comisario de Policía, es el presidente de Telefónica Ingeniería de Seguridad. Es decir, de facto, el máximo responsable de la seguridad de la compañía en todo el mundo. Su condena ha sido de un año de cárcel y 600.000 euros de multa por blanqueo de capitales. El directivo de la multinacional invirtió en un solar junto a Pedro Román y Juan Antonio Roca en Marbella, una operación que produjo un quebranto de cinco millones de euros a la ciudad, según el fiscal del caso.

San Agapito explicó en el juicio que conocía a Román de la infancia y que aportó 123 millones de pesetas (unos 740.000 euros) a este negocio. Lo hizo por medio de su fundación Clivoso, radicada en Liechtenstein, ingresando el dinero a una sociedad suiza llamada Lispag AZ, en la operación inmobiliaria conocida como Crucero Banús. San Agapito, Román, Roca y el abogado Hoffman obtuvieron unas plusvalías de seis millones de euros, en una operación inmobiliaria fraudulenta.

El ex policía dejó el Ministerio del Interior en 1996 para trabajar con César Alierta, cuando éste fue nombrado presidente de Tabacalera por el Gobierno de José María Aznar. Luego acompañó a Alierta a Telefónica, donde tiene cargos de la máxima responsabilidad.

Una carrera cercana al poder y a los Franco

La carrera de Florencio San Agapito está marcada por una fecha: el 23 de febrero de 1981. Entonces el policía era jefe de la secretaría de Francisco Laína, el subsecretario de Interior que tomó el mando ejecutivo del país mientras el Gobierno estaba secuestrado por Tejero en el Congreso de los Diputados. Su papel fue clave en la inteligencia y control de los militares sublevados. Posteriormente pasó a tener máximas responsabilidades técnicas en los gabinetes de los ministros de Interior socialistas. Fue un estrecho colaborador de Rafael Vera cuándo éste era secretario de Estado de Seguridad.

Pero la carrera empresarial de Florencio San Agapito también es llamativa. Según el Registro Mercantil, además de sus cargos en Telefónica, es apoderado y fue presidente de la sociedad Tabacmesa. Se trata de una empresa de comercio de tabaco con Ceuta y Melilla en la que está asociado con Francisco Franco Suelves. De hecho, la sociedad está domiciliada en el domicilio familiar de los Franco, en la calle Hermanos Becquer de Madrid. Esta empresa, según el Registro Mercantil, tuvo diversas incidencias con la Agencia Tributaria a lo largo de 2008.

El juez y el fiscal quisieron saber durante la vista oral de Malaya si San Agapito había efectuado gestiones en torno a la cúpula policial para obtener información sobre las investigaciones abiertas contra sus socios marbellíes. San Agapito lo negó firmemente y aseguró no "tener conciencia" en aquellos años de irregularidades urbanísticas en Marbella.

Fuentes de la compañía telefónica ponen de relieve los problemas que supone la presencia de un máximo responsable de seguridad internacional de la multinacional, en la cúpula de Telefónica, con una condena pendiente por blanqueo de capitales, sobre todo en sus relaciones con otros países. Sin embargo, creen poco probable que César Alierta prescinda de uno de sus más firmes pretorianos al frente de la compañía.

El máximo jefe de seguridad de Telefónica, condenado por el Caso Malaya