lunes 23/5/22
Precios de la Energía en Febrero

La lluvia tampoco hace la luz más barata

Las lluvias de febrero no nos han traído una energía más barata que el año pasado. Menos que en enero, sí, pero la luz es un 78% más cara que la media de los tres últimos febreros

cuadro_precioS
Cuadro de precios.

Bien, en febrero ha bajado el precio de la luz. Acabamos el mes en 51,74€/MWh, esto es, con una bajada del 27,6% respecto al demencial enero que concluyó con 71,4 euros, tras haber llegado, prácticamente a los cien euros. Una reducción que en la factura doméstica será menos de la mitad.

No cantemos victoria ni nos dejemos engañar por la trampa de los números: si lo comparan con los últimos cinco años, la luz superará el diez por ciento de la media, lo que incluye el carísimo 2013, y el 78% más de la media si nos referimos a la media de los tres últimos años.

Un 78% superior a lo que sería normal en este mes, pero en Bélgica o Alemania, andan por crecimientos del 50% y Francia es solo un tercio más cara. Es decir, con situaciones similares, mercados que generan evoluciones muy distintas.

“No todo en esta vida depende del Gobierno”, afirmo Rajoy, encomendando el precio de la luz a la mejora de las lluvias. Ha llovido en Febrero un 75% más que en Enero, la luz ha bajado un 27%.

Llover ha llovido.

El mes de febrero ha sido más húmedo de lo habitual, más precipitaciones, según la Agencia Estatal de Meteorología de lo normal en los meses de Febrero.

La precipitación media sobre España ha sido de 72 mm, valor que supera en un 36% el valor normal, que es de 53 mm (Periodo de referencia 1981-2010). Ciertamente, el año pasado llovió más, pero, como se muestra en el gráfico, el año 2015, con un precio de la energía muy parecido al de este año, llovió menos.

cuadro_precipitacion_precio (1)

Como se muestra en el mismo gráfico, la lluvia tiene relevancia en el precio, en la medida que aumenta la energía renovable, pero la clave está más allá del agua embalsada.

La producción de energía en Febrero

Si se cuentan los tres últimos febreros, solo el año pasado llovió más. Sin embargo, la producción de energía renovable ha sido del 38,9%, lejos de la media de los tres últimos tres años en febrero que rondó el 53%.

La mayor aportación de energía en febrero ha correspondido a la energía eólica con un 24,4%, tras ella la nuclear (23,9%) y por último el carbón (16,8%). El agua, a pesar de la lluvia, ha sido la cuarta aportación a la producción eléctrica. La aportación hidroeléctrica ha sido la mitad que otros meses de febrero. En suma, no es suficiente con que llueva más, sino que debe embalsarse más.

Que en los dos meses que llevamos la producción se concentre en nuclear, eólica y carbón solo quiere decir una cosa: los productores de nuclear tienen unos márgenes muy altos y el carbón determina los precios de las facturas, dado el carácter marginalista de mercado (la última energía más cara que se usa es la que determina el precio).

Es que, además de que la lluvia no nos dio energía, también ha habido menos viento de lo normal. En suma toda la generación renovable apenas alcanza el 39%, casi catorce puntos por debajo de la media de los tres últimos años. Para drama de Rajoy, no era la lluvia, era el viento. No es que haya mucho gas, es que hay pocas renovables.

La factura doméstica

La caída de precios mayoristas se nota, naturalmente, en la factura doméstica. Eso si, mientras el precio mayorista se ha reducido un 27,6%, la factura media no se ha reducido más de un 12,5%, es decir menos de la mitad. La media de la factura de precio regulado se situará en febrero por encima de los 64 euros, un 12% más que la media de los tres últimos años. Desde el año 2013 no pagábamos la energía tan cara.

La lluvia tampoco hace la luz más barata
Comentarios