lunes 29/11/21

La izquierda abertzale desafía al Constitucional e insta a introducir en las urnas las papeletas de D3M

El Tribunal Constitucional confirmaba este jueves por la noche la decisión de la sala del 61 del Tribunal Supremo de anular la proclamación de las candidaturas de Askatasuna y de Demokrazia 3 Milioi (D3M), que definitivamente no estarán presentes en las elecciones autonómicas vascas del próximo 1 de marzo. A pesar de la decisión del tribunal, la izquierda abertzale ha instado a introducir el próximo 1 de marzo en las urnas las papeletas de D3M. De esta forma, la izquierda abertzale recurrirá al voto nulo para recabar el apoyo de su electorado, ya que las papeletas serán invalidadas.

En una rueda de prensa celebrada en Bilbao, los representantes de esta plataforma enseñaron las papeletas de D3M y señalaron que supondrán "miles de votos válidos y votos de oro" para pasar "de una democracia cero a una democracia para toda la nación vasca.

Por la mañana, D3M ya había insistido en Vitoria en que la plataforma de la izquierda abertzale "estará presente en las elecciones".

En rueda de prensa celebrada en Vitoria, el integrante, por Álava, de la candidatura anulada Iñaki Ullibarri, aseguró que la plataforma participará "en la campaña" como cualquier otra formación, porque "es su derecho".

Preguntado por si la fórmula para concurrir a los comicios será a través de papeletas con la candidatura D3M, Ullibarri se limitó a responder: Nosotros somos candidatos de Demokrazia Hiru Milioi y nos presentamos a las elecciones" y aseguró que van a realizar campaña electoral como el resto de formaciones, "porque es nuestro derecho".

Con estas palabras Ulibarri desafía la decisión tomada por el Constitucional que confirmaba la anulación de las candidaturas de Askatasuna y de D3M por considerar que los partidos están "al servicio" de la organización terrorista ETA.

El TC define a D3M y Ascatasuna como brazo político de ETA

Minutos antes de la medianoche y por tanto del comienzo de la campaña electoral, el Constitucional notificaba a los representantes de ambas formaciones su decisión, contra la que ya sólo cabe apelar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, lo que, en cualquier caso, no evitará que por primera vez no haya listas auspiciadas por ETA en las cabinas de voto del País Vasco.

Respecto de Askatasuna, el Constitucional considera que el conjunto de pruebas valoradas por la sala del 61 del Tribunal Supremo para acordar la anulación de sus listas electorales permiten concluir que este partido está "al servicio" de la organización terrorista.

Así, la sentencia afirma que "no puede admitirse que sea manifiestamente irrazonable y, por tanto, susceptible de ser corregida en esta sede" la convicción del Supremo de que Askatasuna pretendía suceder a la ilegalizada Batasuna para cumplir la voluntad de ETA de mantener su presencia en las instituciones.

La sala considera "de especial relevancia" una de las conclusiones del Supremo más discutidas por Askatasuna, que se deriva del hecho de que muchas de las personas que figuran en sus listas hayan avalado "la presentación de candidaturas frente a las que, sin embargo, pretendían concurrir en unas mismas elecciones", en referencia a la agrupación Demokrazia 3 Milioi (D3M).

Frente al argumento de Askatasuna de que son lícitos "los gestos de solidaridad con los oponentes políticos", el Constitucional da validez a la conclusión del Supremo de que la verdadera razón de esa conducta no era precisamente el "apoyo testimonial a un adversario" al estimar que ese tribunal se basó "en la concurrencia de otras pruebas también debidamente practicadas y razonablemente motivadas".

"Defraudar pronunciamientos judiciales firmes"

En cuanto a D3M, el tribunal ha considerado que ha quedado acreditada la "efectiva voluntad" de la agrupación electoral de "defraudar pronunciamientos judiciales firmes" mediante su instrumentalización al servicio de los partidos políticos ilegalizados HB-EH-Batasuna, ANV o EHAK/PCTV.

La resolución, sostiene que la conclusión alcanzada por el Supremo de que existe una continuidad o sucesión de D3M respecto de los partidos ilegalizados ya citados, es un "juicio razonable y no arbitrario".

"No es irrazonable deducir del documento intervenido a un presunto miembro de ETA y del documento programático atribuido a Batasuna, que tanto la organización terrorista como los partidos ilegalizados han diseñado una estrategia de continuidad, enmarcada en la línea estratégica trazada por ETA para los procesos electorales que siguieron a la disolución de aquellos", subraya.

La izquierda abertzale desafía al Constitucional e insta a introducir en las urnas las...