martes 18/1/22

Isabel Allende: "Es muy difícil escribir sobre la esclavitud sabiendo que hoy en día sigue existiendo"

Isabel Allende es una de las escritoras más queridas y respetadas en España, donde la publicación de cualquiera de sus novelas nunca pasa desapercibida. Su nuevo libro, La isla bajo el mar (Plaza & Janés) ya está entre los diez más vendidos y es una de las apuestas literarias más fuertes de este otoño. La escritora chilena está de visita en Madrid, ciudad en la que este miércoles presentó a Zarité, la protagonista de esta historia sobre la esclavitud ambientada en el siglo XVIII. En un encuentro con un grupo de medios, entre ellos ESTRELLA DIGITAL, Allende confesó que escribir todavía sigue siendo una forma de liberarse para ella y un auténtico "viaje al interior del alma".

Isabel Allende (Lima, 1942) habló este miércoles de derechos humanos, política internacional y feminismo durante la presentación de su última novela, La isla bajo el mar (Plaza & Janés), una obra con la que la autora de novelas como Inés del alma mía,Paula o La casa de los espíritus vuelve a encontrarse con los lectores. Durante su visita a Madrid, la escritora también habló de literatura, pero la trama tan humana de La isla bajo el mar condujo la conversación hacia temas más sociales.

Allende explicó que el contenido de la novela no lo eligió ella, sino que salió a su encuentro en el año 2005, mientras se documentaba en la ciudad de Nueva Orleans para escribir El zorro. "Descubrí una ciudad con un sabor francés, caribeño, todo heredado de la fuerte inmigración francesa que en el siglo XVIII huía de la rebelión de los esclavos en Santo Domingo, lo que hoy es Haití", explicó. Tanto el proceso de documentación como de escritura fueron muy duros para Allende, que incluso llegó a enfermar durante los dos años que tardó en construir la historia de Zarité Sedella, una mulata que a los nueve años es vendida como esclava en una de las plantaciones de azúcar más importantes de Santo Domingo.

"Me puse enferma y por más que me hacían pruebas no sabíamos qué me pasaba, yo creía que tenía cáncer de estómago hasta que un día, al poco de terminar la novela, me curé y hoy estoy perfectamente", comentó la novelista, quien cree que el horror de adentrarse en un tema tan "brutal" como el de la esclavitud fue el causante de su malestar. "Lo peor es que hoy en día hay 27 millones de esclavos en el mundo, muchos más que en otra época, y vemos cómo los niños se convierten en soldados y las niñas son explotadas sexualmente, pero no lo reconocemos", denunció.

El viaje de una esclava hacia la libertad

La protagonista de la historia, que acompañará al lector en un viaje hacia la libertad que dura más de 40 años, se le "apareció" a la autora chilena como si fuera un fantasma. "Yo no creo en esas cosas, pero en cierto modo, tengo la sensación de que Zarité existió...Yo la ví en mi cabeza, la tengo ahí metida, con su olor, su voz y todo", dijo la escritora, una mujer profundamente feminista y que se considera afortunada por gozar de una libertad que no tuvo su madre. Allende nació en los años 40 en una sociedad patriarcal y conservadora donde, según cuenta, "mi mamá era una víctima y yo sólo sabía que quería ser como mi padre o mi abuelo, pero no como ella. Hasta que a Chile no llegó la palabra feminismo nadie supo qué era lo que me pasaba, por qué yo no quería que me mandaran", explica la autora, que vive desde hace años en Estados Unidos.

Isabel Allende confiesa que todas sus novelas "son un poco feministas" y La isla bajo el mar no es una excepción, ya que presenta a una mujer luchadora que intentará salir adelante a pesar de todas las trabas que el destino le ponga. "Es mujer, mulata y esclava, y ya sólo con eso estabas condenado en el Caribe en esa época", explica la escritora, quien recuerda que la mujer, en pleno siglo XXI, sigue sufriendo en países de África y del sudeste de Asia. "Se habla mucho de los derechos humanos, pero es siempre desde la perspectiva del hombre; en épocas de conflicto y en determinados países las mujeres son siempre las primeras que pierden", comenta con conocimiento de causa una escritora muy comprometida con estos temas y para quien la libertad es "poder elegir sin presión ni violencia".

Preguntada sobre el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, la narradora opina que "su lección ha sido increíble", aunque recuerda que aún hay mucho racismo subliminal en ese país. "Los que le atacan nunca hacen referencia a su color de piel, pero todavía es un asunto pendiente en EEUU". Para Allende, la gran esperanza es la nueva generación de estadounidenses, para quien "el color de Obama no importa".

Ficción y realidad

Aunque es una novela de ficción, La isla bajo el mar tiene mucha historia documentada, una combinación que agrada a la novelista, quien considera que la novela histórica "gana lectores porque mucha gente que quiere conocer determinadas cosas las busca en este tipo de libros antes que en las bibliotecas". Para ella, es una posibilidad de conectar con un público mucho más amplio, pero siempre manteniendo los elementos de ficción, indagando en el interior de los personajes, en las almas, como suele hacer en su literatura. "La historia la escriben los vencedores y siempre en términos de batallas, pero con la novela tenemos la posibilidad de explorar el mundo de las personas, ver cómo vivía la gente", explica.

Allende, con más de 25 años de carrera a sus espaldas y con obras traducidas a 27 idiomas, confiesa que vive seis meses al año, pues el resto del tiempo lo pasa escribiendo en la más absoluta calma. Su familia, dice, le ha pedido que se lo tome con más calma y que se cuide, razón por la que durante unos días intentó trabajar en la misma casa en la que vive su familia. "Fue imposible con el perro ladrando, mi marido de un lado para otro, los niños corriendo y la comida haciéndose", cuenta entre risas esta mujer menuda para quien escribir es todavía una forma de "liberación" y siempre "un viaje al alma". "Nunca pienso en si mi próximo libro venderá, si lo leerá mucha gente...ese no es mi trabajo, yo me dedico a escribir, pero me considero afortunada porque tengo la certeza de que el siguiente libro me lo publicarán".

Isabel Allende: "Es muy difícil escribir sobre la esclavitud sabiendo que hoy en día...