jueves 27/1/22

Las incógnitas tras Andreas Lubitz

En su ciudad lo describen como un chico tranquilo y amable. Amante del deporte, participó en la media maratón de Lufthansa en Frankfurt. Sin embargo, un compañero de formación lo define en la prensa alemana como un monstruo obsesionado por volar. El presidente de la compañía de aviación reconoce que tuvo que abandonar su formación, aunque no da motivos, alega que están bajo secreto médico

Andreas Lubitz, copiloto del avión siniestrado de Germanwings.
Andreas Lubitz, copiloto del avión siniestrado de Germanwings.

Era un chico joven, de 28 años, que cumplió su sueño: Volar. Así lo cuenta una vecina de la ciudad en la que vivía, Montabaur. Lubizt residía allí con sus padres, aunque tenía otra casa en Dusseldorf. La ciudad alemana a la que nunca llegó el Airbus A320 que pilotaba.

¿Tenía problemas psicológicos?

Un memorando de la oficina federal de aviación recoge que Lubitz pasó por un episodio de depresión y síndrome Burnout, según recoge el diario The Bild. El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, ya adelantó la clave este jueves. Spohr reconoció que el joven tuvo que abandonar su formación como piloto en Lufthansa en 2008 durante un año y medio. No quiso dar los motivos, pero sí dijo una justificación clave: “Pertenecen al secreto médico”.

¿Por qué estrelló el avión?

Es la principal incógnita sin resolver. El fiscal de Marsella, Brice Robin, asegura que Andreas Lubitz aprovechó que el piloto Patrick Sonderheimer, abandonó la cabina del avión para ir al servicio. Lubitz aprovechó su ausencia para bloquear la puerta de entrada y quitar el piloto automático. A partir de ahí el avión comenzó a descender. Lubitz no se desmayó. Una de las cajas negras revela que el copiloto mantenía una respiración “tranquila” durante los ocho minutos que duró el descenso. Los pasajeros ni siquiera se alarmaron durante la bajada de la aeronave. Comenzaron a gritar en los últimos segundos. Cuando el choque con las montañas de los Alpes franceses era inminente. Fue deliberado, pero desde Lufthansa no lo califican de suicidio. El consejero delegado de la compañía, Christoph Franz, ha dicho: "Si un hombre mata a 149 personas, para mí eso es algo distinto al suicidio".

¿Qué dicen sus conocidos de él?

Un compañero de formación asegura que Lubitz “es un monstruo, que quería ser piloto, mentalmente inestable”. El joven ha hablado con el periódico alemán Passauer Neue Press donde ha asegurado que Andreas Lubitz era “fanático” de la aviación. Según cuenta toda su obsesión era volar. Tenía su habitación completamente empapelada de motivos relacionados con la aviación y emblemas de Lufthansa. Asegura que sus compañeros de formación empezaron a darle de lado y por eso tuvo que hacer un parón en su educación. En contraste una vecina de su ciudad, Montabaur, asegura que era un joven atlético. Solía verlo correr por la ciudad. Llegó a participar en la media maratón de Lufthansa en Frankfurt.

Otro vecino del copiloto llamado Peter R., ha asegurado The Bild que era “un hombre tranquilo, pero amable”. Añade: “Estaba contento con su trabajo en Germanwings”.

Lubitz vivía en Montabaur junto a sus padres. La ciudad pertenece a la región de Renania, al noroeste de Alemania. También tenía casa en Dusseldorf.

¿Cumplía las condiciones para volar?

“Sí”. Esa ha sido la respuesta del presidente de Lufthansa. Carsten Spohr asegura que cuando el joven reanudó su formación tenía un estado “idóneo” para volar. Lubitz pasó todas las pruebas psicológicas y médicas para volar. “Él estaba al 100% en condiciones de aeronavegabilidad”.

¿Cómo se controla el estado del piloto?

Los pilotos sólo pasan controles psicológicos y de estabilidad al principio de su carrera. El experto alemán de aviación Gerold Wissel asegura que una vez pasan esos controles, después se remiten a test médicos de manera regular. “También se habla sobre la situación personal de los pilotos, sin embargo no se hacen pruebas de personalidad regularmente”.

Wissel asegura que la tripulación de Lufthansa está obligada a informar de forma totalmente anónima sobre comportamientos extraños de sus compañeros. Deben dar alarma si ven síntomas de alcoholismo, depresión o inestabilidad psicológica.

Antes del vuelo el capitán puede descartar a algún miembro de la tripulación si considera que no cumple las condiciones adecuadas, e incluso el copiloto puede descartar al piloto.

¿Qué formación tenía?

Andreas Lubitz comenzó su formación muy joven. En la adolescencia consiguió la licencia de aeroplanos en el club aéreo LCS Werterwald de su ciudad, Montabaur. Después inició su formación en Lufthansa en el año 2008. Cinco años más tarde, en septiembre de 2013, comenzó a trabajar para Germanwings, la filial ‘low cost’ de Lufthansa. Acumulaba 630 horas de vuelo de experiencia.

¿Dónde está su familia?

Según los medios alemanes, la familia del copiloto ha viajado al lugar del accidente. Tras las últimas informaciones ofrecidas por el fiscal de Marsella en las que asegura que Andreas Lubitz estrelló el avión voluntariamente, estos medios dicen que la familia del copiloto permanecerá separada del resto. El diario The Bild informa además que ya hay policías delante de la vivienda del joven en Montabaur, donde al menos vivía con su madre, aunque parece que la casa está desierta.

Comentarios