domingo 22/5/22

El Gobierno tranquiliza a los sindicatos al asegurar que no cruzará ciertos límites

Los sindicatos salieron hoy más tranquilos y esperanzados de su reunión en el Palacio de La Moncloa para reconducir el diálogo social, al garantizarles el Gobierno lo que ya habían dicho algunos de sus miembros en público, entre ellas las dos vicepresidentas: que el diálogo social tiene unas "líneas rojas" y unos límites que el Ejecutivo no piensa cruzar, según informaron fuentes sindicales. Esto significa que el Ejecutivo no está dispuesto a atender las reivindicaciones "maximalistas" de la patronal CEOE, entre ellas la creación de un nuevo contrato, que ha bautizado como el "contrato del siglo XXI", con despido más barato, y la rebaja en cinco puntos de las cotizaciones sociales.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, que asistió al encuentro de esta mañana, manifestó, en declaraciones a RNE, que después de la reunión ha salido "más esperanzado" porque, entre otras cosas, ha visto "más decisión" en los representantes del Gobierno, circunstancia de que la su sindicato se había quejado.

Toxo señaló que esta tarde, en el encuentro tripartito que hay programado, existe un buena oportunidad para "resituar" la negociación en el punto en el que estaba antes de que el pasado jueves se torcieran las cosas al recuperar la CEOE propuestas que se había decidido dejar fuera.

"Hemos salido con la idea de recuperar el tono del diálogo social", afirmó Toxo, que sí cree que para resultar eficaz, la fecha de acuerdo debería estar limitada en el tiempo y alcanzarse antes de agosto. "Eso sería lo deseable", precisó el dirigente sindical, que apuntó que algunas de las ideas de la patronal, como la rebaja de cotizaciones, son "perfectamente inútiles" para la reactivación económica.

La reunión que han mantenido el Gobierno y los sindicatos comenzó temprano y terminó pasado el mediodía, y a ella asistieron por parte de las centrales los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, y sus secretarios de Acción Sindical, Ramón Górriz y Toni Ferrer, respectivamente, los dos hombres que están llevando la negociación sindical en el diálogo social.

El Gobierno estuvo representado por el jefe del Gabinete del presidente del Gobierno, José Enrique Serrano, y por el director de la Oficina Económica de Moncloa, Javier Vallés.

Este encuentro bilateral precede a la reunión que, ya con presencia de los representantes empresariales, celebrarán esta tarde el Gobierno y los agentes sociales. A ella acudirán los negociadores habituales de las tres partes.

Ante el fuerte malestar que generó la última reunión tripartita del diálogo social entre los sindicatos, muy enfadados por la actitud de la patronal de recuperar propuestas "de máximos" que habían sido aparcadas, como la rebaja de las cotizaciones sociales en cinco puntos o la creación de un nuevo contrato con despido más barato, el Gobierno decidió suspender el encuentro bipartito que había previsto para el pasado lunes y mantener reuniones por separado con sindicatos y empresarios.

Con CCOO y UGT ha celebrado dicho encuentro bilateral esta misma mañana, mientras que con la CEOE se reunió el pasado viernes. Esta tarde, las tres partes volverán a sentarse a la mesa para ver si son capaces de superar "el bache" y reconducir el diálogo social para llegar a buen puerto.

El Gobierno ya ha dicho que hará todo lo posible para acortar las distancias que separan a patronal y sindicatos y alcanzar un acuerdo, si es posible, antes de las vacaciones de verano.

A la CEOE no le ha gustado que el Gobierno hable de "líneas rojas" ni los sindicatos de programas "de máximos", y ha insistido en que sus propuestas se conocen desde octubre y que en una negociación hay que "escuchar y entender" a todas las partes.

El Gobierno tranquiliza a los sindicatos al asegurar que no cruzará ciertos límites