lunes 25/10/21

Fun & Basics es declarada insolvente por un problema de liquidez

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha declarado en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) a la firma de complementos Fun & Basics, que tuvo que presentar en noviembre una solicitud de insolvencia por problemas de circulante, que le impedían pagar 1,5 millones de euros a sus proveedores. La firma, que necesita tener una elevada liquidez para financiar la compra de mercancía, se encuentra en negociaciones con la banca para sacar adelante próximamente una propuesta de pago a sus acreedores y salir así de la situación concursal en el período de tiempo más breve posible.

Fuentes de la compañía explicaron a EFE que el convenio anticipado de acreedores ya ha recibido el apoyo de siete de las diez entidades financieras con quien se negocia.

Fun & Basics, asesorada por el despacho CMS Albiñana y Suárez de Lezo, tiene entre su banca acreedora a Bankinter, Fortis Bank, Espirito Santo y Banco Madrid, según se refleja en sus cuentas y a los que hay que añadir La Caixa, Caixa Catalunya, Banco Sabadell, Banco Popular y Deutsche Bank.

A raíz de la publicación del anuncio en el Boletín Oficial del Estado (BOE), los acreedores de la firma tienen un período aproximado de un mes para comunicar los importes que les adeuda la empresa a la administración concursal, que sólo realizará labores de supervisión, ya que los gestores de Fun & Basics conservan las facultades de administración y disposición del patrimonio.

El Juzgado de lo Mercantil número 6 ha nombrado como administradores concursales a la abogada Leonor García y al economista José Manuel Rodríguez.

Fun & Basics, que cuenta con 23 tiendas propias en España, México y Portugal, fue fundada en 1994 y experimentó una gran expansión que le ha llevado a comercializar sus productos también a través de grandes superficies como El Corte Inglés.

Según las cuentas presentadas ante el Registro Mercantil, correspondientes a 2007, las deudas de Fun & Basics ascendían a 5,86 millones de euros, de las que la mayor parte (4,56 millones) eran deudas a corto plazo con proveedores y entidades financieras.

A medio y largo plazo, las deudas con entidades de crédito ascendían a 1,3 millones de euros, con vencimiento entre 2008 y 2011.