sábado 23/10/21

Estudiantes antiBolonia boicotean la inauguración del campus de la UPF

Los estudiantes antiBolonia han boicoteado este viernes la inauguración del nuevo campus de la comunicación de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), que presidía José Montilla, y se ha tenido que realizar a toda prisa y en un ambiente de tensión debido a la actuación violenta de un grupo de jóvenes. La comitiva oficial ha suspendido el recorrido previsto por las nuevas instalaciones universitarias de Barcelona y, tras unos parlamentos ante la prensa en una sala cerrada, ha abandonado el campus protegida por un cordón de seguridad.

Tanto a la llegada de las autoridades como a la salida, un reducido grupo de estudiantes se ha comportado de manera violenta y algunos se han lanzado directamente contra la comitiva, lo que ha obligado a actuar a los responsables de seguridad que han apartado a estos jóvenes.

Otros estudiantes que protestan contra el llamado Proceso de Bolonia, que debe llevar a la creación de un espacio único de educación superior en Europa, han lanzado consignas contra Bolonia, y también contra el rector de la UPF, Josep Joan Moreso, quien ayer pidió a los Mossos d'Esquadra que desalojaran la cafetería del campus donde se habían encerrado un grupo de jóvenes.

El acto oficial de inauguración de las instalaciones universitarias debía realizarse en la plaza central, bautizada como Gutemberg, donde estaba previsto que el presidente de la Generalitat activase el mecanismo de control de la máquina elevadora que colocaría la última piedra del campus.

A toda prisa

Ante los incidentes, el acto de inauguración se ha reducido a una firma rápida en el libro de honor y a unos parlamentos frente a los medios de comunicación, sin presencia de la comunidad educativa y sin cava.

Durante los parlamentos, tanto Montilla como el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, el Secretario de Estado de Universidades, Màrius Rubiralta, y el rector de la UPF, Josep Joan Moreso, han lamentado los incidentes, que han atribuido a una minoría, y han destacado que el nuevo campus contribuirá a mejorar la calidad de la educación universitaria en Cataluña.

Montilla ha recordado que el proyecto ha costado más de 70 millones de euros pagados "con los impuestos de los ciudadanos" con el objetivo de "formar profesionales" y garantizar una educación "de calidad y excelencia", y ha subrayado que las protestas proceden de "una minoría que no representa a la mayoría".

Estudiantes antiBolonia boicotean la inauguración del campus de la UPF