viernes 3/12/21
LOS CRíMENES MáS ESPELUZNANTES

La España negra

Son frecuentes los casos de extraños y despiadados asesinatos en la sociedad española que han escrito la historia más oscura de un país aún conmocionado por fantasmas de su época más represiva. El de Puerto Hurraco, los Marqueses de Urquijo, Alcásser o el reciente episodio de las dos jóvenes asesinadas en Cuenca son muchos de los sucesos que han señalado con tinta negra su fecha en el calendario nacional

Crimen de los Marqueses de Urquijo. | Twitter
Crimen de los Marqueses de Urquijo. | Twitter

Si bien el Crimen de la Calle Fuencarral daba inicio a uno de los tipos de periodismo más seguidos y concurridos en España, conocido como periodismo de sucesos o crónica negra, por no decir que lo instauró como moda; una gran cantidad de crímenes que salieron a la luz al término del Franquismo y con el comienzo de la Democracia escribieron la crónica de lo que se ha denominado como ‘la España negra’.

Pero la actualidad no se queda muy atrás en el ranking de sucesos, pues hace apenas dos semanas Cuenca vivía el que posiblemente se convertiría en el crimen más negro de su historia. Dos jóvenes, Laura del Hoyo y Marina Okarynska, fueron asesinadas el 6 de agosto de 2015 por Sergio Morate, el exnovio de la segunda, y enterradas posteriormente en una poza del nacimiento del río Huécar y cubiertas con cal viva.

También este miércoles, se cumplen 25 años de la masacre de Puerto Hurraco, ocurrido en un pequeño pueblo de Extremadura, en el que una disputa de casi 30 años entre dos familias desencadenó la muerte de hasta 9 personas.

Como este, otros cientos de episodios violentos han permanecido, y permanecerán siempre, en la memoria de España, un país que ha vivido no pocos crímenes de tan atroz e inhumana índole.

Quedaron atrás los sucesos de la matanza de los Galindos, por ejemplo, en el que cinco personas fueron asesinadas en el cortijo sevillano con ese nombre, con tres armas distintas y en diferentes lugares de la finca, en pleno año 1975. O también los asesinatos del 'Mataviejas', conocido también como “el violador de la moto” en su juventud, quien llegó a ejecutar hasta 16 ancianas, a las que violaba, en ocasiones, de forma previa, a finales de los 80 en Santander.

Crimen Galindos

También en los 80, y recién cumplido su 35 aniversario el pasado 1 de agosto, un escandaloso asesinato copó los medios de comunicación, fundamentalmente por el renombre de las víctimas. Ellos eran los Marqueses de Urquijo, que fueron asesinados a bocajarro mediante diversos disparos en su lecho nupcial mientras dormían. El calificado como “caso inexplicable” se tomó como venganza personal de algún enemigo del elocuente matrimonio, cuya muerte conmocionó a la sociedad española de la época. El condenado por la presunta autoría del crimen fue su yerno, Rafael Escobedo Alday, quien siempre defendió su inocencia hasta su suicidio en 1987.

Sin embargo, parece que estos homicidios de la recién estrenada democracia española solo abrieron el paso a que otros numerosos crímenes, de este calibre o incluso superiores, se hicieran con las portadas de los periódicos y la memoria más dolorosa del pueblo español.

Una muestra de ello es, por ejemplo, el terrible caso de las niñas de Alcásser. Desireé Hernández, de 14 años, Miriam Garcia, también de 14 y Antonia Gómez, de 15, desaparecieron el 13 de noviembre de 1992, cuando se disponían a salir a bailar a una discoteca cercana a la localidad valenciana. Las tres jóvenes fueron encontradas dos meses y medio más tarde violadas, torturadas, rematadas por un disparo del calibre 9 y enterradas en una fosa de la partida de La Romana, municipio alicantino. El caso nunca terminó de resolverse, si bien uno de los dos presuntos responsables del delito sí cumple condena en la cárcel y responde al nombre de Miguel Ricart, supuesto cómplice de Antonio Anglés, autor principal de tal atroz crimen, que sigue en paradero desconocido.

Niñas alcásser

Otro caso que conmocionó profundamente a la sociedad española, ya en el siglo XXI, fue el caso del “asesino de la baraja”, bautizado así por los medios de comunicación. Fue en 2003 cuando el asesino en serie confeso Alfredo Galán Sotillo acabó con la vida de seis personas , crímenes en los que siempre dejaba una carta de la baraja española al lado de sus víctimas.

Nueve años después de este episodio, y tras varios casos similares anteriores, así como posteriores, el nombre que consternó a la sociedad fue el de Marta del Castillo. La joven sevillana de 17 años salió a pasear por su barrio junto a unos amigos la tarde del 24 de enero de 2009, paseo del que nunca regresó. Se trata de un caso que aún no se ha resuelto, al continuar el cuerpo de la víctima aún en paradero desconocido. Los medios, de vez en cuando, publican novedades sobre el asunto, pero por el momento lo único reconocido por la Policía y la Justicia son los tres autores del crimen, Miguel Carcaño (antiguo novio de Marta), Javier García “el Cuco” y Samuel Benítez, así como Francisco Javier, hermanastro de Miguel. De los implicados, el único que cumple condena actualmente es Carcaño.

Marta del Castillo

En la línea del crimen de Marta del Castillo, ocurría hace dos semanas el anteriormente citado caso de “las chicas de Cuenca”. Marta del Castillo, así como Laura del Hoyo y Marina Okarynska, son tres nombres de una larga lista de víctimas que han pasado a formar parte de la extensa lista de homicidios por violencia de género. Un tipo de delito que amenaza con ser el crimen por excelencia de esta permanentemente conmocionada sociedad actual ante una sucesión de asesinatos, que no cesan, a causa de la violencia machista de esta España, que aún sigue siendo negra.

Comentarios