miércoles 22/9/21
IGLESIAS, EXCLUIDO DE LAS GRANDES NEGOCIACIONES POLÍTICAS

Podemos se vuelve a quedar fuera de un pacto progresista

PP, PSOE, Ciudadanos y los sindicatos no contaron con Pablo Iglesias para negociar el techo de gasto, el salario mínimo interprofesional, el bono social y el mecanismo que regula la devolución de las cláusulas suelo, y ahora tampoco una de sus medidas estrella: la renta básica universal

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Imagen de archivo.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Imagen de archivo.

PP, PSOE, Ciudadanos y los sindicatos han arrinconado a Podemos. El partido liderado por Pablo Iglesias no tiene aliados políticos, y por lo tanto, no tiene capacidad política. Hace tres meses que arrancó la nueva legislatura y la formación morada ya ha experimentado cinco dolorosas derrotas políticas: techo de gasto, salario mínimo interprofesional, bono social, cláusulas suelo y ahora renta básica universal. Podemos ha perdido por completo la iniciativa que perecía que iba a abanderar tras la traumática abstención del PSOE en la investidura de Mariano Rajoy.

“El desafío que asume Podemos es hacer la oposición de este país”. Esto dijo Pablo Iglesias a Mariano Rajoy y al socialista Antonio Hernando en su último debate de investidura. Hoy, tres meses después, no sólo no es que no sean la oposición, sino que no acaban de conseguir ningún éxito político. Sus ideas estrella se están diluyendo por la acción del Gobierno, el PSOE e incluso de los sindicatos.

De hecho, el ‘número tres’ de Podemos, Rafael Mayoral, ya ha acusado en varias ocasiones al PSOE de "maquillar" los recortes del Gobierno para colgarse "medallas sociales". "A nosotros no nos preocupa que Antonio Hernando [portavoz socialista] se cuelgue todas las medallas sociales que quiera, y si quiere una caja de medallas, se la regalamos, lo que nos preocupa es que haga de ministro del maquillaje social del Gobierno", dijo Mayoral en su respuesta al balance que hizo Rajoy el pasado diciembre. Ellos son conscientes de que no va a ser fácil.

Las derrotas políticas hasta la fecha no han sido pocas. La primera fue dolorosa. El 22 de noviembre, la mayoría de los grupos parlamentarios, excepto el PP y Foro Asturias, que votaron en contra, y Ciudadanos, que se abstuvo, votaron a favor de tomar en consideración la proposición de Ley elaborada por el Grupo de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea y en la que se concretaba un alza del Salario Mínimo Interprofesional a 800 euros mensuales en 2018 y a 950 euros en 2020.

Los doloroso esquinazos a Podemos 

Aunque la victoria fue breve. Diez días después, el Gobierno y el PSOE acordaron, sin contar con nadie más, una subida del SMI del 8% que ya ha entrado en vigor. Ha supuesto la mayor subida de los últimos treinta años. El salario mínimo pasó de los 655,20 euros a 707,6 euros. Y aunque el acuerdo entre PP y PSOE se quedó lejos de la propuesta de Podemos, mucho más beneficiosa para los trabajadores, lo cierto es que los ciudadanos ya se están beneficiando de ello.

Igual que ha ocurrido con el controvertido asunto de las cláusulas suelo y el del bono social. El 21 de diciembre, PP y PSOE sellaron otro importante acuerdo para prohibir los cortes de luz a familias que hayan sido declaradas vulnerables por los servicios sociales. Un asunto en el que Podemos llevaba meses trabajando. De hecho, la pobreza energética ya era una de sus grandes banderas antes de entrar en Congreso de los Diputados. Aunque el tema se aceleró después de que se produjera la muerte de una mujer de Reus que alumbraba su casa con velas. El 19 de noviembre, Iglesias encabezó una concentrado frente a la sede en Madrid de Gas Natural Fenosa para exigir a la empresa que no permita más muertes por cortes de luz. Y en menos de un mes tuvo que ver cómo el PSOE le adelantaba por la derecha y sin ni siquiera consultarle.

La prohibición de cortar la luz comenzará a aplicarse a partir de la primavera, una vez que el Real Decreto sea validado por el Parlamento y esté disponible el desarrollo parlamentario, pero en cualquier caso, su efecto lo notarán las familias mucho antes de esperar a que Podemos gobierne.

Igual que los afectados de las cláusulas suelo, que desde hace una semana ya cuenta con un mecanismo extrajudicial para intentar recuperar todo el dinero pagado de más en sus hipotecas sin necesidad de contratar a un abogado. ‘Populares’ y socialistas acordaron el contenido de un decreto ley para la devolución de las cláusulas suelo, cuando sean consideradas nulas, después de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del pasado diciembre. Podemos, de nuevo, no tuvo ni voz ni voto en esta cuestión. Nadie pidió opinión a la formación morada.

Aunque el último esquinazo del PSOE no ha sido menos doloroso. Los socialistas han pactado con UGT y CCOO impulsar una prestación no contributiva de ingresos mínimos en el Congreso al margen de la renta básica universal que plantea Podemos desde su fundación. Los socialistas llevarán esta iniciativa al primer Pleno de 2017 para establecer una "prestación de servicios mínimos" de 426 euros para los parados sin prestación.

La estrategia de los socialistas parece clara: acordar mejoras sociales con el Gobierno para demostrar que el partido de Pablo Iglesias no es útil y no sabe utilizar las instituciones en beneficio de la gente. Pero aún hay que ver el efecto que tendrá en la próxima convocatoria electoral, que podría adelantarse si el Gobierno no saca adelante los Presupuestos. Por el momento, PP y PSOE ya han logrado acordar el techo de gasto para 2017, negociaciones, en las que por cierto, tampoco incluyeron a Podemos.

Comentarios