domingo 16/5/21
FIN DEL MISTERIO

Descubren el lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiso acordarse Cervantes

Catedráticos de la Universidad Complutense de Madrid encuentran la repuesta que planteó el famoso autor al no mencionar la ciudad en la que nació su personaje Don Quijote de la Mancha. Una villa con gran historia ya que guarda los restos de Francisco Quevedo

quijote
Don Quijote de la Mancha junto a Sancho Panza

“En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.” Así es como empieza la famosa novela de caballería que Miguel de Cervantes escribió.

Tras numerosos estudios por intentar descubrir de qué lugar se trata, Francisco Parra Luna y Manuel Fernández Nieto, catedráticos de la Universidad Complutense de Madrid, han dado con la respuesta. El escenario recreado por Cervantes en el que vivieron el hidalgo caballero Don Quijote y su escudero Sancho, es Villanueva de los Infantes, una localidad de Ciudad Real que cuenta con 5.800 habitantes. Todo un misterio que desvelan estos catedráticos en su libro ‘El Lugar de La Mancha: un irónico Cervantes a la luz de la crítica científica.’ Más de veinte investigadores han hecho posible este descubrimiento, según han informado los protagonistas en el portal de noticias del la Universidad Complutense de Madrid.

El inicio del libro “puede ser simplemente el principio de una narración como la de un cuento infantil, un principio indeterminado”, explica Manuel Fernández Nieto. Lo cierto es que El Quijote es una parodia de los libros de caballería y que “en estos siempre se deja muy claro el escenario de la acción”, por ello “podría tratarse de un juego literario”, afirma el catedrático.

Tras realizar una lectura pensada únicamente en la localización del lugar que Cervantes no quiere desvelar, descubrieron “que todos los detalles del libro se corresponden con la realidad”, asegura Fernández Nieto. Para conocer de qué lugar se trataba, partieron de la base de que el pueblo estaba en el Campo de Montiel “por el hecho de que Cervantes lo cita cinco veces como lugar por donde caminó Don Quijote”. Establecieron 26 pueblos y hasta 24 variables relacionadas con distancia y tiempos. Por lo que todos los caminos llevaron a Villanueva de los infantes.

A finales del S.XVIII ya surgió la incógnita de qué lugar se trataba. “En aquella época y por iniciativa de un cura de Argamasilla de Alba, se postuló que aquel pueblo era el hogar de Don Quijote, leyenda que se mantuvo hasta la época contemporánea”, explica Manuel Fernández Nieto.

"Debía de haber una tensión sociocultural insoportable y eso propiciaría que surgiera un loco en busca de la justicia”

Los autores del trabajo barajan que el lugar elegido tiene una explicación sociológica. Este sitio contaba con 200 escudos en las casas y estaba sometido a una casta aristocrática y cinco conventos. “Debía de haber una tensión sociocultural insoportable y eso propiciaría que surgiera un loco en busca de la justicia”, justifica Parra Luna. Además, el sociólogo considera que el libro muestra valores que van más allá de los modelos capitalistas, “es un modelo más cercano a lo espiritual y más alejado de lo materialista”. Aunque aclara que “todo esto no hay que creérselo, sólo hay que hacerlo bajo la responsabilidad de cada uno”.

Un lugar de la Mancha llamado Villanueva de los Infantes

Zona de vestigios de asentamientos prehistóricos en la Edad de Cobre y de Bronces. Adquirió una mayor importancia en tiempos romanos, de los cuales aún conserva restos de la calzada romana, el puente de Treviño y un viaducto. Tras la invasión árabe pasó a conocerse con el nombre de Jamila, para finalmente denominarse Villanueva de los Infantes en agradecimiento a los Infantes de Aragón. Desde que Felipe II decidiera en 1573 que Villanueva de los Infantes se convertiría en la Capital del Campo de Montiel, la villa vivió su Edad de Oro.

Esta ciudad vio pasear por sus calles a Miguel de Cervantes y a Francisco Quevedo, cuyos restos se encuentran en el convento de Santo Domingo de Villanueva. En el caso de Cervantes, al menos se dejó ver a través de su personaje don Quijote. “Halló don Quijote ser la Casa de don Diego Miranda ancha como de aldea; las armas, empero, aunque de piedra tosca, encima de la puerta de la calle; la bodega, en el patio; la cueva, en el portal, y muchas tinajas a la redonda, que, por ser del Toboso, le renovaron las memorias de su encantada y transformada Dulcinea.” Una casona que aún se mantiene en pie.

Fachada de la Iglesia de San Andrés de Villanueva de los Infantes (Wikipedia).

Fachada de la Iglesia de San Andrés, Villanueva de los Infantes. | Wikipedia 

Comentarios