jueves 29/7/21

Corbacho prevé pactar las cuestiones básicas de la reforma laboral en "dos o tres meses"

El Ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha augurado que las cuestiones básicas de la reforma laboral propuesta el pasado viernes por el Gobierno podrán estar pactadas en "dos o tres meses" con la patronal y los sindicatos. En declaraciones a la prensa tras participar en una conferencia sobre la reforma del sistema de pensiones en la Sede del PSC en Barcelona, Corbacho argumentó que en ese plazo debería estar "el grueso" de las reformas que el Ejecutivo ha identificado "prácticamente ya debatidas y espero que acordadas".

El Gobierno pretende impulsar el empleo juvenil, favorecer los contratos indefinidos y a tiempo parcial y potenciar la movilidad geográfica y funcional, entre otras cuestiones.

Durante su conferencia, Corbacho anunció que esta semana ya empezará el debate entre Gobierno y agentes sociales, y destacó que la prioridad será negociar: "Estaremos más pendientes de dedicar horas y horas a trabajar que de comunicar; comunicaremos los avances, no las reuniones previas".

Asimismo, remachó: "Continuaremos debatiendo la reforma del sistema de pensiones y estoy convencido de que encontraremos un buen acuerdo para salir lo antes posible de la crisis. A la población no le gustan las peleas y discusiones, le gusta el trabajo en la misma dirección".

El ministro de Trabajo asumió que el Gobierno "no ha explicado bien" su propuesta de retrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años, en el sentido de hacer entender a la sociedad que es necesario abrir ya este debate para garantizar la sostenibilidad futura del sistema.

Corbacho ha admitido este "déficit de explicación" y ha garantizado que la propuesta del Gobierno no es "una ley", sino que se buscará un acuerdo "lo más amplio posible" con el resto de partidos en el marco del pacto de Toledo.

Después de que algunos de los asistentes cuestionaran la forma "desafortunada" del Gobierno para abrir este debate, Corbacho ha hecho cierta autocrítica y ha apelado a la "serenidad" en la discusión.

"Bien bien, no lo habremos explicado, porque si no, no se habría montado el lío que se ha montado (...) Seguramente no lo hemos explicado bien", ha comentado.

Ha reconocido que el Ejecutivo lo podía haber hecho "de otra manera", pero ha destacado que se ha optado por la "responsabilidad" en este asunto, porque el aumento en la esperanza de vida hace necesarios cambios para sostener el sistema dentro de varias décadas.

Según ha recordado Corbacho, el Gobierno estaba obligado, por una moción aprobada por el Congreso en mayo del 2009, a presentar un informe sobre la sostenibilidad futura del sistema de pensiones.

Hecho este apunte, el ministro de Trabajo ha recordado que "ahora toca menos ruido y más debate" y ha reclamado al resto de partidos, "menos crítica y más propuestas", porque el Gobierno no ha presentado "un decreto ley" y "al final" se debe encontrar "la mejor fórmula" para garantizar las pensiones.

Por otra parte, el ministro ha abogado por dejar atrás "la cultura de la jubilación anticipada", y ha argumentado que un país que basa su futuro en el trabajo sólo desde los 30 hasta los 55 años está "abocado al fracaso".

"Debería estar socialmente muy mal visto (prejubilar a alguien a los 55 años) y la empresa que lo hace debería tener problemas para poder explicar lo que quiere hacer", ha opinado el ministro, que ha dejado claro que este debate no tiene nada que ver con la crisis.

De hecho, ha comentado que si se pensara sólo en la crisis, quizá las jubilaciones anticipadas podrían permitir dar entrada a más jóvenes al mercado laboral, si bien ha insistido en que el debate sobre las pensiones se lanza por la lógica del "cambio demográfico".

Por otra parte, Corbacho ha garantizado la "magnífica salud" de la Seguridad Social y del fondo de reserva de pensiones, y ha recordado que si el Gobierno hubiera desatendido la petición del Congreso para abrir este debate "hoy las críticas serían tremendas".

Corbacho prevé pactar las cuestiones básicas de la reforma laboral en "dos o tres meses"