domingo 5/12/21

Comienza el G-8 con el desacuerdo sobre el calentamiento global y la ausencia del presidente chino

Ya han comenzado las reuniones del G-8 en la sede del Cuartel de la Guardia de Finanzas de L'Aquila, en Italia, después del almuerzo de trabajo con el que se inició la cumbre El desacuerdo sobre el calentamiento global y la ausencia del presidente chino, Hu Jintao, que regresó a su país para hacer frente a la crisis que se está viviendo en Xinjiang. El ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, aseguró el miércoles que las pruebas nucleares realizadas por Corea del Norte deben ser interrumpidas y que de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G-8 saldrá "un fuerte mensaje de condena" a la actuación de Pyongyang.

Los líderes del G-8 han comenzado las reuniones en la sede del Cuartel de la Guardia de Finanzas de L'Aquila, tras el almuerzo de trabajo con el que se inició la cumbre. Las armas nucleares también estuvieron presentos en la primera de las reuniones que tendrán lugar hasta el viernes de J

La reunión se inicia con el desencuentro sobre la declaración prevista en relación al calentamiento global y con la ausencia del presidente chino, Hu Jintao, que regresó anoche a Pekín para hacer frente a la crisis en la región de Xinjiang. China se opone al acuerdo de los jefes de Estado de los países más ricos de la tierra de reducir sus emisiones de gas invernadero en un 50 por ciento hacia 2050, y que las naciones ricas lo hicieran en un 80 por ciento.

Pos su parte, el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, declaró este miércoles que las pruebas nucleares realizadas por Corea del Norte deben ser interrumpidas y que de esta cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G-8 saldrá "un fuerte mensaje de condena" a la actuación de Pyongyang.

El titular de Exteriores se refirió también a la situación que atraviesa Irán tras las elecciones presidenciales del 12 de junio y manifestó que, "por el momento, no existen las condiciones" para tomar medidas que vayan más allá de una declaración de condena por los abusos en el país. "Sobre Irán encontraremos la palabra justa. Lo que importa es que la comunidad internacional no tolera la violencia y las violaciones de los derechos humanos", afirmó.

La línea de actuación italiana

Argumentó que Italia sigue la línea de actuación trazada por el presidente estadounidense, Barack Obama, que se basa en "tender una mano al diálogo" con Irán, aunque reconoció que tras los comicios "el camino de la negociación se ha puesto cuesta arriba".

El ministro de Exteriores mostró su confianza en que durante la cumbre de L'Aquila se "dará un gran paso hacia delante" sobre la no proliferación de armas nucleares, con el objetivo de lograr un mundo libre de ellas. Por otro lado, Frattini expresó su deseo de que, tras las reuniones del G-8, salga un mandato de todos los jefes de Estado y de Gobierno "para fijar una reunión en las próximas semanas y para encontrar una base de acuerdo", a fin de que "antes de que finalice el año puedan cerrarse las negociaciones de la ronda de Doha".

La ronda de Doha es como se conoce al proceso de liberalización comercial que se discute desde hace más de ocho años y que está paralizado desde hace doce meses. Por otro lado, el titular de Exteriores se mostró contrario a las amenazas de pena de muerte hechas por las autoridades chinas a los responsables de las protestas en la región de Xinjiang.

"La visión de Italia es clara. Hemos sido promotores de una batalla para la suspensión de la pena de muerte. Lanzamos una petición para que esas condenas no sean aplicadas ni llevadas a cabo", concluyó.

La tienda de Gadafi

El líder libio Muamar al Gadafi, llegó este miércoles a la ciudad central italiana de L'Aquila para participar en la cumbre del G-8 en su calidad de presidente de turno de la Unión Africana y se ha instalado en una gran tienda beduina levantada en un prado cercano al lugar de la reunión.

En su segunda visita a Italia en menos de un mes, el avión que trajo a Gadafi desde Libia aterrizó a primeras horas de la tarde en el aeropuerto romano de Ciampino. Escoltado por sus tradicionales "amazonas", cuarenta mujeres que le escoltan en todas sus actividades, Gadafi se trasladó desde Roma a L'Aquila, distante a unos 80 kilómetros, donde en un prado cercano al cuartel de la Guardia de Finanzas (policía fiscal) ha sido instalada una gran jaima de color verde, que le servirá de alojamiento durante su estancia.

Gadafi asistirá el jueves, a la cena de gala que ofrecerá el presidente de la República, Giorgio Napolitano, en L'Aquila a los jefes de Estado y de Gobierno asistente a la cumbre. El viernes participará en las dos sesiones de la cumbre de los países más industrializados dedicada a África. El líder libio pisó por primera vez Italia, país que colonizó Libia entre 1912 y 1943, el pasado junio, cuando visitó Roma desde el 10 al 13 de ese mes.

Apoyo a la agricultura

Los productores europeos -agrupados en la organización Copa-Cogeca- han acogido "favorablemente" la iniciativade la cumbre del G-8 para "dedicar más atención a la agricultura", como inversión para combatir el hambre en el mundo.

El Copa-Cogeca se ha referido así, en un comunicado, a la reunión del G-8 en la que se debatirá sobre agricultura y seguridad en el abastecimiento de alimentos.

Comienza el G-8 con el desacuerdo sobre el calentamiento global y la ausencia del...