martes 18/1/22

Dos colaboradores de Fórum Filatélico avalan la posible estafa

Dos antiguos colaboradores de Fórum Filatélico han reconocido por primera vez la existencia de órdenes internas para el reenvío automático de sellos, lo que fortalecería la teoría de la Fiscalía Anticorrupción de que la empresa hizo circular la filatelia a través de intermediarios para multiplicar su valor. Según fuentes jurídicas consultadas por Efe, la ex secretaria de dirección de Fórum Filatélico, Belén Gómez Carballo, admitió recientemente ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que ya desde 1999 la empresa recibía lotes de sellos que automáticamente "se retiraban" a través de furgonetas, lo que avaló Cesar Huergo, transportista de una de las compañías receptoras.

La ex secretaria del presidente de Fórum, Francisco Briones, reveló que los primeros destinatarios de la mercancía retirada eran Creative Investments, Stamps Collectors y Atrio Collections, que, según la Fiscalía Anticorrupción, después de haberla recibido "clandestinamente", se la vendían a Watson Philatelics.

La Fiscalía sostiene que esa sociedad de Gibraltar vinculada supuestamente a Carlos Llorca (considerado responsable de Fórum pese a no figurar jurídicamente como administrador), era el trampolín definitivo para hacer circular presuntamente los sellos, que volvían a la empresa habiendo multiplicado hasta 10 veces su valor, lo que en teoría servía para extraer dinero y generar beneficios a los intermediarios y en última instancia perjudicaba a los clientes.

"La operativa se conocía por las investigaciones del Ministerio Fiscal pero ahora es alguien de dentro quien lo confirma por primera vez", sostiene el abogado de ADICAE, Carlos Zarco, una opinión que comparte el letrado Jaime Gil Robles.

Sin embargo, el equipo defensor de Fórum Filatélico insiste en cualquier caso en que la declaración de la ex secretaria de Jesús Fernández Prada (presidente de la empresa hasta el 2001) y de Francisco Briones (el máximo responsable hasta la intervención en mayo del 2006) podría dar lugar a conclusiones "muy duras, precipitadas y sesgadas si se sacan de contexto".

Fuentes de la defensa de Fórum también se mostraron sorprendidas por el hecho de que en su última declaración como imputada Gómez Carballo hubiera declinado por primera vez responder a sus preguntas, que buscaban aclarar algunas de las afirmaciones, al tiempo que recordaron que hay testimonios pendientes "que podrían arrojar luz sobre muchas cosas".

Ante el juez Garzón, la ex secretaria de Fórum Filatélico, que después pasó a dirigir uno de los intermediarios clave (Spring Este), explicó que la supuesta operativa ilícita se llevaba aplicando desde al menos 1999, es decir, desde la época del presidente Fernández Prada.

Según su relato, Fórum recibía lotes de sellos de numerosos proveedores, aunque sólo los que tenían las referencias CR y PIT (vinculados a las empresas filatélicas Crimpen y Pitteri, actores reales del mercado de sellos) se enviaban al departamento de Filatelia, dirigido por María Cabezón, mientras que el resto "se bajaban al muelle de carga y descarga" para que fueran recogidos por César Huergo, que confirmó este extremo tras ser imputado en junio.

"Briones dio orden de que se entregaran a María Cabezón todos los envíos de los proveedores reales, bueno, los que yo llamo reales", afirmó Gómez Carballo en un momento de su última declaración en la Audiencia Nacional, según la transcripción.

No obstante, pese a recibir sellos de Crimpen y Pitteri, la ex secretaria de dirección de Fórum aseguró no haber visto "nunca" una factura de Crimpen (entre otros proveedores), lo que la según fuentes jurídicas se atribuiría a que esos envíos se hacían también mediante sociedades interpuestas.

También vinculó por primera vez a Llorca con Fórum Filatélico al afirmar que uno de sus empleados, Juan Miguel García Gómez, que "entró en juego en 2001", intervino en el proceso de envío de mercancía a la empresa de inversión en bienes tangibles.