miércoles 19/1/22

"El Código Penal está para criminalizar. La webs de enlaces son otra cosa"

Los juristas consideran "excesivas" las penas de cárcel contra la piratería y creen que la presión que recibe el Gobierno español de Europa y EEUU le está obligando a adoptar "medidas radicales"

Aún no había sido aprobada la medida en Consejo de Ministros; y las redes sociales ya eran un auténtico hervidero de críticas hacia la nueva iniciativa antipirata del Gobierno de Mariano Rajoy: penar con hasta seis años de cárcel a los dueños o administradores de las llamadas webs de enlaces. Todas estas páginas no albergan contenidos protegidos por los derechos de autor pero señalan el camino a otras que sí los alojan y aunque lo jueces siempre han determinado que no incurren en delito, el Ejecutivo 'popular' ha decidido dar una vuelta de tuerca en la lucha contra la piratería: además del castigo de prisión, el juez podrá ordenar la retirada de contenidos, la interrupción y excepcionalmente el bloqueo de dichas webs. Así se establece en la nueva reforma del Código Penal que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha presentado este viernes.

No obstante, y lejos de intentar minimizar esta gravísima problemática, los juristas se muestran escépticos. ¿Para qué? ¿Realmente se va a conseguir algo? Paz Martín, directora de nuevas tecnologías del despacho de abogados de Herrero & Asociados cree que esta solución no es la más adecuada. "El Código Penal está para criminalizar. Las webs de enlaces son otra cosa", explica la jurista. Por el momento, la nueva norma se tramitará en sede parlamentaria como anteproyecto de ley, lo que significa que aún puede sufrir muchas modificaciones. Pero la música de fondo de la que se compone la nueva iniciativa gubernamental lleva a pensar a la jurista consultada por ESTRELLA DIGITAL que se trata de una "decisión muy mediática". "Lo que el Ejecutivo hace es criminalizar una conducta que no ha conseguir erradicar por otra vía menos radical", explica Martín.

Lo cierto es que el Código Penal vigente ya persigue y castiga con hasta cuatro años de prisión el tráfico fraudulento de obras sujetas a derechos de autor. Aunque en esta redacción no se contemplaba el fenómeno revolucionario y de reciente creación que han supuesto las webs de enlaces. Por ejemplo, ahora cualquier internauta puede ver desde su casa y de forma gratuita una película que se está proyectando en cines.  Hasta el momento se penaba la reproducción, el plagio, la distribución y la comunicación de obras ajenas sin permiso de su autor. Ahora, con la modificación del Código Penal se introduce un nuevo motivo de persecución: facilitar el acceso a la localización de obras o prestaciones protegidas en internet, aunque los enlaces hubieran sido facilitados inicialmente por los destinatarios del servicio, y obtener beneficio de ello. No obstante, y según se señala en el anteproyecto aprobado, "en ningún caso se actuará contra usuarios o buscadores neutrales, ni contra los programas P2P que permiten compartir contenidos".

Por lo tanto, ¿por qué endurecer aún más una práctica ya tipificada como delito e incluir además una nueva figura que incluso los jueces dudan de que sea condenable, como es el caso de las páginas de enlaces? Paz Martín lo tiene claro: "El Gobierno de España se ve en la obligación de reaccionar ante lo que la comunidad internacional considera que es un problema grave de piratería. Estamos en la lista negra. Y el Ejecutivo siente una fuerte presión procedente tanto de los gobiernos europeos como de EEUU". Sirva como ejemplo el caso francés, que incluso persigue a los consumidores de contenidos protegidos.

Una medida "disuasoria"

En el caso español los usuarios quedan al margen, así que castigar con hasta seis años de cárcel a las webs de enlaces ha sido la salida que el Ejecutivo ha encontrado para dar ejemplo. No obstante, los juristas dudan de su efectividad. "Está claro que se trata de una medida disuasoria", advierte la abogada consultada por este diario, que asegura que la aplicación de la jurisprudencia por parte de los jueces "no será sencilla". Según se recoge en el nuevo texto normativo, las páginas de enlaces sólo podrán ser perseguidas penalmente si sus responsables colaboran con la vulneración del derecho de propiedad intelectual. Pero, ¿cómo se medirá? a través de baremos como su nivel de audiencia en España o el volumen de obras. "Algo muy inconcreto", puntualiza la abogada del bufete de Herrero & Asociados, que recuerda que por el momento no hay "nadie en la cárcel por estos temas". "Los procesos de investigación son complicados. Y entre los jueces existe una mezcla de desconocimiento y falta de medios para investigar estos asuntos".

Además, una de las principales críticas que se le hace al nuevo texto es la exageración en la pena. "Hasta seis años de cárcel es verdaderamente excesivo", reconoce Martín. Aunque no es la única que lo piensa. Desde que este jueves se diera a conocer la intención del Ejecutivo, en internet no han cesado de hacerse comparaciones entre esta nueva pena y la de otro tipo de delitos, de cara a la opinión público mucho más deplorables. Entre ellos, se ha comparado: el acoso sexual, castigado con la pena de prisión de tres a cinco meses o multa de seis a 10 meses. El abuso sexual reprendido con la pena de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses. Y el homicidio involuntario que se castiga con la prisión de uno a cuatro años.

"Está claro que criminalizar este tipo de actuaciones no es lo más adecuado", zanja la experta en nuevas tecnologías. Martín cree firmemente que hay "que proteger a los autores", pero en este caso considera que no se está haciendo frente a este problema de la mejor manera. "Se ha escuchado poco a los internautas y a los usuarios en la elaboración de estas leyes. Y yo creo que el equilibrio en estas relaciones hubiera sido lo deseable", asevera la jurista, que está absolutamente convencida de que es un problema de educación. "Hay que comenzar por sensibilizar a la sociedad de que la cultura no es gratuita. Pero hay que hacerlo poco a poco. No puede ser que de un día para otro pasemos de ver contenidos protegidos por los derechos de autor gratis como algo normal a penalizar a los propietarios de webs donde los encontramos a seis años de cárcel". "De esta semana el Gobierno siempre se encontrará a la comunidad de internautas enfrente", concluye Paz Martín.


"El Código Penal está para criminalizar. La webs de enlaces son otra cosa"