martes 26/10/21
Primarias de Ciudadanos

El aparato de Ciudadanos boicotea a los rivales de Rivera

Los dos afiliados que han decidido dar un paso al frente para ser los nuevos presidentes de Ciudadanos saben que lo tienen “muy complicado, casi imposible”. Juan Carlos Bermejo y Diego de los Santos están en inferioridad de condiciones

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Juan Carlos Bermejo y Diego de los Santos han tenido que remar contra la corriente dominante del aparato que controla Albert Rivera. los dos candidatos que pretenden disputar el liderazgo de la formación naranja, por ejemplo sólo han tenido tres días para darse a conocer y contar con alguna posibilidad de alzarse con la presidencia de Ciudadanos. Muchos militantes de Ciudadanos no han sido conscientes de la existencia de estas candidaturas alternativas a Rivera hasta esta misma semana. Y es evidente que los canales oficiales de comunicación sólo han estado al servicio de un candidato: el actual líder.

“Barreras arquitectónicas”. Así las define uno de los candidatos que se enfrentan a Rivera en este proceso de primarias y que apenas ha contado con tiempo suficiente para promocionar su proyecto. El plazo de presentación fue este lunes y martes. Este miércoles ha sido una especie de “día de reflexión”. Y las votaciones tendrán lugar entre el jueves y el viernes. Rivera, sin embargo, ha contado con todos los medios que tiene el partido a su alcance para hacer su propia campaña, y durante el tiempo que ha querido.

En realidad, su proyecto es el único que conoce la militancia porque es el único que ha contado con suficientes horas de atención mediática. Tal y como reconoce Bermejo a Estrella Digital, él sólo ha encontrado “barreras” para presentar esta candidatura. Miembros de su lista han tardado en confirmar que formaban parte de su equipo por temor a que en la elección de compromisarios para la Asamblea de febrero que se produjo la semana pasada no contaran con ellos por no ser partidarios de la lista “oficialista”.

Además, según relata el candidato madrileño, también ha podido ver cómo el aparato ninguneaba sus pocas apariciones en los medios de comunicación. “Todos los días llega un resumen de prensa a los correos electrónicos de los cargos públicos de la formación. En ninguno de los últimos días se ha incluido ningún artículo periodístico en el que apareciera yo”, aseguraba Bermejo el jueves pasado en conversación telefónica con este diario. El día de antes había publicado un artículo en un diario digital en el que explicaba las razones por las que decidía dar un paso al frente. Y el servicio de prensa oficial no lo incluyó en el resumen del día siguiente.

Además, el sistema de elección tampoco acaba de convencer a los críticos, que proponen sustituir el voto telemático por el voto en urna hasta que se puedan ofrecer las mínimas garantías de fiabilidad. Según argumentan, el sistema que se empleará en estas primarias no asegura que "un elector sea igual a un voto" y tampoco ofrece un recuento "fiable y auditable".

“En Ciudadanos sí manda la militancia”. Así se defendía el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, de las críticas lanzadas desde el sector crítico liderado por TranCsparencia que ha acusado a la formación naranja de falta de democracia interna. Rivera cree que el hecho de no tener que presentar avales convierten a Ciudadanos en una formación más democrática que el PP.  Aunque algunos de los suyos no lo tienen igual de claro. El proceso de elección del próximo presidente de la formación naranja será mediante primarias. No harán falta avales. Y habrá competencia. Pero las dos candidaturas que se han presentado contra Albert Rivera, es evidente, que están en inferioridad de condiciones. El madrileño Juan Carlos Bermejo y el andaluz Diego de los Santos han sufrido importantes agravios comparativos que les ha impedido dar a conocer sus candidaturas con la suficiente antelación como para que la militancia tenga tiempo de reflexionar sobre ideas alternativas.

La regeneración democrática, la bandera de Rivera

Una de las grandes obsesiones del líder naranja siempre ha sido liderar la eterna reivindicación de la regeneración democrática. No fueron pocas las veces que exigió al PP que eligiera a sus líderes mediante primarias. Es cierto que finalmente no las incluyó en las seis condiciones previas que impuso a Rajoy para apoyar su investidura, pero sí lo hizo, por ejemplo, en los pactos firmados en Madrid con Cristina Cifuentes y en Andalucía con Susana Díaz.

Sin embargo, está exigiendo fuera lo que no acaba de conseguir dentro. El mecanismo de elección de líderes en Ciudadanos no convence a los suyos. Transc'sparencia ya ha advertido de que las primarias de esta semana son “nulas”. La convocatoria de elección de la ejecutiva antes de que se celebre la asamblea general del 4 y 5 de febrero se produjo como consecuencia de un cambio de estatutos aprobado en el consejo general del pasado 19 de noviembre. Sin embargo, la votación de la modificación estatutaria contó con 30 votos favorables y los propios estatutos contemplan un mínimo de 33.

Se supone que el consejo general del partido, máximo órgano entre congresos, debe componerse de un mínimo de 65 miembros, y para aprobar estas cuestiones debe hacerse por mayoría absoluta. Aunque la dirección ya se ha escudado en que antes de la polémica votación se produjeron varias dimisiones que ha dejado el consejo en 56 miembros, por lo que 30 votos ya eran suficientes.

El sector crítico alerta sobre la posibilidad de que Ciudadanos se convierta en la “marca blanca del PP”.

Comentarios