lunes 2/8/21

El asma infantil crece por el exceso de higiene y la contaminación

El asma infantil ha crecido en España en los últimos diez años entre un 2 y un 3 por ciento debido al "exceso de higiene y la contaminación atmosférica", y se sitúa ya alrededor del 10 por ciento de los niños. Además, hasta el 50 por ciento de los menores de 3 años experimenta al menos un episodio de sibilancias, según explicó el doctor Marcel Ibero, presidente de la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP) en la III Jornada Nacional de Asma Infantil, organizada por SEICAP y por la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP), en colaboración con MSD.

El especialista explicó que el exceso de higiene puede "impedir el contacto del recién nacido y del lactante con antígenos que estimulen su sistema inmunológico", y que la contaminación atmosférica por partículas diesel aumenta "la capacidad de producir alergia de los alérgenos que circulan por el aire". La disminución de la prevalencia del asma pasa entonces por "reducir la contaminación atmosférica", argumentó el presidente de SEICAP.

El especialista explicó que "los niños asmáticos pueden catalogarse en distintos modelos o fenotipos: sibilantes transitorios, el asma remite entre los 4 y 6 años; sibilantes no atópicos, el asma remite entre los 9 y 11 años; y sibilantes atópicos, son alérgicos y requieren un tratamiento antialérgico específico para no terminar sufriendo asma de adultos".

"Cuando se puede clasificar a un niño como sibilante transitorio sabemos que este niño dejará espontáneamente de tener problemas", explicó el doctor Ibero. "Esto puede ser muy importante para no sobretratar a estos niños, es decir, no dar un exceso de tratamiento a un niño que se va a curar por sí solo", afirmó. Y al contrario, los niños que no se van a curar por sí solos "se tienen que catalogar a tiempo para poder establecer el tratamiento necesario para que mejore, siendo el mínimo y más adecuado para cada niño".

El doctor Eduardo González Pérez-Yarza, presidente de SENP, defendió la importancia del Plan Integral del Manejo del Asma en Pediatría y afirmó que "no hay que conformarse con que un niño asmático esté bien mientras está supervisado por sus padres, sino también el resto del tiempo, como en la escuela; hay que lograr que el niño lleve una vida lo más normal e integrada posible".