lunes 2/8/21

La Asamblea General de Caja Madrid rechaza el nuevo proyecto de estatutos adaptado a la normativa de cajas

La Asamblea General de Caja Madrid ha rechazado este lunes, con más de la mitad de los votos en contra, el nuevo proyecto de estatutos adaptado a la normativa de cajas regional que aprobó el Gobierno de Esperanza Aguirre el pasado diciembre, dos meses después de comenzar el proceso electoral de la entidad. Según informaron fuentes cercanas a la Asamblea, 157 consejeros generales de los 296 presentes en la reunión extraordinaria votaron, en urna, en contra de la propuesta, 87 estuvieron a favor, 51 se abstuvieron y hubo un voto nulo.

Según recoge tanto la nueva ley de cajas regional como la normativa anterior del 2003, si la Asamblea no aprueba los estatutos, el gobierno autonómico podría imponerlos en el plazo máximo de un mes, como finalmente ocurrirá, aunque la caja confiaba siempre en que la decisión de la Asamblea fuera "respetada por todos, sin imposiciones por parte de nadie". Para que los nuevos estatutos se hubieran dado por aprobados por la Asamblea, se necesitaba el voto favorable de dos tercios de los asistentes.

Durante la reunión hablaron, además del presidente de la entidad, Miguel Blesa, 10 consejeros (tres representantes de CCOO, dos de IU, uno del PSOE, uno de la Asociación de Cuadros y tres independientes), de los cuales ocho se mostraron en contra de los nuevos estatutos, uno a favor y otro en defensa de la abstención. Ningún representante del PP, ni del Ayuntamiento de Madrid ni de la Comunidad tomaron la palabra.

Tanto los ocho consejeros que defendieron el rechazo a los estatutos como el del PSOE que apostó por la abstención pidieron que se vuelva a la senda del diálogo y el consenso "que ha presidido la entidad en los últimos años".

Propuesta de diálogo y negociación

En este sentido, el secretario de Política Institucional de CCOO Madrid y consejero general, Jaime Cedrún, que habló en la Asamblea, explicó a Efe que habían pedido a la Comunidad que reconduzca la situación y no impusiera los estatutos porque supondría "judicializar la caja durante los próximos meses".

Cedrún emplazó a la Comunidad a que ponga encima de la mesa una propuesta de diálogo y negociación que recoja "el sentimiento de búsqueda de acuerdo mayoritario en la caja".

Aunque no tomaron la palabra en la Asamblea, defensores de la postura de Aguirre consideraron en declaraciones a Efe que la reunión ha supuesto un "acto de rebeldía inconcebible y sin precedentes" en una entidad privada contra una ley de cajas aprobada por un Gobierno "que han elegido los madrileños".

Las mismas fuentes explicaron que Blesa justificó este lunes su rechazo a los estatutos e instó al voto en contra a los asistentes.

Los cercanos a Aguirre defienden que la nueva ley es plenamente homologable a todas las demás leyes autonómicas, que "son constitucionales" y creen que Blesa sólo busca perpetuarse en el cargo.

En contra de esta postura se mantienen CCOO, IU y PP del Ayuntamiento de Madrid, que ha presentado un recurso contra la reforma de los estatutos porque el nuevo proyecto reduce su representación en los órganos de gobierno de la caja en 46 consejeros.

Firme rechazo a la nueva ley de cajas

En los tres últimos Consejos de Administración de la caja, 14 de sus 21 miembros -los representantes del Ayuntamiento, de CCOO, de IU y uno de los del PSOE- han mostrado su firme rechazo a la nueva ley de cajas que califican "anticonstitucional, ilegal e innecesaria" y han dejado abierta la puerta a presentar recursos contra la modificación de los estatutos.

Aunque siempre se han mostrado contrarios al nuevo proyecto de estatutos, que hace muy difícil la reelección de Blesa como presidente, decidieron remitirlo a la Asamblea para su votación, pero matizaron que lo hacían por "imperativo legal".