sábado 31/7/21

Arruinados, enfermos y obligados a pagar los medicamentos

La Sanidad pública, gratuita, universal y de calidad ya es una utopía. Dos personas narran a ESTRELLA DIGITAL la doble desgracia, física y económica, de sufrir un cáncer o una afección crónica en España

Arruinados, enfermos y obligados a pagar los medicamentos

Siete mil millones de euros. Esa es la cantidad que pretende ahorrar el Gobierno de Mariano Rajoy en materia de sanidad. Los recortes se aplican en diversos campos del ámbito sanitario: desde la reducción de la financiación de fármacos hasta la retirada de la tarjeta sanitaria a los indocumentados.

Siete mil millones de euros. Esa es la cantidad que pretende ahorrar el Gobierno

A través de un Real Decreto Ley, el Ejecutivo pretende mantener la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud con las siguientes medidas:

Copago farmacéutico de forma proporcional según la renta del ciudadano. Privatización del transporte sanitario no urgente y el pago de prótesis ambulatorias. Los fármacos destinados a paliar síntomas menores son excluidos de la prestación (mucolíticos, antitusivos, descongestivos, antidiarreicos y lágrimas artificiales).Los extranjeros que no tengan papeles quedan excluidos de la sanidad, aunque sí queda garantizada la asistencia en el embarazo, el parto y el post parto. Los jóvenes mayores de 26 años que ya no se encuentren cubiertos por la tarjeta sanitaria de sus padres están obligados a presentar y acreditar su falta de ingresos si quieren acceder a la sanidad pública. Los turistas sanitarios procedentes de la UE deberán acreditar una residencia en nuestro país de más de tres meses.

"El pago de medicamentos nos va a llevar a la ruina"

Francisco Jesús Gil, presidente de la Asociación Española de Padres de Niños con Nutrición Parenteral (AEPANNUPA), cuenta a ESTRELLA DIGITAL el sinvivir en el que se encuentra su familia. Su hija Teresa es una niña de 11 años dependiente que padece una enfermedad crónica que le impide alimentarse por vía digestiva y necesita nutrición parenteral (por vía venosa). "El coste del tratamiento es muy elevado, entre 25.000 y 30.000 euros al año. Se necesitan unos cuidados estériles y una capacitación para realizar la conexión y desconexión de la nutrición parenteral que solamente se da en hospitales de referencia. Eso aumenta más el coste del tratamiento", explica Francisco. "Además de pagar los medicamentos de atención primaria, el pago de los medicamentos que nos dispensan desde la farmacia hospitalaria va a llevar a mi familia a la ruina. Mi hija padece una enfermedad crónica gravísima y si no se le realiza la terapia y los cuidados, fallece".

"Si se nos hace co-pagadores de esas medicinas no sé cómo vamos a vivir"

La familia de Teresa se trasladó desde Zaragoza al hospital La Paz de Madrid para someterse a un posible trasplante intestinal: "Durante los dos años que vivimos en Madrid, tuvimos que pagar todos los medicamentos a través de las recetas que nos proporcionaba el pediatra, a excepción de las bolsas de nutrición parenteral. En Zaragoza no se nos requería ninguna aportación económica, recibíamos los medicamentos ambulatorios del servicio de farmacia del hospital sin ningún coste".

Francisco muestra su preocupación ante la posibilidad de no poder hacer frente al pago de los medicamentos de su hija: "Si se nos hace co-pagadores de esas medicinas no sé cómo vamos a vivir. Dejé de trabajar por voluntad propia para poder hacerme cargo de mi hija. Sólo trabaja mi mujer. Recibí una carta de la Seguridad Social en la que me informaban de que tenía que pagar el 85% de mis cuotas y mi cotización en concepto de cuidador. Ya me hacen pagar el 50% de los medicamentos".

"Nos han dilatado las dietas que nos daban por tener que salir de nuestra comunidad para ser atendidos, llevamos más de un año sin cobrarlas", señala el presidente de AEPANNUPA. Además, asegura que ahora tienen que pagar las ambulancias para trasladarse a su hospital de referencia en Madrid.

"Me operaron de un tumor en la espalda y me dieron el alta"

Al valenciano Paco Sanz le diagnosticaron con 38 años el síndrome de Cowden, un cáncer genético considerado como enfermedad rara. Debido a la falta de soluciones a su enfermedad ofrecidas en España, decidió viajar a Estados Unidos para formar parte de un tratamiento experimental: "Cuando me lo concedieron, intenté pedir ayudas en la Generalitat Valenciana y me dijeron que la única solución es que acudiera al juzgado y que en 7, 8 ó 9 años ya se vería si me podrían ayudar. Ante eso, vendí todo lo que tenía y con la ayuda de mi familia me fui a Estados Unidos. El tratamiento fue un éxito".

"A veces tengo que aguantar sin tomar la medicación, con unos dolores horribles, porque no me lo puedo pagar"

Sin embargo, la falta de recursos hizo que tuviera que volver a España y se encuentra en una situación preocupante: "Me gasté todo lo que tenía y lo que no tenía. Ahora estoy arruinado totalmente y mi pensión es para pagar todas las deudas. Cobro 550 euros al mes, tengo que pagar una casa, tengo un hijo, tenemos que comer. Ahora me toca pagar los medicamentos que antes no tenían coste, aunque sea un tanto por ciento. A veces tengo que aguantar sin tomar la medicación, con unos dolores de estómago horribles, porque no me lo puedo pagar. Hasta las gasas para hacerme las curas corren de mi bolsillo", cuenta Paco Sanz.

Además Paco Sanz explica cómo la falta de personal sanitario provocó que le dieran el alta después de una operación: "Me operaron de un tumor en la espalda y, en vez de dejarme ingresado con un tubo de drenaje que me habían puesto, me mandaron a casa porque no hay dinero para más gente". Esa es una realidad que a día de hoy afecta tanto al personal sanitario como a los pacientes. Durante todo el año 2012, las comunidades autónomas han recortado 17.336 interinos. Ha sido un año fatídico para ellos, puesto que sólo en el primer trimestre del año se redujo la cifra de 15.071 profesionales frente a las 2.265 plazas que se eliminaron en el segundo semestre de 2011.

Reducción del presupuesto

Según un informe elaborado por la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO, más de la mitad de las comunidades autónomas han recortado los presupuestos destinados a la sanidad en 2012, por lo que se va a producir una disminución del 2,25 por ciento con carácter general.

Sin embargo, los recortes en los presupuestos sanitarios no afectan por igual a las comunidades autónomas. Las que más verán reducido su presupuesto son Murcia, Cataluña, Navarra, Extremadura, La Rioja, País Vasco, Canarias, Galicia, la Comunidad Valenciana y Aragón. Se estima que el recorte que se ha producido en sanidad alcanza el 15% de reducción de presupuesto.

Por el momento, el sector que no se verá afectado por los ajustes es el de la prevención del cáncer de mama. No se revisarán las pruebas de mamografía y continuarán siendo gratuitas.