sábado 16/10/21

Ada Colau muestra su apoyo a los inquilinos juzgados este lunes por coacciones

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha expresado su apoyo a los dos inquilinos y al portavoz del Sindicato de Inquilinos que mañana lunes serán juzgados por coacciones

ada colau

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha expresado su apoyo a los dos inquilinos y al portavoz del Sindicato de Inquilinos que mañana lunes serán juzgados por coacciones, y a los que se pide 3 años de prisión a cada uno, por lo que considera "una acción de desobediencia civil pacífica en defensa del derecho a la vivienda".

La Fiscalía pide tres años de cárcel al portavoz del Sindicato de Inquilinos, Jaime Palomera, y a dos personas a quien la dueña de un piso de Barcelona no prorrogó el alquiler, acusados de promover una campaña de "hostigamiento y difamación" y de ocupar un comercio de su propiedad hasta que aceptó negociar de nuevo.

jaime-palomera-sindicat - BCN Més

En el juicio, que se celebrará mañana en Barcelona, la Fiscalía atribuye a los tres acusados un delito continuado de coacciones, en concurso con uno de allanamiento de persona jurídica, mientras que las defensas pedirán su absolución alegando que su actuación fue pacífica y denunciando ser víctimas de la "represalia" y "ensañamiento" del ministerio público contra el derecho de protesta.

Para la alcaldesa Colau, Alpha y Fran, los dos inquilinos que serán juzgados, "han sufrido durante años el acoso inmobiliario de los propietarios, la familia Fradera-Beya, que los querían expulsar de su casa".

"Desde el Ayuntamiento hemos multado con 180.000 euros a los propietarios por acoso inmobiliario y nos hemos reunido con la propiedad para que retiren las acusaciones contra Jaime, Alpha y Fran", afirma Colau.

Anuncia que, a pesar de las "competencias limitadas en vivienda", el consistorio hará todo lo posible para "proteger a los inquilinos de los abusos de las grandes propiedades inmobiliarias".

La alcaldesa ha expresado asimismo todo su apoyo al Sindicato de Inquilinos, que cree que "hace una tarea imprescindible".

Después de seis años en el cargo, la alcaldesa ha constatado que "una de las principales amenazas a los derechos fundamentales y la convivencia en nuestra ciudad es sin ningún tipo de duda la especulación inmobiliaria".

Por ello, apela a que las administraciones se coordinen para "parar esta amenaza" y pide a la justicia que "no criminalice a aquellas personas y colectivos que se atreven a denunciar el acoso inmobiliario". 

Comentarios