VERÓNICA ECHEGUI

"Sabía que no me iban a poner en pelota picada, porque yo no quiero"

Se dio a conocer con 'Yo soy la Juani' y ahora ha vuelto a la televisión con 'Apaches', serie que emite cada lunes Antena 3 y en la que ella da vida a Carol, la novia de 'El chatarrero'

Verónica Echegui.
Verónica Echegui.
"Sabía que no me iban a poner en pelota picada, porque yo no quiero"

-¿Cómo vendería usted 'Apaches'?

-Sobre con que la historia está basada en hechos reales, eso nos pone mogollón, y que es una historia muy bien hilada y que avanza inexorable hacia el horror. Son héroes-anti héroes. No puedes decir este es bueno o esta es mala. 

-¿Cómo es esa Carol a la que da vida?

-Es del barrio pero no es original, llega con 16 años y es una chica poco convencional, muy abierta, se quiere comer el mundo a bocados, promiscua, tiene todos los ingredienttes para chocar en un barrio como ese y por eso la gente del mismo la rechaza y margina, y ella dice que le da igual lo que piensen de ella, aunque eso no es verdad.

-Vamos, una mujer de hoy en día...

-Sufre la lacra que todas las mujeres llevamos encima con eso de “esta es una puta, esta es…” porque hace lo que le da la gana. No quiere quedarse en el barrio estancada, tiene ambiciones, quiere salir del barrio como sea y empieza a trabajar como modelo, la vida le sonríe pero al final se llevará una gran torta y regresa al barrio como un perro apaleado y se convierte en la amante-novia del Chatarrero. Carol me gusta mucho porque al ser un personaje tan culpable me interesaba descubrir su comportamiento y conducta.

-¿Tiene cosas en común con Carol?

-Sí, pero con la Carol de antes, la de después es una mujer muy desconectada de la vida porque para no sufrir hay mecanismos propios de defensa y hay un momento que para sobrevivir necesita no remover más mierda y esto es lo que quiere, estar con un hombre, pese a no estar enamorada. Yo estoy en la de antes, hay muchas experiencia en su vida que yo no las he sentido, tiene un dramón tremendo.

-¿Ese personaje le ha hecho reencontrarse con la Juani?

-Sí y no, a Juani le gustaba su barrio pero a Carol no le gusta, quiere ser alguien, la gente la critica porque ella les mira por encima del hombro. La máxima que nos dieron al rodar es que no fuéramos 'macarras', sino ser gente a la que le ocurre eso. Me viene a menudo el recuerdo de la Juani, porque también hecho de menos a Bigas Luna.

-En el libro hay mucho erotismo... 

-El erotismo de la chatarra. Hay mogollón de escenas, sin duda que si lees la novela te pones cardíaco.

-¿Le molesta interpretarlas o, sobre todo, tener que desnudarse?

-A mi no me molesta, lo tenía súper apañado, habladísimo, esto sí, esto no, había mucho consenso y yo ya sabía que me iban a cuidar. De ahí para delante, lo que tenía que hacer era creérmelo, e ir a muerte. Lo que pasa entre los personajes es que hay una química brutal y creo que eso tiene que estar por lo que yo me entregaba, pero sé que a la hora de montar no me iban a poner en pelota picada porque yo no quiero. Además, para contar este tipo de historias, lo sexual, no hay nada que sugiera más que una mirada o una manera de hacer. Estoy harta de ver escenas de desnudos en las que solo veo partes de cuerpos y no veo nada más. La serie es muy salvaje y tenía que tener de esto también. 

-¿Había leído la novela?

-Había oído hablar de la novela, escuché que iban a hacer serie, y luego la leí y me puse muy nerviosa porque me enganchó, me angustié, me gustaba cómo avanzaba la historia, que estaba muy bien hilado, no sabía que era autobiográfica, iba leyendo pensando cómo había hecho eso.

-¿Tenía ganas de volver a hacer televisión cuando dio el visto bueno al proyecto? 

-Yo estaba haciendo cine porque me surgían proyectos que me llamaban, porque soy muy temperamental pero no soy una cabra loca, pero me llevo por la intuiciones. La TV me pesaba por el ritmo, mucho tiempo de compromiso y me gusta la libertad que da cambiar cada dos meses de proyecto pero no es que no la hiciera por no estar en la TV. Me apetecía también estar más cerca ce la gente, porque en el cine hay más distancia, me apetece saber lo que piensa la gente.

-Vamos, que en el fondo no tiene prejuicios hacia la TV como algún que otro compañero suyo...

-El prejuicio con la tv es real, hay poco tiempo y no el dinero que se necesitaría. Antes se iba muy rápido y para hacer lo que deseábamos no se lograba. Ahora se acerca al cine. Supongo que ahora hay más cohesión entre TV y cine por los tiempos y ocurrirá como en Estados Unidos, donde los top, como los guionistas y actores mejor pagados, están en la TV. 

-¿Pueden crecer al unísono cine y TV en este país?

-En este país no es por falta de talento, hay un imaginario y creatividad grande, pero si hay más competitividad en el mercado todo mejorará, es más de medios que de materia prima y espero y deseo que la TV absorba al cine, aunque no por completo porque el cine es una experiencia única.

-¿Qué es lo que menos le gusta de su profesión?

-Lo que menos me gusta son las mentiras, pienso que si todo está encima de la mesa podemos decir hasta dónde nos comprometemos. Es mejor si se puede ser honesto. En la calle, por lo que yo recibo, creen que lo de actuar es soltar el texto pero es que hay un mundo más allá.

-¿Y ver TV?

-No soy telespectadora, no tengo tele desde hace siete años por salud mental, me libera mucho. Veo pelis y series compradas, voy al vídeoclub, algunos trabajos los he visto una vez y otros varias para aprender. Si tienes tele ves contenidos que no te aportan nada. Si me quiero informar atengo mis medios y si quiero ver audiovisual tengo internet. La TV me ocupa espacio y me quita un montón de energía.