martes 19.11.2019
PAULA ECHEVARRíA

"En los 50 y los 60 había más puterío que ahora"

La actriz vuelve a meterse en el personaje de Ana en 'Velvet', cuya tercera temporada estrena este jueves Antena 3

Paula Echevarría, en uno de los platós de 'Velvet'.
Paula Echevarría, en uno de los platós de 'Velvet'.

-Espero que haya repuesto energías este verano para lo que le espera...

-Mi verano ha sido fenomenal, necesitaba un descanso porque esta serie lleva un proceso muy largo, lleva muchas horas de rodaje, supongo que como muchas, y cuando llevamos unos cuantos meses grabando necesitamos un pequeño parón y ahora seguir hasta diciembre-enero. Ha sido un verano fantástico, y cuando tienes uno así de completo la vuelta al trabajo apetece. Soy una persona muy cuadriculada, de mis rutinas, y quería volver a encauzar todo esto.

-¿Se ha llevado su personaje también de vacaciones?

-Hay que reciclar la cabeza y vaciarla de todo, dejar un poco al personaje descansar y así todo se coge con más fuerza porque además vienes con un aire diferente, te apetece volver a coger cosas, los personajes se terminan mezclando con uno mismo cuando llevas mucho haciendo de una misma persona, parece que se mimetizan un poco. Es una manera de salir de Ana y coger cosas nuevas.

-¿Qué hay de Ana en Paula y viceversa?

.-No lo sé ya. Muchas veces digo que hay días de lunes a viernes que soy mucho más Ana que Paula. Yo intento aportarla pero he cogido expresiones y formas de hablar de Ana. Ella es muy sacrificada y no sé si me gustaría serlo, porque ha perdido muchas cosas por ese sacrificio y eso me saca un poco de quicio.

-Ana no quería ser la amante, pero en esta tercera temporada parece que se ha dado cuenta que no hay otra forma de estar con Alberto...

-Pero porque Alberto ya ha dejado a su mujer. No están separados oficialmente porque todavía no existía el divorcio, pero sí la nulidad y desde el capítulo 1 va a estar en proceso. Por fin van a ser muy felices juntos, con algún que otro impedimento, como Cristina.

-¿Tan distinta era la época en la que está basada la serie de ahora en el tema de relaciones entre hombres y mujeres?

-Antes había mucho más puterío que ahora, pero estaba mal visto lo de que un hombre casado se liara con otra mujer. Nosotros en la serie tenemos el referente de José Sacristán, al que le pregunto a veces si Ana hablaría así a su tío, si en aquella época aceptaría una cosa o no.

-Al principio usted y sus compañeras parecías "las chicas de la Cruz Roja"...

-A saber lo que harían las chicas de la Cruz Roja ahora.

-Parece que lo malo para Ana es que Cristina está embarazada...

-Sí, pero Alberto toma la decisión de que aunque esté embarazada se va a hacer cargo del niño pero no de ella. No está dispuesto a que haya otra cosa más que impida que estemos juntos. El conflicto real y final no va a ser ese.

-¿Le gustaría hacer de mala como ella?

-Sí, tengo ganas de hacer un papel de mala-malísima. Yo en la primera temporada pensaba que a Cristina aunque se lo pusiéramos en bandeja no se enteraba. Me parecía muy complicado lo de hacer un personaje que parecía vivir en los mundos de Yupi como hacía Manuela Velasco, de hacer de una chica tan pava que no veía nada. A mí me mola la Cristina de ahora.

-Usted también parece que ha cambiado mucho en la nueva temporada...

-Sí, en la primera temporada eran una Ana y un Alberto más infantiles. Han crecido los dos como persona y como pareja y su relación ahora es mucho más adulta, tienen mucho más claro donde se quieren dirigir. La primera era para que todo el mundo se enamorara de su relación y de ellos, pero ahora es cuando están viviendo un amor de verdad.

-¿Se consideran los auténticos protagonistas de la serie?

-En esta serie había desde el principio una serie de historias de amor muy importantes  y luego el público ha elegido su favorita. Lo de que la columna vertebral sea la de Ana y Alberto es porque había que elegir una que fuera la principal. La serie siempre tendía a expanderse y siempre que una está renovándose tiene muchas más posibilidades.

-¿Y cómo es después de tres temporadas su relación con MIguel Ángel Silvestre detrás de las cámaras?

-Ya nos llevábamos bien desde el minuto uno. Es como un niño y nos hemos sabido llevar bien los dos por el buen camino. Él sabe cuándo me tiene que dar un poquito de algo y yo también cuándo tengo que frenarlo porque es muy impulsivo. Nunca hemos tenido ningún problema, hemos sido muy generosos los dos. Cuando se ha ido ahora a Los Angeles me preguntó si le iba a echar de menos y le dije que al principio no, que comprendiera que necesitaba descansar un rato de él, pero ahora estoy deseando que vuelva.

-¿Hay mayor presión al llegar ya a una tercera temporada para responder como actriz?

-No lo llamaría presión, porque ésta la tienes desde el primer momento, al crear un personaje, que guste al público y que la gente se encariñe de ti, aunque sea haciendo de mala. Hay que llegar a la gente de cualquier manera. Pero a la vez, el personaje es más tuyo y tú estás más cómoda, y es más facil hacerlo, ya casi te sale de una forma natural el saber cómo pensaría o actuaría Ana. A veces incluso te ofende lo que lees de los guionistas porque piensas que Ana nunca haría eso. Llegas a identificarte tanto con él que lo defiendes a muerte.

-¿Es usted partidaria de las series con muchas temporadas como 'Velvet' o prefiere las que tienen un final previsto de antemano?

-De las que tienen muchas temporadas. Me encanta engancharme a una que va a durar. Me fastidia mucho cuando me gusta una y me la quitan. Eso sí, hay que saber llevar una serie para que no aburra, tiene que ser todo creíble y saber cuándo parar, pero creo que hay algunas que podrían haber tenido mucho más recorrido que el que tuvieron y a ésta le queda mucho recorrido por delante, porque hay muchas historias nuevas. 

-Vamos, que le gustan del estilo de 'Amar en tiempos revueltos'...

-Mire, yo creo que esa serie la pongo en el top ten porque es la que más trabajo ha dado en este país en la época de vacas flacas, en las que no había mucho producto. Son series que hay que tener en un pedestal porque se han mantenido muy bien y han dado trabajo a todo el mundo que la ha necesitado.

-Se habló de una serie suya en el extranjero...

-No, me la ofrecieron pero dije que no por un problema de incompatibilidad, porque en 'Velvet' trabajo muchas horas.

-¿Y le ha salido algún otro proyecto aquí?

-Había otro de teatro pero era si 'Velvet' terminaba de rodarse en noviembre, pero como han encargado más capítulos y como va a terminar más adelante no va a poder ser. Tenía el gusanillo de ese teatro, pero nada más.

-¿Ha llegado en algún momento a cansarse de 'Velvet'?

-No, yo soy una enamorada de 'Velvet', la adoro como actriz y como telespectadora, soy fan número uno y no quiero que se acabe. Quiero seguir aquí, no me parece nada mal que un actor crezca con un personaje, y el mío de Ama no es plano, me aporta mucho porque le pasan muchas cosas y me llena.

Comentarios