lunes 27.01.2020
Jesús Vázquez

"Mi patria es mi marido y La Voz, lo de patriotismo y nacionalismo son tonterías"

El presentador de Mediaset vuelve este viernes con la quinta edición de La Voz, a la espera de un nuevo formato que le ha prometido Telecinco que dice "me ha dado una alegría enorme"

Jesús Vázquez regresa con La Voz.
Jesús Vázquez regresa con La Voz.

-¿Ha disfrutado del verano?

-Muchísimo. Soy un súper privilegiado, he podido juntar casi cinco semanas seguidas, me lo he pasado bomba y he cargado pilas y ahora me lo como todo. Me he hecho un periplo por todas las islas, Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera y hasta Cabrera, en barquito a dormir una noche, que es una isla increíble. Amo las Baleares. 

-¿Ha desconectado hasta de lo del patriotismo y el nacionalismo catalán?

-Mi patria es mi marido y La Voz, lo de patriotismo y nacionalismo son tonterías. 

-¿Y con qué ánimos empieza La Voz?

-Con muchísimos ánimos e ilusión. Es una edición maravillosa con un gran nivel de voces y naturalidad que demuestra el talento que hay escondido en fruterías o autobuses de este país. Ser frutero es maravilloso pero una voz como la de Laura, por ejemplo, no podía quedarse escondida toda la vida detrás de un puesto de frutas. A mí me siguen maravillando esas cosas, porque hay mucha gente que tiene las profesiones más normales que tiene gran talento. 

-Vamos que en España hay más cantera que en La Masía del Barcelona...

-La cantera es inagotable. También es verdad que el equipo de casting, que ya está muy curtido porque lleva cinco ediciones de adultos y cuatro de niños, ya va buscando cosas muy específicas, son casi como investigadores y al final encuentran esas voces. Sigue habiendo gente maravillosa que nunca se había presentado a un programa. Este año vamos a tener el 'Factor Sorpresa', gente que acudirá al programa sin saber la que le vamos a armar.

-¿Van a imitar el Sorpresa, sorpresa de Isabel Gemio?

-Me encantaba aquel formato, cuando la veía a ella siempre me decía que ojalá fuera yo el que lo hubiera presentado. Hay algunos momentos preciosos que he disfrutado mucho.

-¿No se va a animar?

-No, yo no, cuanto más talento sube al escenario más me arrugo yo y ya ni me lo proponen. Tania Llasera lo hizo un año y me dijo que lo había pasado fatal, que fue un agobio y que cantas mucho peor. La promo de Me lo dices o me lo cantas iba editada, era muy distinto, pero aquí hay que cantar a pelo. 

-¿Sigue habiendo historias que le encogen el corazón?

-Muchas, hay momentos muy emocionantes, historias muy conmovedoras y entrañables. Hay algunos que es la cuarta vez que se presentan y te dicen que la primera no llegaron ni al casting, que en la segunda pasó el primer corte, que el año pasado llegó a las audiciones pero no se giró nadie... Ahí se genera una gran tensión con la familia, porque piensan que se va a derrumbar si fracasa de nuevo. Yo mando mensajes telepáticos a los jurados para que se giren. Este año le hemos dado vueltas a la cabeza para darle situaciones nuevas y han salido algunas muy chulas porque también estamos haciendo tele y queremos volver loco al telespectador de emociones. 

-Aunque a este formato siempre le ha acompañado el éxito, ¿le preocupa al empezar que a otro como Gran Hermano no le esté yendo también esta vez?

-Hay que esperar porque a medida que la gente va conociendo a los concursantes de Gran Hermano se van metiendo en la historia y las audiencias suben. Me ha parecido un poco feo lo de 'el peor resultado de su historia' porque lleva 18 ediciones y no hay ningún programa en el mundo que haya durado tanto. Acusan cierto desgaste pero creo que remontará. En cuanto a nosotros claro que nos importa el número de espectadores, porque vivimos de eso, pero yo soy tan feliz en este programa que no voy a amargarme por el número, sólo me preocuparé por él el sábado por la mañana.

-¿Le preocupa la posible competencia con Tu cara me suena?

-El viernes es un día bonito y ya peleamos el año pasado con ese espacio y al final nos repartimos el pastel. 

-¿Y si le tocara competir con Operación Triunfo, que vuelve ahora en TVE y que usted presentó en Telecinco?

-Fue nuestro seis años y fui muy feliz haciéndolo, los quiero mucho, tengo amigos en Barcelona de esa época e incluso me compré allí un piso de tanto tiempo que pasaba allí, les deseo lo mejor del mundo pero que me vaya mejor a mi. Roberto Leal se ha curtido como reportero, lo hace bien, y le deseo toda la suerte del mundo porque es un formato muy difícil de hacer para un presentador. 

-¿Tendrá algún formato nuevo esta temporada?

-Hay planes, un proyecto después de La Voz, pero no puedo decir nada. Me apetece muchísimo hacerlo, me ha dado una alegría enorme cuando me han dicho que era para mí. 

-¿Y habrá más entregas de Proyecto Bullying?

-Yo estoy a disposición para hacerlo pero nos han hecho sufrir tanto injustamente, nos pusieron zancadillas que no tenían razón de ser. Al menos al final conseguimos poner el problema encima de la mesa, ya que se habla mucho más de bullying, se están estudiando fórmulas para resolverlo y con eso nos damos por satisfecho. Hacerlo ha sido tan difícil que entiendo que la cadena se esté pensando el hacerlo. Al menos hemos quedado como los primeros en atrevernos a hacerlo. 

-¿Y volverá como jurado a Got Talent?

-Juzgar a los demás no va mucho con mi personalidad, fue un trago muy duro. Si me mandan hacerlo, lo haría, aunque prefiero estar en el lado que estoy.  

Comentarios