lunes 28/9/20
Thais Blume

"No me cuesta grabar escenas subidas de tono si hay respeto"

Se dio a conocer en 'Sin tetas no hay paraíso', volvió a conocer el éxito con 'El Príncipe' y ahora da vida cada tarde a Nuria Salgado en la serie de Antena 3  'Amar es para siempre'

Thais Blume, en 'Amar es para siempre'.
Thais Blume, en 'Amar es para siempre'.

-¿Cómo valora su llegada a 'Amar es para siempre'?

-Como una experiencia muy buena, porque los que hemos llegado nuevos lo hemos hecho en un año en el que están pasando muchas cosas, como el número 1.000, el cambio de cabecera, la presentación de un disco de la serie...

-¿Se ha acostumbrado al ritmo de una serie diaria?

-Lo difícil es retener mucho texto, pero después de los dos o tres primeros meses, el cerebro es un músculo y se adapta. Debo ser masoca porque me encanta, me pone muchísimo el hecho de tener que resolver ya que me recuerda un poco al teatro, en el sentido de que no se puede parar. 

-¿Pero es muy diferente al ritmo del que llevaba en 'El Príncipe'?

-Sí, hay mucha diferencia, porque en la de ahora se ruedan 26 secuencias diarias y en cualquier serie de 'prime time' unas cinco o seis. Además, en 'Amar...' mi personaje hace que tenga que venir todos los días al rodaje. 

-Las audiencias además parece que acompañan...

-Estamos todos muy contentos porque las audiencias son muy altas, en torno al 14%.

-¿Se siente reconocida en la calle?

-A mí me siguen reconociendo mucho por la Cris Baby de 'Sin tetas...', pero mucha gente no asocia que aquella también era la Mati de 'El Príncipe', aunque hora me reconocen más por ésta. 

-Como actriz porno que era aquella Cris Baby, ¿le costaba rodar esas escenas?

-No me cuesta nada grabar las escenas subidas de tono siempre que el equipo de la serie sea siempre muy respetuoso, como era entonces.

-¿Con series como 'Amar es para siempre' se ha terminado con el término de culebrón?

-No lo sé, pero creo que tiene que haber series de todo tipo. Está claro que en una diaria las tramas pueden ser muy estiradas. El mito siempre va a estar, porque un culebrón es un culebrón, pero si lo tenemos que hacer lo hacemos con las mejores ganas y contentos de hacerlo. De todas formas culebrón no lo veo como una palabra despectiva, sino como un tipo de ficción. 

-¿Se agradece el estar en una serie diaria en tiempos de tanto paro en el mundo de la interpretación?

-Sí, claro. Es bueno para un actor que te digan que tienes trabajo para diez u once meses tal y como están las cosas.

-¿Aunque eso conlleve el tener que rechazar otros posibles trabajos?

-De momento no se ha dado el caso de tener que rechazar nada, pero está claro que vas a tener que rechazar cosas si te llegan, y el trabajo del representante es que no te lleguen directamente. A partir de abril-mayo me podré empezar a abrir a otros proyectos, pero estoy contenta y orgullosa de estar aquí. 

-¿Se ha planteado si va a seguir?

-No, no me lo he planteado. Tengo teatro con mi compañía, en proceso de guión, creando nuevas historias y la verdad es que tampoco me puedo plantear nuevos proyectos, porque el día no tiene más horas. 

-Usted que está metida de lleno con su compañía Entropel, ¿cree que es negocio el mundo del teatro hoy en día?

-Teatro y negocio son dos palabras que no veo juntas. Para mí teatro es la vocación, y a nivel de ingresos no ganas lo mismo que trabajando en televisión o en cine. Negocio es contigo mismo. 

-¿La TV es la tabla de salvación para el actor?

-Todo está igual de complicado, lo que pasa es que series hay más cada vez y parece que se están apoyando nuevos proyectos, y además están entrando Netflix o Movistar. Está igual de complicado en todos los medios, porque somos muchísimos actores. 

-¿Con quienes de ellos le gustaría trabajar?

-Bueno, en mi lista pondría a Ricardo Darín, Carmen Machi, Javier Cámara o Penélope Cruz, y ya puestos a pedir interpretar a alguien como Amy Winehouse, porque era una tía muy auténtica.

Comentarios