jueves 27/1/22
Antonio Resines

"La que se montó con la película de Trueba era algo parecido al peor franquismo"

El que fuera presidente de la Academia de Cine va a volver a ejercer de tabernero en la serie '¡Family', que pronto estrenará TVE, y podría presentar un programa de viajes en la pública

resines
Antonio Resines, en la presentación de '¡Family'.

-¿Qué diferencia '¡Family' de otras comedias?

-Que los planteamientos de entrada son muy distintos. No tiene nada que ver, por ejemplo, con 'A las once en casa' ni con 'Los Serrano', y luego hay elementos, como el personaje que hago yo, que no es muy normal en estas comedias. Que haya golfos, que hagan putadas, no es muy habitual. 

-¿Esos golfos reflejan la picaresca española?

-Sí, porque son sinvergüenzas tontos, no son grandes defraudadores, más chorizos que otra cosa. 

-Las comedias familiares pecaban a veces de ser excesivamente 'ñoñas'...

-Esta no lo es, porque tiene una parte gamberra que la diferencia de las ñoñas. Una cosa es que hagas reír apelando al sentimentalismo barato y otra que haya gamberros, gente que se engañan unos a otros, y eso te alejada de la cursilería. 

-Lo malo es que estas comedias familiares son las que querían desterrar las productoras, ansiosas últimamente por innovar...

-Es que se han dado cuenta que esto no funciona, que esto no es Estados Unidos, y que las series que le gustan mucho a la gente allí aquí no funcionan, a nivel generalista. El ejemplo es 'Los Soprano', una serie de culto que se puso en abierto y no la veía ni Dios. A la menos gente que ve la TV le siguen gustando determinado tipo de historias, como 'La que se avecina', que funciona porque es una comedia. Es muy sencillo acertar si juntas todos los públicos. Tenemos un espacio para que le interese a la gente la historia. 

-Al menos creo que van a tratar temas actuales, como el bullying...

-Efectivamente. El centro de la historia es la familia, y en una situación actual, donde los niños pequeños tienen unos problemas y los adolescentes otros. Por cierto, no sé por qué dice la gente lo de bullying, cuando toda la vida se ha llamado acoso. Con esta serie la gente va a entender que de hace siete años para acá ha cambiado todo radicalmente. 

-Lo que no cambia es lo de que vuelva a ser hostelero...

-Sí, eso es una afición mía, que procuro que me metan en un bar por si acaso. No le quiero ni contar las series y películas que he hecho de bares. Además, en algún bar siempre hay algún camarero que me dice que me ponga yo la caña.

-¿Por qué cree que no debería perderme yo esta serie?

-Fundamentalmente porque es una comedia y uno se lo va a pasar bien. Son una pandilla de taraos y yo he descubierto que ver a personas mayores que hacen el tonto gusta mucho a la gente, porque es algo que pasa en la vida real. A mí me lo descubrió un chaval, que no tenía por qué conocerme, que me dijo el hijo puta que era más mayor que mi abuelo pero que éramos muy graciosos, porque "mi abuelo es igual de gracioso que vosotros, hace tonterías, y eso, aunque no se dé cuenta, nos gusta".

-Vamos, que va a gustar y van a hacer más de los ocho capítulos que han grabado...

-Sí, espero volver con esta serie en bastante poco tiempo, continúa seguro. 

-Lo malo es que también pensaba que iba a triunfar 'Aquí Paz y después Gloria'...

-Es que a veces me equivoco. Cuando salimos hicimos un 22%, se quedó todo el mundo totalmente acojonado, pero no estuvo bien programada o no se calculó que iban a sacar las baterías de matar las otras cadenas. Contra nosotros sacaron 'Allí abajo', en un momento en que 'Ocho apellidos vascos' llevaba 58 millones de euros recaudados en taquilla. Era algo que estaba muy de moda y esa comedia francamente bien hecha y ahí nos machacaron. Que se podía haber previsto eso, yo creo que sí.

-¿Eso de la contraprogramación el gran problema de la ficción en España?

-Sí, porque hay cinco cadenas, porque no cuento a las de pago, que hacen series y hay que pensar que un punto de audiencia es muchísimo dinero, a lo mejor 100 millones de euros al año y la gente mata por eso, como Belén Esteban. 

-El 'machaque' del que habla sí se produjo con 'La Reina de España' de Trueba, en la que usted participó...

-Con 'La Reina de España' nos han hundido a lo bestia. No ha ido nadie a verla. Ha funcionado la campaña esa y no sé qué más, porque suponiendo que la campaña era de los de derechas, los de izquierdas tampoco han ido, ni los de centro. No lo entiendo porque estuvimos en Berlín, que no es el Festival de Móstoles, con todos los respetos para Móstoles, y hubo lleno y grandes aplausos, a la gente le encantó, y estuvimos en Úbeda y se llenó y a la gente le gustó. La película, objetivamente, está bien, con matices. 'La niña de tus ojos' la vieron 2,5 millones, hubiera sido el equivalente de hacer unos 20 millones de euros ahora, y hemos hecho uno porque apenas la han visto 165.000 espectadores en toda España.

-Y todo por unas palabras...

-Las palabras las puedes decir, pero lo que no se había visto nunca es que saliera una campaña que tuviera esa repercusión, por lo que ahora todo el mundo se estará atando los machos sobre lo que puede decir. Yo estaba delante, y la malinterpretación era evidente, porque Trueba hizo un recorrido histórico en contra de los nacionallismos extremos. La frase en concreto, sacada fuera de contexto, puede parecer muy desafortunada, pero alguien agarró esa historia, tiró de ella y de agravios comparativos y se montó una bola descomunal. Pero si hasta se discutía en las redes sociales si el cartel estaba bien o mal, lo que no se ha visto en la puta vida. Parecía que estábamos en el peor franquismo, una cosa patética.

-¿Sufrió más como actor con ella que como presidente en la Academia del Ciner?

-No, yo es que en mi carrera como actor no he sufrido. La Academia es otra cosa, estás con un colectivo que tiene mucha más repercusión.

Comentarios