lunes 14.10.2019
Chino Darín

"Lo mejor de 'La casa de papel' es una de las protagonistas, es una bomba"

El actor argentino ha debutado como presentador con Dame veneno, el programa sobre el mundo de la alimentación que estrenará #0 el primer domingo de diciembre, y ya piensa en las vacaciones que se va a tomar junto a su amada Úrsula Corberó

Chino Darín, en el plató de Dame veneno.
Chino Darín, en el plató de Dame veneno.

-¿Qué hace alguien que no es muy bueno en la cocina ni tiene muchos conocimientos de alimentación presentando un espacio como Dame veneno?

-Bueno, afortunadamente no me tocó cocinar en el programa. Sí que me sorprendió porque tengo menos experiencia conduciendo un programa que cocinando. Fue una sorpresa total y de alguna forma con el tiempo me fui haciendo a la idea. Sobre todo porque tenía que ver con una temática que me interesa y con la que estoy vinculado de alguna manera, porque siendo actor te toca trabajar con tu cuerpo en muchos sentidos y eso tiene mucho que ver con la nutrición. Uno también es víctima de muchos de los mitos que andan por ahí dando vueltas como dietas o golpes de efecto y de marketing que cuando uno las pone a prueba no deparan los resultados que uno quería. 

-¿Es más de chocolatinas o de manzanas?

-Yo meto la chocolatina en la manzana y le doy un bocado. Yo soy fanático del chocolate pero un gran consumidor de frutas y creo que ambos mundos pueden convivir. En el programa dejamos claro que no hay que radicalizarse y ser un fanático de una u otra cosa. 

-¿Qué nota se pondría como presentador?

-No puedo puntuarme en ningún aspecto a mí mismo porque pierdo la objetividad, me quiero mucho. Lo que más me ha costado ha sido presentar porque un actor no es un presentador. Había muchas cosas que había que cuidar, estudiarlas, vincularlas con otras que conocemos, traerlas a un lenguaje más cotidiano... fue un desafío permanente lograr el tono de presentador clásico. 

-¿Ha aprendido cosas que le puedan servir para su carrera de actor?

-No sé si una cosa sirve a la otra pero seguro que tienen puntos en común. Tendría que hacer una película para ver si he podido incorporar algo. La relación con la cámara es totalmente distinta. Los actores tenemos que pensar que la cámara no existe y no hay una persona detrás y en la TV el vínculo con la cámara es muy directo. Una cosa nutre a la otra y de todo se aprende algo. 

-¿Le ha gustado tanto la experiencia como para repetir?

-En realidad quiero ver primero el programa. Me ha gustado mucho la experiencia. que ha sido enriquecedora, pero no tengo noción de cómo ha quedado. Me encantaría seguir adelante con esto, pero todo dependerá de algo que no tiene que ver con mi voluntad. 

-¿Viendo el programa los espectadores vamos a pensar una vez más que comemos rematadamente mal?

-Cada uno va a tener la oportunidad de juzgarse a sí mismo. Hay mucha confusión en el mundo de la alimentación, estamos expuestos a gran cantidad de cosas que influyen, desde la publicidad a los secretos a voces o las recomendaciones del colega. Somos permeables a una gran cantidad de cosas que no necesariamente tienen rigor científico o están probadas. El espíritu del programa es dar las herramientas necesarias para que cada uno juzgue cuál es la alimentación adecuada para él y cómo conjugar eso con su vida cotidiana. 

-¿Ha realizado alguna vez una dieta extrema?

-Venía de hacer una película, 'Memorias del calabozo' donde tuve que adelgazar y eso me afectó mucho porque es muy loco cuando uno pone a prueba ciertas cosas y vive en carne propia las transformaciones del humor, de las relaciones humanas, de las manías y obsesiones por seguir ciertas pautas y ver cómo el cuerpo reacciona cuando suprimes ciertos alimentos y luego tratas de reincorporarlos nuevamente. 'Memorias del calabozo'. Yo lo viví como una situación bastante comprometida y me hizo tomar más noción que somos lo que comemos. 

-¿Usted es de comida argentina o ya prefiere la española?

-A mí no me gusta restringirme de nada, soy de todas. 

-¿Tiene algún plato preferido?

-No tengo ninguno en concreto, me gusta el pescado, la carne... Soy bastante sanguinario.

-¿Y en casa por qué opta?

-Cuando tengo que cocinar soy un fan de la plancha, y alguna pasta de vez en cuando, porque es muy simple. No tengo mucha experiencia en cocina por lo que no le voy a invitar a comer a casa. 

-Vamos, que se cuida...

-No, simplemente que me gusta mucho la comida a la plancha, pero eso no quiere decir que sea más saludable que otras, porque yo también la lío con la plancha, echando más aceite del necesario. En general la cocina no es mi terreno. 

-En las próximas navidades, ¿va a apostar por las comilonas de aquí o por las de su tierra?

-En cuanto a la comida es preferible pasarlas aquí, primero porque en España se come muy bien y segundo porque es invierno, lo que te permite comer lo que sea porque se lleva mucho mejor. En Argentina tenemos la mala costumbre de vivir las navidades como si fueran importadas, hacemos pavo, asados y comidas pantagruélicas con 40 grados de calor a la sombra y hasta hay gente que ha muerto de una indigestión. 

-¿Cómo valora su experiencia en 'La embajada'?

-Lo peor fue que no me dieron la visa. No me quedé con ganas de más porque tenía luego una película que tenía muchas ganas de hacerla. Me hubiera gustado que hubiera ido mejor pero no acabé triste, aunque estaba pensada para una segunda temporada y el corte fue un poco abrupto. No soy proclive a ir detrás de un éxito, aunque disfruté mucho al hacerla y me aportó mucho. 

-¿Si en vez de emitirse en domingo, Dame veneno se emitiese en jueves, qué se vería en su hogar, este espacio o 'La casa de papel'?

-No van a coincidir porque soy un seguidor acérrimo de 'La casa de papel' y va a acabar esta antes.

-¿Qué es lo que más le gusta de 'La casa de papel'?

-Una de las protagonistas, que me parece la bomba. 

-¿Con qué se la gana usted cuando la quiere llevar a un restaurante?

-Somos los dos de muy buen comer y tenemos un paladar bastante refinado, pero solemos tender a ir a sitios de comida más mediterránea. Pero también hemos ido a una parrilla argentina, y también fuimos por la Costa Brava e hicimos un tour gastronómico en base a sus recomendaciones y gustos que ahora he adquirido yo también. También hemos ido al norte, en Pamplona, donde rodé la última película... En realidad en España se come muy bien y muy diverso. Comemos de todo, somos dos disfrutones de la gastronomía en su plenitud. 

-¿Y en el terreno de la bebida, le gusta el cava de la tierra de su pareja?

-A mí no me gusta el cava. Me gusta el café, el té, el mate, pero el cava no es una bebida que yo elija. Me gusta la caña a la tarde, sobre todo si hacer calor, el vino para una cena y en el peor de los casos, cuando uno está de vacaciones y ha tirado ya todo por la borda, disfruto del whisky y hasta de un fernet con cocacola, pero eso acá no se consigue. 

-¿Y ahora qué?

-La libertad. Voy a coger unas vacaciones.

Comentarios