miércoles 27/1/21
TELEVISIÓN

Maribel Sanz: "Ir a 'Supervivientes' me da miedo, porque sufro del estómago"

Con el adiós de 'DEC' desapareció de la TV, a la que ha vuelto, cuatro años después, gracias a '¡Mira quién salta!', donde ha regresado de la mano de su hijo Sergi

Maribel Sanz, en '¡Mira quién salta!'
Maribel Sanz, en '¡Mira quién salta!'

-Cuatro años habían pasado desde su última aparición televisiva...

-Sí, llevaba cuatro años retirada absolutamente pero me llamaron y me dijeron que si me apetecía hacerlo con Sergi y decidí que sí para superar miedos, sobre todo yo, porque él no tiene ninguno, y a hacer deporte, que es lo que nos gusta.

-¿Eso la motivó o la llenó de dudas?

-El hecho de hacerlo con mi hijo al principio me hizo quedarme un poco parada, pero por él, por entrar en este mundillo, pero luego pensé que era un reality de deporte y los dos somos muy deportistas y quién mejor que con él, al que le hacía mucha ilusión y dije pues adelante. 

-¿Le habían ofrecido con anterioridad algún otro reality?

-Sí, me ofrecieron ir a 'Supervivientes', pero yo sufro mucho del estómago y es algo que me da un poco de miedo. 

Con 42 años una no puede renovarse mucho, ya está más que creada

-¿Estamos viendo a una Maribel Sanz nueva?

-No, la gente está conociendo a la Maribel Sanz que siempre ha sido. Con 42 años una no puede renovarse mucho, una ya está más que creada y hecha. Sí es verdad que se da a conocer la Maribel que la gente no conoce, la Maribel madre, persona, amiga, compañera y luchadora. 

-¿'¡Mira quién baila!' puede ser un salto para volver a trabajar con asiduidad en TV?

-Si viene el trabajo bienvenido sea, Dios quiera, yo estaría encantada. 

-¿Ha sido tan duro como ha parecido a veces desde fuera?

-Sí, ha sido muy duro. Yo he tenido dos lesiones muy importantes, y con una acabé en el hospital. El impacto en el agua, cuando estás a ciertas alturas, duele mucho. El agua, si entras mal, hace que sientas mucho daño. Tengo una microrotura fibrilar en el pectoral pero salté infiltrada y se me está curando perfectamente. 

-¿Nunca había saltado antes?

-Yo no saltaba desde la bañera. Con el vértigo que tengo... El vértigo es algo visual, tú ves la tierra y cuando estás en una plataforma de diez metros visualmente no estás viendo diez metros, ya que a eso tienes que sumar el 1,78 que yo mido, más los seis metros de profundidad de la piscina, por lo que yo veía casi 18 metros. Y encima no te puedes tirar de pie y tienes que hacer cosas, por lo que da miedo, sobre todo cuando lo vas probando y te vas haciendo daño y ves que el agua duele mucho. Afortunadamente hemos tenido unos entrenadores maravillosos y nos han enseñado mucho. De hecho vamos a quedar juntos todos un día para saltar. 

-No me diga que le cogido el gustillo...

-Tanto como eso no. Sergi sí se va a federar, porque le ha cogido el gustillo, como Fortu el año pasado. Yo iré porque lo echamos de menos, pero iré a lo que ya sé, no quiero más averiguaciones. 

-¿Qué tal la convivencia personal con el resto?

-Había dos grupos y dentro de esos dos grupos en una convivencia siempre hay algún roce, pero todo se quedó en la piscina y nos llevamos bien. 

-¿Lo peor fue el mes de reclusión?

-No, lo peor fue subirse a diez metros y tirarse. La convivencia hemos echado mucho de menos a la familia, y yo a mis perritos, pero tenía la suerte de tener a mi hijo a mi lado. Yo la volvería a hacer ahora mismo. 

-¿Ha habido rivalidad con su hijo?

-Sí, en su caso más que en el mío. Yo lo he pasado mal primero para vencer mi vértigo pero él desde la primera gala se fue muy arriba. Entre mi salto, mirar de reojo a él y ver que cae y no se hace ninguna lesión he estado siempre entre dos aguas, pero muy orgullosa de él. 

Estoy muy contenta con el estilismo que he llevado en todas las galas

-¿Algo que decir del estilismo?

-El estilismo es estupendo. Estoy muy contenta con lo que he llevado en todas las galas. Quizás con el que más se ha desarrollado el estilismo ha sido con Andrea y con Sandro, se salen un poco de lo normal. 

-Las audiencias no han sido muy boyantes...

-La verdad que yo creía que era un reality que lo tenía todo para ser el número uno, tanto porque nos han exigido mucho, porque saltamos lo mejor que hemos podido, porque hemos trabajado durísimo, y porque había un reality, con discusiones, llantos, reconciliaciones. 

-¿Entraría luego en esa dinámica que hay tras un reality de ir de programa en programa?

-No pienso en eso. No tengo mucho que aclarar, pero si hay que ir se irá. 

-¿Y cuando termine '¡Mira quién salta!', qué?

-Estoy con dos proyectos ahora mismo pero no hay papel, es todo vía telefónica, para hacer un programa de TV. Me encantaría regresar, así que haber si hay suerte y todo llega a buen fin. 

Comentarios