lunes 21.10.2019
Antonio Velázquez

"Los abogados españoles en la realidad están acojonados ante los jueces"

El actor ha cerrado un año 2017 magnífico, con 'El final del camino' y 'Las chicas del cable' y, a la espera de la tercera temporada de ésta, da vida ahora a Carlos Santos en 'Traición', la serie que emite cada martes TVE

Antonio Velazquez
Antonio Velazquez

-¿Cómo se metió usted en una familia como la de 'Traición'?

-Es un personaje que me surgió cuando terminé la segunda temporada de 'Las chicas del cable', Ramón Campos me dijo que tenía planes para mí y me planteó esta serie y me gustó porque venía de una serie de acción, caballos y espadas como 'El final del camino' y aunque como actor me encanta la acción, estoy muy a gusto en ella, me apeteció que me planteasen algo distinto donde no había nada de acción ni de cromas, donde todo el bagaje es guión y actores.

-¿Diferente a 'Las chicas del cable'? 

-También como actor me resultaba interesante que el guión es como una guía. En 'las chicas' había cosas que a la hora de improvisar te encuentras más encorsetado pero aquí tenías una libertad y una coherencia mayor, algo que le da una riqueza a diferencia de otras series. Había flexibilidad. Lo divertido también de la serie es que puedes entrar dentro del poder existente, en personas que viven una realidad que no es la de la mayoría.

-Mucho 'cinismo' quizás para una TV pública... 

-El espectador está cambiando y hay que educarlo de alguna forma. Es un deber también incluso de la televisión pública de hacer este tipo de series que reúnan a toda la familia pero con toques cínicos que no resulten ofensivos para nadie. Estos personajes están cien por cien ficcionados.

-Su personaje, Carlos Santos, tiene nombre de actor español...

-Sí, ya me fijé. Incluso le mandé un mensaje diciéndole que intentaría dejar su nombre bien alto.

-¿Cómo es su Carlos?

-Es un chaval humilde, que se ha creado entre litronas, con una madre que tenía el sueño de que estudiara Derecho y cuando ella se suicida lo hace pero es un poco atípico, se sale de la tónica de la corbata y traje de muchos bufetes. Lo bueno de todos los personajes es que nada es lo que parece, todos están cargados de 'mochilas'.

-¿Se documentó en alguno de ellos?

-Estuve trabajando con un bufete, vi muchos juicios públicos pero me sorprendía mucho la actitud de los letrados frente al juez, estaban como acojonados, la ficción es otra cosa. Ellos decían que ninguna película había reflejado bien su trabajo. Lo de tener una toga propia es ridículo, hay un cuarto de togas, aunque sí hay alguno que sí la tiene propia. 

-¿Y cómo ha sido lo de trabajar con toda una veterana como Ana Belén?

Maravilloso, es un amor, yo me llevo súper bien, mirarla mal me costaba y ella me decía "no te preocupes, ya me encargo yo de que no te cueste". 

-Después de verle en una serie detrás de otra, no sé si es que es usted un actor de moda o tiene un representante muy bueno...

-Bueno, no creo que sea así, visto desde fuera sí pero tienes pero la verdad es que uno también tiene muchos meses de parón. Pero sí es cierto que de una serie a otra hay una postproducción y no me puedo quejar, he cerrado muy bien el año con 'El final del camino' y 'Las chicas del cable' y ahora esta serie. y empezaré con la tercera temporada de 'Las chicas...' y en agosto una película.

-Lo que le faltaba, más cine...

-Es que parece que en este país hacen cine tres o cuatro, meter la cabeza ahí es muy difícil. Tener trabajo siendo actor es algo muy importante, se te abren las carnes al ver que sólo trabaja el 8%. Se están haciendo más papeles últimamente para mujeres pero hay que dar más oportunidades a gente joven porque hay mucha gente con talento. 

-Ya sólo le falta dar el salto a Hollywood...

-He barajado la posibilidad pero mi inglés es pésimo, si ya es difícil quitarme el acento andaluz como para hablar inglés. 

Comentarios