martes 22.10.2019
Quim Gutiérrez

“Con Inma Cuesta no tengo pudor físico a la hora de manosearte”

Once años después de ‘Génesis, en la mente del asesino’, el actor catalán vuelve a la TV con ‘El incidente’, la serie de trece capítulos que estrena este martes Telecinco

Quim Gutiérrez.
Quim Gutiérrez.

-¿Qué le gustó de ‘El incidente’ para volver a TV?

-Primeramente el que después de muchas comedias me apetecía hacer una cosa seria, y además me gustó más esto en TV, terreno en el que hacía tiempo que no me movía, que lo que me ofrecían en cine. También influyó la presencia de Inma Cuesta, porque tenemos un gran vínculo y no es una relación de pareja que se mantenga en lo superficial sino que te puedes meter en otro tipo. El pudor físico, a la hora de manosearte y tocarte, te lo has quitado ya de antemano y puedes estar pendiente de otras cosas y dedicar tiempo a matizar, que es lo que da más veracidad.

-¿Qué fue lo primero que pensó al leer los guiones?

-Que iba a ser muy divertido el interpretar a un jeta encantador. Es una definición un poco patillera pero tengo un montón de ejemplos cercanos de tíos que son capaces de defender cosas indefendibles con una sonrisa, se mete en embolados suficientes como para armar un arco grande a la hora de interpretar. Tenía ganas de hacer alguien con una moralidad dudosa

-¿Pero por qué llevaba tanto tiempo alejado del medio?

-Por un lado porque me da una cierta claustrofobia meterme en series de largo recorrido, porque si funcionan resulta muy difícil salir de ellas. Por otro, porque yo necesito estímulos nuevos de vez en cuando, y de ahí que me cueste hacer una gran explotación de teatro, necesito meterme en cosas nuevas. Esta serie tenía un montón de elementos, en lo puramente dramático, que me sedujeron mucho.

-¿En estos diez años que han pasado, ha notado que ha evolucionado más la TV que el cine?

-Lo he practicado muy poco como actor, pero como espectador sí he visto cambios muy sustanciales. El cine hace una evolución a otra velocidad, pero no sé qué decirle. Desde que estrené ‘Azul oscuro’, también en 2006, he visto cambios de tendencia brutales en el cine a la hora de rodar, más quizás que las series.

-¿Y en cuanto a la calidad?

-Más que el género lo que más me interesa es contar historias bien armadas y es lo que resulta más complicado.

-¿Se sigue rodando a un ritmo vertiginoso en TV?

-A tope. Empezamos a ensayar en noviembre y a rodar en enero y estuvimos hasta mitad de julio. La dinámica actual es la de rodar capítulos de series que duran 70 minutos en una semana y pico, y eso es como rodar películas cortas, es salvaje. Es la dinámica que hay y o lo tomas o lo dejas. Las fórmulas nuevas, llámelo HBO, Amazon o Netflix o Movistar parece que imponen otros modelos de duración que permiten mayor tiempo de trabajo es difícil.

-¿Cómo vive el estreno de una serie?

-Yo ni me acuerdo. La única que he hecho a nivel nacional fue ‘Génesis en la mente del asesino’, en 2006. No tiene nada que ver con el estreno de una película pero me pondré nervioso en la víspera porque la posibilidad de llegar a mucha gente es mayor que en el cine, y también el de recibir más críticas. .

-¿La etiqueta de ‘galán cómico’ pesa a veces?

-Cualquier etiqueta pesa cuando se repite demasiado. Preferiría la etiqueta de actor que hace cosas distintas y no sólo por mí sino también por el espectador. Son dos puntos que hay que tener en cuenta, mi parte de sentirme creativo y el no aburrir al espectador, no me gusta tener la sensación de que siempre le ofrezco lo mismo. El margen de creatividad a la hora de interpretar a un tío de 35 años medio tonto es limitado a no ser que tenga cosas muy características pero no suele ser el caso porque tiene que responder a la etiqueta de galán. Por eso vas con cuidado eligiendo o rechazando en función de lo que te ofrecen.

-¿Cree que la rebaja del 21% del Iva puede ser un empujón para la industria cinematográfica?

-Para mí es la satisfacción de una necesidad en favor de la cultura, no hago otra cosa que celebrarlo aunque me parece que llega tarde y mal, pero bienvenido sea. Pero hasta que no lo vea no me lo creo.

-Como catalán que es, ¿cómo está viviendo la situación actual?

-Mal, muy mal, pero hace tiempo sufrí viví algún episodio de utilización de mis respuestas sobre el tema que no me gustó y decidí no manifestar nada, con dolor, porque me gustaría opinar con tranquilidad. Además, lo meto en el saco de las cosas que me duelen y con eso no se ‘titularea’.

-¿Ve visos de que se resuelva?

-Me encantaría que los hubiera pero cada día ves el telediario y no parece que la cosa vaya en esa dirección y no das crédito de por dónde va la trama, no sé cómo acabará. Hay días que opto por engancharme a las noticias y al twitter para ver lo que sale y hay otros que no puedo, que decido no ver nada por pena, porque tengo familia y amigos viviendo en Barcelona y este conflicto afecta a gente de opiniones muy distintas. Yo mismo me encuentro a ratos en una posición o en otra. A nivel personal no recibo mucha agresión, pero me consta que hay gente que opina de manera más clara que sí.

Comentarios