Sábado 18.08.2018
Silvia Intxaurrondo

"Lo de 'se fue a por tabaco y no volvió' es antediluviano"

La presentadora dice estar encantada por ser los miércoles la conductora de Desaparecidos, el programa que dirige Paco Lobatón en La 1 de TVE, y los fines de semana la cara de los informativos de Telemadrid

Silvia Intxaurrondo.
Silvia Intxaurrondo.

-¿Ha comenzado a escuchar eso que se decía en los 90, pero aplicado a Lobatón, de "no te va a encontrar ni Silvia Intxaurrondo?

-Aún no, pero decir Intxaurrondo tiene miga. Sería un logro que la gente lo pudiera decir.

-¿Cómo conoció a Paco Lobatón?

-A Paco Lobatón lo conozco de la TV, yo nací en el 79 y aquel programa me pilló siendo niña. Personalmente le conocí hace un par de años en la ETB, cuando pasó por el País Vasco por un encuentro con desaparecidos, y enseguida conectamos. 

-¿Ha aprendido ya reglas de cómo tratar los casos de los desaparecidos?

-Que nunca hay que interferir en la investigación policial, que hay que tratar la información con absoluta meticulosidad y rigor y que hay que tener cuidado porque estamos trabajando teniendo en cuenta la relación con las familias. Era una realidad que para mí era una noticia, pero hasta que no fui a un Foro no me impliqué tanto emocionalmente. 

-En el programa, usted no parece una simple presentadora...

-Es que uno no se puede limitar a decir ha pasado esto, yo me sé a la perfección cada una de las historias, hablo con los familiares, porque manejamos pistas y no te puedes limitar a dar paso a un vídeo. Todos conocemos cada una de las historias y te toca la fibra, porque somos periodistas que investigan, pero también periodistas que hablan con las familias, que tenemos que mostrarles nuestra cercanía, que estamos con ellos pero que también les preguntamos cuál fue la última vez que les vieron. 

-Además era su primer 'prime time' en TVE...

-Sí, me enfrenté a uno en Cuatro, con Un tiempo nuevo, que empezó en Telecinco, en el sábado por la noche, pero lo que me planteo es que sea un buen trabajo periodístico y que sea muy cuidadoso con las emociones. Yo no pienso en presentar un 'prime time', sino en localizar a gente. 

-¿Se ve superando ese registro de casi el 70% de casos resueltos en Quién sabe dónde?

-Ojalá consigamos resolver el 100% de los casos, pero necesitamos que la colaboración ciudadana sea total, y podamos superar los registros de ¿Quién sabe dónde? Con las nuevas tecnologías facilitamos que colaboren con nosotros. 

-¿Por qué en el tema de los desaparecidos unos casos cobran tanta trascendencia y otros ninguna?

-No sé por qué se eligen unos sí y otros no. Nosotros cogemos uno, lo analizamos y lo investigamos. Para nosotros tienen prioridad las búsquedas urgentes, porque en muchos casos podemos salvarles la vida. Las primeras horas son esenciales. Mediaticamente no sé el por qué, pero en muchos de los nuestros la gente se preguntará por qué no se ha fijado nadie antes en esos casos. Cada desaparición tiene una causa distinta, lo de que 'se fue a por tabaco y no volvió' es antidiluviano. 

-¿No tiene problemas para compaginarlo con su labor en Telemadrid?

-Lo estoy haciendo con mucho trabajo, pero me siento muy afortunada de tener la oportunidad de estar en dos proyectos a la vez que me gustan y me llenan. Son proyectos además perfectamente compatibles. 

-¿Qué tal se trabaja ahora mismo en Telemadrid?

-Yo la verdad trabajo con mucha libertad. Empecé en septiembre y no puedo decir cómo se trabajaba antes, hago el trabajo por el que yo creo y apuesto. No he tenido ningún tipo de cortapisa. 

-¿Está viendo usted algún cambio?

-Estoy viendo un nuevo tipo de opinión, hay mucha gente que ha vuelto a mirar y hay muchos compañeros que me han dicho que es un cambiazo. La gente vuelve a ver Telemadrid y a identificar y ver Madrid, la vida que tenemos aquí.

-¿Haría falta también un cambio similar en TVE?

-Puedo aportar mi grano de arena con Desaparecidos y mi trabajo. El periodista debe ser honesto y hacer un buen trabajo. He venido a este programa y no sé lo que pasará después. 

-Usted también está especializada en estudios árabes islámicos...

-Siempre me ha gustado mucho la información internacional, desde que estaba en la universidad estudiando Periodismo. En algún viaje a países árabes descubrí que tenía empatía, no tenía una barrera aparente y pensé que sería fantástico saber su idioma porque llegaría más lejos, y cuando estaba en la Ser empecé a estudiar árabe como un idioma. Un día descubrí que había una carrera que se llamaba Estudios Árabes e Islámicos, y le dije a Iñaki Gabilondo que en media hora terminaba el plazo para inscribirse y me dijo que cogiera el coche y fuera. Siempre tienes la duda de si sería una locura, pero fui a estudiar por las mañanas. 

-¿Se planteó alguna vez una corresponsalía en uno de esos países árabes?

-Planteármelo me lo planteé. Tuve la oportunidad de cubrir países árabes, como enviada especial, y quizás por eso pensé que era interesante o más no limitarme a los países árabes.

-Tiene una agencia de comunicación, ¿por qué y para qué?

-Porque en su momento me atrajo mucho la comunicación corporativa, y me sigue atrayendo. Es un gusto porque nunca sabemos hasta qué punto la comunicación ayuda a las empresas a comunicar sus mensajes, es vital en nuestro entorno y todavía no hemos descubierto cuánto lo es. El hecho de estar conectados no significa estar comunicados, y es una rama que me gusta mucho. 

-¿Se considera entonces una periodista todoterreno?

-Sólo quería escribir, estudié Periodismo por eso, pero las únicas prácticas que me llegaron era en radio y pensé que nunca me iban a dar la posibilidad de escribir. Ahora me considero solo periodista, que ya es mucho, y cada día tengo la suerte de trabajar en este oficio y aprender. Es tan bonito decir soy periodista...

-¿Hay algo como periodista que no haría?

-Creo que como periodista uno se traza el camino eligiendo proyectos y descartando otros, y los que descartamos los debe saber solo uno y no salir nunca de ahí. Yo muestro los elegidos y puede verse una trayectoria. Me han propuesto cosas en las que yo no me veía a mí misma. 

-¿Con qué desconecta?

-Tengo dos hijos, uno de cuatro y otro de dos años, que te obligan a estar siempre activa, pero pese a todo puedo hasta dormir. 

-¿Y utilizar las redes sociales?

-Tengo una buena relación con las tecnologías pero no soy una enganchada para colgar una foto donde vaya, pero me gusta ofrecer información sobre cosas que me parecen noticias o acciones recomendables.Retratar mi vida cada cinco minutos, no.

Comentarios