viernes 18/9/20
VERóNICA SáNCHEZ

"Las escenas de desnudos son como las demás, parte del trabajo"

Ha cambiado completamente su "look" en esta segunda temporada de 'Sin identidad', pero dice seguir disfrutando con su papel de mala

Verónica Sánchez, Amparo en 'Sin identidad'.
Verónica Sánchez, Amparo en 'Sin identidad'.

-Vaya cambio radical de una temporada a otra, de "chunga" a toda una señora...

-Ha sido muy divertido. Estoy enamorada del "look" de Amparo. Cada vez que me traían el vestuario de un capítulo estaba feliz porque me hacían unas combinaciones imposibles. Por dentro sigo siendo bastante "chunga", pero ahora estoy más adornada. 

-¿Se siente identificada con ese nuevo "look"?

-Me gusta la moda, pero yo no tengo nada que ver con Amparo, yo no vestiría así. Mi manera de vestir tiene bastante que ver con mi estado de ánimo, intento que sea cómodo y con cierto toque masculino, camisas, zapato plano, americanas...

-¿La maternidad ha cambiado tanto a su personaje?

-Sí, es más luchadora que antes, ha ganado cierto nivel de conciencia, pero sigue teniendo muchos fantasmas, sabe perfectamente qué ha hecho en la vida para estar donde está. La familia Vergel la ha aceptado a medias y eso le recuerda que no pertenece a esa clase social. 

-¿Cómo se ve Amparo como madre?

-Amparo tiene un conflicto, porque está educando a su hijo en un entorno muy rico pero no quiere que sea un Vergel, sino que se parezca a ella. Adora a su hijo pero es bastante desastrosa. 

-¿Y cómo se vería Verónica Sánchez como madre?

-Si me imaginara eso cada vez que me tocase ser madre... No es una cosa que ahora mismo entre en mis planes. 

-¿Y eso de la "relación abierta" con su marido Bruno?

-Es que somos muy modernos. Teniendo en cuenta cómo son los dos no es posible un matrimonio tan políticamente correcto, no les pega. Tienen una especie de pacto de lealtad, no son fieles pero sí son leales. 

-¿Le gusta eso de tener un personaje de mala?

-Es divertidísimo, lo más agradecido del mundo, porque me da cosas que no había podido trabajar antes. 

-¿Se parece Amparo a usted en algo?

-Cada personaje que haces parte de ti, por lo que te vas a agarrar a cosas tuyas y vas a empezar a construir a partir de ahí. Amparo tiene unos valores terribles que yo no tengo pero sí me puedo identificar en los momentos en los que ella tiene su lado humano y se siente mal y quiere obrar bien. 

-¿Cómo le hubiera gustado que terminase su personaje?

-No lo sé. Yo creo que se merece un encuentro frente a frente con María pero no sé qué debería hacer ésta con ella. Una de las cosas peores que le podrían pasar a Amparo sería que le pusieran un espejo delante y le mostraran qué tipo de persona es. 

-¿Aprendió mucho trabajando al lado de Victoria Abril?

-La echo muchísimo de menos. Trabajar con ella era muy enriquecedor, porque aprendí mucho. Todo lo que estoy construyendo es gracias a los cimientos que construí con ella. La base está muy ligada a ella. 

-¿Y cómo lleva las escenas en las que tiene que desnudarse?

-Como se llevan las demás, es parte del trabajo, no tienen por qué ser diferentes. 

-¿Está contenta con su físico?.

-Sí, hay que aceptarse tal y como es uno. No llevarte bien con tu físico son cosas más de la adolescencia, hay que hacerlo con sus fallos y sus cosas buenas.

-¿Le gustaría seguir vinculada a la televisión o preferiría otra vez cambiar por un tiempo?

-El medio me da igual, yo quiero vincularme a proyectos y personajes que me emocionen, que me supongan un reto, algo que no haya hecho. 

-¿Y dentro de lo que no ha hecho, qué le gustaría que le propusieran?

-Me encantaría seguir explorando por este lado, quiero volver a hacer otra mala, porque hasta ahora no me habían tocado papeles así.

-¿Le han llegado propuestas distintas desde que empezó 'Sin identidad'?

-No, aún no. La serie ha sido muy intensa y no me permitía compaginar con nada más, pero veremos cuando acabe si ha hecho que se fijen más en mí.

-¿Hay alguna serie en estos momentos en la que le gustaría integrarse?

-Me gusta 'Sin identidad', y prefiero que fuera algo inesperado, antes de encajar en una conocida. 

-¿Comedia o drama?

-Hacer reír es más difícil que hacer llorar. Todo proyecto tiene sus propias dificultades, pero la comedia es muy complicada. 

-¿Y qué le hace reír y llorar a usted?

-El motor de todas las personas es el amor, el de la pareja, el amor por los demás, el de tu familia y amigos. Siempre se trata de eso.

Comentarios