jueves 1/10/20
Manel Fuentes

"A diferencia de otros, yo estoy muy feliz de hacer la TV que me gusta"

El próximo mes llega a Madrid con 'The Spring's Team', con el que rinde tributo al 'Boss', y mientras sigue triunfando cada viernes como presentador del exitoso Tu cara no me suena todavía, en Antena 3, la versión de anónimos de Tu cara me suena

manel
Manel Fuentes, en el plató del programa.

-Tu cara me suena parece un formato ya plenamente consolidado. Después de famosos y ahora anónimos ya sólo les quedan niños...

-Siempre hay que ser humildes, trabajar duro y ser muy precavidos porque en TV dependes no sólo de cómo lo haces tú sino de qué tienes enfrente. Nosotros miramos hacerlo lo mejor posible, semana a semana y temporada a temporada. 

-Viendo las audiencias que tienen, ¿cree realmente que en el formato da igual si hay o no famosos?

-No da igual pero lo que requiere el formato de verdad es que haya calidad. Si lleváramos a famosos que cantaran como una almeja no funcionaría el programa. En Tu cara me suena casi todo el mundo tiene que tener mucho nivel, de imitación y de evolución. A partir de ese nivel tienen que mejorar. Por ejemplo, Silvia Abril vino de exhibición un día y lo que le dijimos es que diera una clases de canto porque no iba a ser fácil y terminó con números más que buenos, como el que hizo con Esther Arroyo. En los anónimos es aún mayor la calidad que deben tener para dar el salto. El famoso, como es famoso, puede que no sea tan bueno, pero pese a eso ha habido muchos famosos a los que hemos dicho que no porque no tenían nivel, lo que no da igual es la calidad. 

-¿Cuál es la clave de Tu cara no me suena todavía?

-Lo que es clave es el trabajo de casting y ver la generosidad de la gente, que quiere el programa y que nos sigue y nos lo pedía a gritos, enviando cartas. Todos tienen un nivel aceptable para salir en un programa de TV. Hemos abierto una puerta y nos hemos encontrado con mucho talento. 

-¿Y qué es lo que más le gusta a usted?

-Lo que más me fascina es cuando alguien sorprende al propio artista invitado. Yo trabajaba en Cope y fui a un programa de TV donde tenía que imitarle y en vez de eso imité a Stoichkov, al que nadie imitaba y Cruyff se giró cuando no se tenía que girar. Me gusta que no hay protocolo, que siempre juegas el partido como Xavi o Isco, yo no sé por dónde va a venir el balón, pero mi función es darle ritmo y pases para que los cracks vayan metiendo goles y que todo funcione. En la final entró un vídeo que no tenía que entrar, el de Los Chunguitos y Juan y cortaron el vídeo y en ese momento conté unos chistes que no estaban previstos.Ese es un ingrediente mágico en el programa. Cuando pasan cosas así es cuando yo más disfruto. 

-Hay que ver lo que le gustan a usted Los Chunguitos...

-Es que cuando vienen Los Chunguitos son tan cuales como cuando los ves por la tele, y a mí me enternecen. Y Yolanda Ramos, también.  

-¿Le sorprendió que la última temporada de Tu cara me suena fuera no ya bien, sino especialmente bien?

-Sí, pero hay que acordarse que la anterior también había sido la más vista y todo el mundo decía que no se iba a poder superar. Lo que pase con la competencia nos da igual, lo que queremos es hacer el mejor programa. 

-Pero aunque no le importe esa competencia supongo que sí se sentirá un poco orgulloso de haber batido a un histórico como el Deluxe...

-Si  piensas en la gente que curraba allí te sabe un poco mal, porque al final todos somos compañeros, pero a nivel particular yo, a diferencia de otros, sí puedo decir que estoy muy feliz de hacer el tipo de TV que me gusta.

-¿Usted era de los que creía en el formato al principio, cuando los datos de audiencia no eran muy buenos?

-Yo tengo una banda de rock y me tengo que transformar en Springsteen y sé lo que deben sentir los concursantes. En abril estaremos en el Teatro Bankia de Madrid haciendo un formato más reducido con monólogos y versiones acústicas del Boss y esa es una pasión real en mi vida, por lo que estar en un programa que permite jugar a eso hizo que desde el minuto uno yo creyera en él. Y es que cuando empezamos Santiago Segura no se quería quitar la barba porque decía que iba a durar dos programas y yo le dije que confiara. Muchos ni querían venir. 

-¿Suelen coincidir los gustos del jurado con los suyos?

-No. Lo bueno es que no tengo que contarlo. Entiendo la dificultad que tienen ellos pero hay galas en las que yo a lo mejor habría puesto otras puntuaciones. Hay veces que en alguna pausa sí te comentan cómo lo he visto y es que yo estoy con ellos durante la semana, mientras que el jurado ve la actuación y sobre eso decide. Lo bueno del formato es que al final el público en casa equilibra al final la balanza y al final siempre ha habido justicia en los ganadores, porque así lo ha decidido el público. 

Comentarios