sábado 28/5/22
BELéN CUESTA

"En 'Buscando el Norte' los españoles salen mejor parados que los alemanes"

Ha sido la gran revelación de 'Ocho apellidos catalanes' y ahora rueda en Berlín para Antena 3 'Buscando el Norte', la serie inspirada en la exitosa película 'Perdiendo el Norte'

belén
Belén Cuesta.

-Supongo que la experiencia de grabar en Berlín estará siendo mejor para usted que para el personaje que interpreta...

-Afortunadamente sí, está siendo muy guay, muy divertida, una suerte estar en Berlín rodando de repente en la Puerta de Brandemburgo o el Muro. Muy bonito, porque los días que tenemos libres aprovechamos para hacer excursiones juntos. Eso ayuda luego a la hora de trabajar, porque cuanto más complicidad y amistad haya, tanto mejor.

-Después de su éxito en 'Ocho apellidos catalanes', ¿es usted la 'estrella' de esta serie?

-Yo creo que no, honestamente. Aunque se dice que la protagonizamos Antonio Velázquez y yo, la serie, ya lo verá, es súper coral. El protagonista, sin duda, es Berlín. 

-Por lo poco que nos han enseñado a los periodistas, diría que al menos el peso de la parte más cómica lo lleva usted...

-Y Manuel Burque. Mi hermano es más sensato y prudente, mientras que mi personaje es más vividora, loca, optimista y alegre, pero en general todo está muy repartido en cada apartado.

-Como supongo que usted habrá visto ya más, ¿le gusta cómo está quedando 'Buscando el Norte'?

-A mi, sí. He visto los dos primeros capítulos y me ha gustado mucho ver Berlín. Creo que la serie gana mucho con ello, porque no hay una serie así. Me gusta también la comedia que tiene, porque no es un 'gag' tras otro, ni personajes excéntricos, así como que hay comedia pero hay una realidad, que se intenta suavizar, porque emigrar puede dar mucha risa pero también es muy triste en la mayoría de los casos. 

-Al menos no tiene nada que ver esa inmigración con la de mediados del siglo pasado...

-Por supuesto, no tiene nada que ver y la otra generación de la serie así lo constata. A mí me gusta de la serie que hay más tipos de inmigrantes que en la película 'Perdiendo el Norte'. La gente, de una manera u otra, se va a ver identificada. 

-¿Deja la serie muy mal a los españoles?

-No, qué va, creo que al revés. Me gusta que esos personajes, que en un principio en Madrid u otra ciudad no se relacionarían, aquí sí. Es bonito ver que el hecho de estar fuera hace que puedas salir con ella y estar más receptivo a conocer a otro tipo de gente. No les dejamos mal, aunque hay mucha comedia alemán-español, pero creo que al menos en la serie salimos mejor parados nosotros. 

-Usted, con ésta, ya ha participado en dos comedias que tienen su fuerte en los estereotipos...

-Supongo que ayuda, pero la comedia nace en realidad del drama, del momento perdedor de uno. 

-Aunque como dice los alemanes salen peor parados, ¿qué impresión está teniendo de ellos?

-A mí me encanta Berlín, había venido mucho y me sigue pasando que es una ciudad que tiene un pasado y una historia que es tan reciente que ves lo del Muro y cosas de los judíos y te sigue impactando. La ciudad me tiene cautivadísima y es muy distinta a lo que yo conozco de Europa. Y de la gente puedo decir que es más agresivo el idioma que la gente en sí, aunque hay de todo. 

-¿Se aborda el tema de la famosa noche berlinesa?

-De momento no tanto como yo quisiera, porque es una marca indiscutible de Berlín. En algún capítulo sí, pero poco.

-¿Se ha planteado usted alguna vez emigrar a otro país?

-A mí me encanta viajar y ha habido épocas en las que no tenía trabajo y sí que me he ido a estudiar a Estados Unidos, pero no para estabilizarme en algún sitio. 

-Eso de no tener trabajo no le ocurrió en 2015, que creo que ha sido su mejor año profesional hasta la fecha...

-Sí, de momento sí, y yo quiero que dure y que guste y pueda seguir trabajando. Estoy muy agradecida, porque aunque siempre he ido trabajando y currando lo del año pasado era algo que no me esperaba, ha sido un poco sorpresa. 

-Vamos, que antes no era tan mala para que no la contratasen y ahora no es tan buena...

-Esta profesión es así. Yo he sido la misma de siempre, no he hecho nada distinto, pero sí creo que 'La llamada', la obra de teatro que estoy haciendo, ha influido un poco porque ha tenido éxito. Si no hubiera hecho 'La llamada' no hubiera estado en 'Ocho apellidos catalanes', ya que Emilio Martínez Lázaro fue a verme ahí. Entrar en cine, sin haber hecho nada de cine, es dificilísimo. El teatro va bien y menos mal, porque ya bastante difícil está ya con ese IVA que es una soga

-¿Y cómo vive fracasos como el que tuvo la serie 'Aquí Paz y después Gloria'?

-Sin duda lo fue, aunque más que fracaso se podría decir que simplemente no funcionó. Da pena, porque es un trabajo que has hecho y compañeros con los que has compartido tiempo y esfuerzo. A veces no comprendes cómo funciona esta profesión y por qué se hacen cierto tipo de cosas. Cuando estás trabajando vas viendo lo que va pasando y puedes intuir el final, y 'Aquí Paz' estuvo años parada y luego no sabías cuándo la iban a emitir. No será la primera ni la última vez que eso pase, aunque espero que ésta vaya bien. 

-¿Nota otras 'vibraciones' con 'Buscando el Norte'?

-Sí, de momento sí. De los dos primeros capítulos estoy contentísima, pero después nadie sabe qué va a pasar, aunque dicen que va a emitirse pronto. Lo malo es que las intuiciones a veces fallan, pero estoy muy contenta con esta serie. 

"En 'Buscando el Norte' los españoles salen mejor parados que los alemanes"
Comentarios