Lunes 19.11.2018
TELEVISIÓN

Bárbara Santa-Cruz: "Cuando me llamó Almodóvar pensé que se había equivocado de Bárbara"

Nieta del Premio Cervantes José García Nieto, no sólo codirige, con su madre, la Fundación del poeta sino que se multiplica como actriz, tanto en cine ('Pagafantas', 'Los amantes pasajeros', 'Tres boda de más') como en TV ('El Príncipe' y ahora rueda 'Vivo cantando', para A-3), y hasta como directora teatral

Bárbara Santa-Cruz ha pasado de novia de Pagafantas a amiga de la Jessi en Vive cantando.
Bárbara Santa-Cruz ha pasado de novia de 'Pagafantas' a amiga de la Jessi en 'Vive cantando'.

-Elena, Jessi... ¿Cómo se lleva lo de dar vida a dos personas en una sola en 'Vive cantando'?

-En parte son dos personas diferentes. La Jessi es la amiga de la infancia de Trini, eran uña y carne, pero mi familia me sacó del barrio para que me centrara en mi carrera de abogada y ahora vuelvo para resolver un caso jurídico y vuelvo como Elena, una abogada. Ella se irá "enJesizando", sacando la Jessi que lleva dentro. 

-¿Rivalizará en amores con su amiga?

-Algo hay, pero no es tanto una rival, porque en verdad son muy amigas. El acercamiento con Juanjo, con el que se llevaba muy mal cuando tenía 16 años, hará que más que una rivalidad agresiva sea un conflicto para los tres, al ser íntimas amigas. Los tres lo pasaremos mal. 

-¿Veía la serie con anterioridad?

-Sí, la veía y me gustaba, aunque como yo tampoco tengo mucho tiempo libre, porque ahora estoy dirigiendo dos proyectos al tiempo que ruedo la serie no puedo tener la disciplina que me gustaría para seguir las tramas. Soy casi más de series autonclusivas, que acaban en el mismo capítulo. 

-¿Qué es lo que más le llamaba la atención?

-Aparte de los actores, que es uno de los valores fundamentales, con Mariola Fuentes, Kiti Manver ahora, que era mi suegra en 'Pagafantas'..., me gusta que los personajes canten como gente normal que canta, como ellos mismos. Me gusta que es un karaoke de verdad, eso acerca al público y les hace más reales a los personajes y hace que las tramas enganchen al público.

-¿Le costó mucho que le dieran el papel?

-La verdad es que el casting fue una prueba complicada, porque es un personaje muy goloso, con gran cantidad de presencia en las tramas, por lo que he tenido que hacer más audiciones que nunca para entrar aquí. 

-Llega a una serie de éxito pero no tanto como el que tiene 'El Príncipe', donde usted dio vida a Asun...

-Fue una colaboración muy pequeña, pero para mí fue muy divertido y estimulante porque hacía de malagueña amiga de Fátima, que no siguió por decisiones de la productora. Ya sabía desde el principio que el papel era pequeño. Fue una pena pero por otro lado una alegría porque fuimos a rodar a Ceuta y rodar con todos ellos fue una experiencia preciosa y gracias a que acabé ahí he podido entrar ahora en 'Vive cantando'. 

-También rodó con Almodóvar 'Los amantes pasajeros'...

-Fue una historia muy especial porque acababa de terminar de rodar la séptima temporada de 'Amar en tiempos revueltos' y estaba en un festival de cortos en Valladolid y recibí una llamada del ayudante de dirección de Pedro Almodóvar para comentarme que había tres personajes de azafatas y que si quería ir a hacer las pruebas de vestuario y me quedé como lela, y luego pensé que se habían equivocado, que querían a otra Bárbara, pero afortunadamente sí era yo y rodé cuatro días con Pedro. 

-¿Es tan buen director como dicen?

-Rodar con El Deseo es un confort absoluto, porque cuidan a los actores al máximo y se nota que el equipo sabe que está trabajando con el genio que es Pedro y por ello están todos encantados. La trama que tuve no era parte del conflicto fundamental de la película y él estaba relajado y conmigo fue encantador, pese a que era el último mono. Es un director de actores y por eso me fui de ese aeropuerto abandonado de Ciudad Real casi llorando. 

-¿Fue entonces más fácil trabajar con Almodóvar que con Muchachada Nui?

-Trabajar con Muchachada Nui es un disparate maravilloso. Tengo una película pendiente de estreno, 'Sexo fácil y pelícuals tristes' en al que tengo una relación con Carlos Areces, que era mi suegra en 'Museo Coconut', y también un corto con Julián López. Todos ellos son disparatados y a mí me parece que todos son unos genios. He trabajado poco con ellos, pero estuve en 'Regreso a Lilliford', que también espero que salga cuanto antes. Si me llama cualquiera voy rauda, porque además como espectadora encajo mucho con su humor. 

-Ha hecho drama y comedia, ¿en qué registro se siente mejor?

-Yo preparo el personaje igual sea comedia o drama. Dependiendo del tiempo que tenga intento trabajarlos con la mayor pulcritud, me gusta mucho el trabajo de mesa. A mí la comedia que más me gusta es aquella en la que los personajes lo pasan muy bien o muy mal. Los que se tienen que reír son los espectadores. 

-¿Tenía tan claro lo de ser actriz cuando hizo Comunicación Audiovisual?

-Sí, desde cuando acabé COU lo deseaba. Mi madre había sido modelo y, aunque ambas profesiones no se parecen mucho sí que comparten la precariedad de horarios y económica. Mi madre me animó para que estudiara Comunicación Audiovisual y lo compaginé con mi formación en La Cuarta Pared y Juan Carlos Coraza. Me ayudó mucho para lo que estoy haciendo como directora porque tengo unas nociones de fotografía, de sonido, de guión... A mi trabajo como actriz todo me aporta. 

-Actriz que además lleva a cabo como directora proyectos personales...

-Sí, ahora se me han juntado dos, porque lo que yo intento es aprovechar los momenteo en los que no tenemos nada para proyectos propios, porque tengo la inquietud de montar cosas mías. Ahora estoy dirigiendo un microteatro en Málaga, y por otro lado estoy con mi proyecto más personal hasta la fecha, 'Cuatro confesiones', que es una especie de experimento extraño y apasionante que vamos a hacer en el Fringe, un festival que se hace en el Matadero a finales de julio y que aboga por espacios no convencionales y vanguardista.

-¿Ha heredado algo de su abuelo, el poeta José García Nieto?

-Ojalá. Amo la poesía. Estoy empezando a escribir, pero no con ninguna intención de publicarlo, porque estoy en los orígenes. Mi madre es la encargada de la Fundación García Nieto, con vistas a que yo sea la sucesora cuando ella ya no tenga ganas o esté más mayor y poco a poco me está enseñando para intentar mantener su legado y darle la escucha y el altavoz que se merece, porque para mí es uno de los grandes de la literatura española. 

Comentarios