viernes 10.04.2020
TELEVISIÓN

Antonio Castelo: "Ser humorista en España es como ser trompetista en Turquía"

Empezó a darse a conocer con Buenafuente, se hizo famoso con 'Caiga quien caiga', y ahora sigue buscando el "late night" que a punto estuvo de estrenar en Canal +. Mientras lo espera en la TV él sigue haciendo por toda España el suyo propio, 'Castelo domina el mundo'. Su próxima parada, este sábado en la madrileña sala Galileo Galilei 

Antonio Castelo.
Antonio Castelo.

-No sé si el título de 'Castelo domina el mundo' es porque tiene algún antepasado alemán...

-No, todo empezó en el Colegio Mayor Ignacio de Loyola, donde hicimos el show como una cosa benéfica, con dos colegas y salió muy bien. Quería hacer un "late night", trabajamos unas 25 personas, con unas ínfulas bestiales, era una locura, y le cogimos el gusto y el logo es como un águila, un rollo muy nazi, porque la decoración allí fue como de 'Maldistos bastardos', con dos banderolas gigantes cayendo por los lados, con el águila, y todo con aire nazi.

-En su espectáculo tienen cabida monólogos, sketches, entrevistas... No sé si sabe eso de "quien mucho abarca..."

-Es un show de variedades y yo hago el 'truco Pablo Motos'. Me rodeo de gente muy buena que hace cosas mientras yo miro. Empiezo con un monólogo, hay una banda tocando en directo, y luego son entrevistas que van contadas con colaboradores, con un cómico joven que empieza.

-¿Personalmente se encuentra más cómodo en alguna de todas esas facetas o es un chico muy válido que sirve para todo?

-A mí lo que se me da bien es el estilo "late night" en general. El humor es como las Olimpiadas, que hay muchas categorías y los hay que son muy buenos saltando o corriendo y otros que son buenos en varias, pero sin ser el mejor en una en concreto. Eso es el rollo del show de variedades y se me da bien improvisar con un invitado, pero no soy el mejor monologuista de España, ni estoy en el "top 5".

-No sabía que había en nuestro país un "top" de monologuistas...

-Sí, claro. Rovira, Goyo Giménez, Leo Harlem... por ingresos y por bolos sí hay un "top". Yo soy otro rollo, más anglosajón, por lo que soy diferente y porque soy peor que ellos. A mí se me dan bien sin embargo bastantes cosas, y por eso prefiero el show de variedades. He practicado mucho. Jugando a querer hacerlo, haciendo méritos para hacerlo, he entrenado mucho.

En España, la franja de "late night" es para Sandro Rey, no para el humor sino para los estafadores

-Después de tantra práctica, ¿se le puede considerar ya el David Letterman español?

-No, porque aún no he hecho una mierda en España, pero ese rollo es el que me mola. A mí lo que me gustaría hacer es un "late night" y de hecho empecé a hacerlo porque iba a tener uno propio en Canal +. Sin embargo, con los recortes, hace un par de años, se acabó cuando ya se iba a empezar a hacer. He hecho varios y siempre he estado a las puertas de tenerlo, pero aquí en España esa franja horaria es para gente como Sandro Rey. 

-Es que desde que se fue Pepe Navarro eso del "late night", con permiso de Buenafuente, no parece que sea propicio para el humor...

-Buenafuente está en un canal pequeño, pero puede hacer lo que quiera, porque es otro rollo. Que un chaval haga un "late night" no está nada claro, las cadenas no tienen cultura de "late night", no saben lo que es y consideran que como mucho puede haber un "talk show", cuando en otros países a lo mejor hay en cada franja uno. Se van creando promesas, hay como una cantera. Imagínese un país en el que sólo estuviera el Real Madrid, y sólo hiciera partidos de exhibición, que no hubiera más equipos... Eso es lo que pasa en España con los "talk shows". 

-¿Se reserva mucho el "derecho de admisión" a la hora de elegir a sus entrevistados?

-Sí, hay gente a la que nunca entrevistaría. Hay muchos que no molan, porque no es fácil encontrar a gente que tenga algo que contar. Hay gente famosa que no tiene nada que contar. Yo busco a alguien que no se tome muy en serio a sí mismo y tenga mucho que contar, porque entonces le vas a poder romper para que hable con sinceridad. Lo que más mola es cuando alguien cuenta algo que no ha contado en ningún sitio. 

En el resto del mundo lo clásico en crisis es que el "show business" salga beneficiado, aquí no. España da asco

-¿Es más fácil hacer reír ahora que todo el mundo tiene ganas de llorar?

-Es igual. La gente no está ni mejor ni peor para los shows. Yo pensaba que ahora iba a haber más comedia, pero España como siempre me sorprende. En el resto del mundo, lo clásico en crisis es que el "show business" salga beneficiado, pero aquí no ha pasado esto. España da asco. 

-¿Pero se ha notado la crisis en el mundo del humor o éste siempre está en crisis?

-Siempre está en crisis. Ser humorista en España es como ser trompetista en Turquía, no es el mejor sitio. Igual sí hay un nicho, puedes acabar siéndolo pero si quieres ser cómico has nacido en el país equivocado. 

-¿Están peor incluso que el cine español?

-Sí, claro, por supuesto. Nosotros somos cincuenta locos haciendo comedia en España. No hay más. 

-Yo creía que eran más, que cada vez había más intrusismo en su profesión...

-No creo que exista el intrusismo, del que también se quejan los periodistas. Existe la oferta y la demanda. Si alguien lo hace mejor que tú pasas a ser parado. Que venga todo el mundo que quiera. A mí me ha costado mucho hacerlo como lo hago y si a alguien le cuesta menos es que es un crack y se lo merece. La gente de TV que aparece un día en un monólogo es gente que no hace "bolos". La ves un día y la gente ya sabe diferenciar quién es un cómico y quién no. 

-Es decir, que ser monologuista no es tan sencillo como les parece a algunos...

-Ser monologuistas es muy complicado. La semana pasada hice dos "bolos", y en uno me fue bien pero en el otro fueron seis personas en Murcia, porque era la Semana Santa y toda la ciudad estaba en no sé qué procesión. Es muy duro estar en un "show" para pocas personas, te tiene que gustar mucho. Al día siguiente me fui a Alicante a actuar, dormí en un hotel en un polígono. Si no te compensa mucho seguro que no quieres hacer eso. Cualquiera que quiera puede hacerlo, pero no cualquiera querría hacer eso, porque es muy duro y desagradecido. No es país para cómicos. 

-Aunque algunos, como Dani Rovira, parece que están en racha...

-La pregunta que todo el mundo se hace en el showbusiness es: "¿Y si no vienen más rachas?". Jay Leno, antes de dejar su espacio, decía que sólo gastaba el dinero que sacaba en sus "bolos", porque pensaba que le iban a cesar y nunca más iba a volver a la TV. Nunca te fías de cuánto puede durar una racha.

-En el programa de 'Yu', ¿qué es lo mejor de esa experiencia, estar en una emisora como los 40 Principales o estar con Cristina Pedroche?

-Estar con Cristina es lo mejor, porque ella es lo mejor de 'Yu', así como el ambiente, porque llegas allí y es muy fácil hacer el programa porque todos son cómicos, gente que rema a favor. El mejor público del mundo son sus presentadores, porque están esperando y deseando que vayas. 

-¿Y ha aprendido más de la Pedroche o de gente como Buenafuente, con el que también estuvo trabajando?

-En el 'Caiga quien caiga' aprendí mucho de los productores, de la gente que te acompañaba a hacer los reportajes; de Buenafuente aprendí muchas cosas, porque fue muy duro. Aquel era mi segundo o tercer show y era muy pardillo y aprendí mucho. También he aprendido de otra mucha gente, de algún cómico amigo viéndole actuar... Siempre de compañeros de profesión con los que compartes cosas, porque no hay ninguna Universidad del Humor, todo es tradición oral. 

La radio, en medios audiovisuales, es la salvación de la comedia en España

-La radio, ya sea ese programa o el 'A vivir que son dos días' de la Ser, en el que también colabora, ¿es un hobby para usted?

-¿Está de coña? La radio ahora es un medio de vida para mí, me da más pasta que la televisión. La radio, en medios audiovisuales, es la salvación de la comedia en España, es el único sitio donde se puede hacer humor llegando a más gente. En internet también, pero es más difícil, tienes que crearla. En la radio cuando bajo a la calle la gente me pregunta por cosas que acabo de decir, te oyen dos millones de personas y puedo decir lo que quiera, cuando en un programa de TV se aprueba un guión. La radio ahora mismo es la hostia para un cómico, es perfecto. 

-Pero cinco minutos en TV siempre parecen un mayor revulsivo para una carrera...

-Creo que no. En TV sales hoy y empieza a brillar tu cara en una progresión geométrica hasta que vuelves a salir. Tu cara se olvida si no sales todas las semanas. Yo salí muchas horas en TV y ahora a lo mejor me ven y se creen que soy nuevo. Es superolvidable. Antes, cuando salía en el 'Caiga quien caiga', era más famoso, pero no vale de nada si pasas unos meses sin aparecer.

-¿El sueño de cualquier humorista ahora mismo es poder encontrar su particular 'Ocho apellidos vascos', como Dani Rovira?

-El sueño es conseguir lo que ha logrado Dani, que es lograr lo que más quería y que se te haya dado tan bien. Él llevaba años diciendo que lo que más le molaba era ser actor, y lo fomentó haciendo una obra de teatro para sí mismo, él sólo en el escenario en una obra que no era comedia. El tío fomentó lo que más quería y alguien le vio haciendo la obra y dijo este chaval puede hacerlo bien en cine, pensábamos que era sólo un humorista de monólogos y es un buen actor. Dani lo ha hecho muy bien porque el camino más recto para hacer lo que quieres es empezar a hacer lo que quieres, como puedas. 

-¿Qué es lo que fomenta usted?

-Yo hago lo mismo con el 'late night', fomento lo que quiero hacer esperando que alguien vaya a verme y diga este chaval podría hacer bien un 'late night' y me den una oportunidad y lo pete. Hay que tener mucha paciencia y por eso voy muy tranquilo. Estoy en la mierda, siempre lo estaré y si algún día salgo a hacer otra cosa sé que volveré luego a la mierda y ésta es la vida que me encanta, no la mierda en sí. He sido pobre y he sido rico y no creo que me pase nada malo que pueda destrozarme.

Antonio Castelo: "Ser humorista en España es como ser trompetista en Turquía"
Comentarios