miércoles 03.06.2020

Ventajas de la grifería y los distintos tipos de duchas para los baños

Habilitar adecuadamente un baño requiere de un gran número de complementos y accesorios para hacer del espacio una estancia cómoda y útil. La grifería y las duchas, tanto empotradas como termostáticas, son de las mejores opciones en el sentido estético y ahorrativo
Ventajas de la grifería y los distintos tipos de duchas para los baños

Cuando se lleva a cabo alguna reforma en el hogar, es habitual que el baño sea uno de los espacios que requiera más modificaciones, teniendo en cuenta que se trata de una zona muy utilizada y que debe estar en perfectas condiciones higiénicas. Además, también es importante tener en cuenta la parte estética, puesto que es una estancia en la que se agradece contar con elementos agradables a la vista.

Por otro lado, es importante saber que el baño es uno de los lugares de la casa donde se gasta más agua, y por este motivo, también es fundamental colocar elementos que ayuden a tener un mayor ahorro económico.

Existen muchas posibilidades en el mercado para poder habilitar un baño en las mejores condiciones posibles, aunque dentro de todo ese abanico, las duchas empotradas y la grifería se convierten en las mejores opciones para cambiarlas y cumplir con todos estos requisitos.

Hay modelos de diferentes diseños, tamaños y colores, para que puedan adaptarse a cualquier baño y a los diversos gustos de cada persona.

¿Por qué elegir duchas empotradas?

A la hora de instalar una ducha empotrada en el hogar, es importante destacar todas las ventajas que tiene, y es por este motivo, por el que cada vez son más personas las que se decantan por esta opción para reformar el baño. Habitualmente, este tipo de duchas se utilizan como sustitutas de las ya arcaicas bañeras o de las duchas más tradicionales.

Además de la parte estética, puesto que este tipo de elementos cuentan con diversos diseños muy llamativos, hay que tener en cuenta que las duchas empotradas son mucho más cómodas, prácticas y limpias.

Estas duchas ofrecen más funcionalidades con respecto a las duchas tradicionales, mantienen un mayor confort, y sobre todo, ocupan un menor espacio. Asimismo, se limpian con facilidad.

Con este tipo de duchas, la sensación de amplitud será mayor y permiten colocar otros utensilios necesarios en el baño, para hacer de la estancia, uno de los espacios más completos de la casa.

Las columnas de ducha como alternativa

En este caso, aquí se hace referencia a los elementos externos, es decir, este tipo de duchas dejan ver parte de la instalación. Al igual que ocurre con las duchas empotradas, también existen muchos diseños de columnas que cuentan con sus propias ventajas.

En primer lugar, hay que destacar su versatilidad, puesto que se adaptan perfectamente a la grifería, y en segundo lugar, se tiene en cuenta su fácil mantenimiento. Dentro del amplio catálogo que existe, la opción de instalar una columna de ducha termostática es una de las mejores.

Están siendo cada vez más utilizadas, debido a sus múltiples diseños y a los avances tecnológicos con los que cuentan. Asimismo, este tipo de duchas permiten ahorrar agua y ofrece numerosos beneficios para la salud.

Son duchas muy fáciles de utilizar, puesto que están dotadas de dos mandos y cada uno de ellos tiene una función. El primero se encarga de regular la temperatura, y el segundo hace lo mismo, pero con el caudal de agua.

Así, es capaz de mezclar adecuadamente el agua fría con la caliente, para ofrecer la temperatura ideal para cada persona. De igual modo, también se puede regular la cantidad del chorro en cada momento. Son además mucho más seguras y duraderas.

¿Qué ocurre con la grifería en los lavabos?

Al igual que ocurre con las duchas, los grifos de lavabo empotrados están adoptando un mayor protagonismo dentro de los baños modernos. Se trata de uno de los elementos que adquieren mayor importancia en esta estancia, aunque a veces se crea lo contrario.

Son grifos muy funcionales, que apenas ocupan espacio y que ofrecen numerosas opciones de diseño, ya que la estética es otra de las partes esenciales a la hora de elegir uno de estos elementos. En este sentido, el grifo cascada es bastante común, puesto que ofrece una imagen mucho más moderna.

La grifería es de los elementos que más se expone al exterior, y por tanto, el desgaste que sufre es mucho mayor que otros. Por este motivo, es importante apostar por los que sean de mayor calidad y tengan más resistencia.

Entre otras ventajas que se pueden destacar, controlan el caudal de agua y ayudan a ahorrar.

Múltiples diseños

Tanto para las duchas como para la grifería, hoy en día, se puede elegir entre un gran número de diseños, dando así una gran importancia a la estética en el baño. Si antaño los colores más habituales eran los tonos pastel, en la actualidad, las personas se están decantando por un toque más moderno y minimalista.

Dentro de este nuevo contexto que se presenta, las mezclas de grises, los contrastes de blancos y negros, o los azules y rojos, son los principales protagonistas. Sin ir más lejos, la ducha negra está siendo muy demandada, al igual que los grifos brillantes en tonos plateados.

Además, la combinación entre acabados mates y brillantes, se están poniendo de moda, todo ello con el objetivo de ofrecer a la vista, un espacio único y llamativo.

En cualquier caso, además de querer ofrecer una imagen moderna y muy estética, el juego de colores también se utiliza para dar una sensación de amplitud y conseguir que el baño se convierta en una estancia mucho más espaciosa.



Comentarios