martes 13/4/21

Estrella Digital

Normas

Todo lo que necesitas saber para volar un dron de forma legal

Este artefacto, cuya existencia ya se ha normalizado, se encuentra bajo una serie de requisitos para su empleo

dron
Un dron graba un vídeo desde el aire.

Han pasado ya muchos años desde que escuchamos hablar de los drones por primera vez, convirtiéndose en una gran novedad en la innovación tecnológica. Hoy en día, su existencia y uso se han normalizado, siendo algo habitual encontrarse un dron de vez en cuando, sobre todo, para la grabación de vídeos de grandes eventos como las bodas. Este sector no hace más que crecer en España, donde en estos últimos tres años ha creado 2.728 empresas y con ellas, numerosos puestos de trabajos.

Los drones son, al fin y al cabo, aeronaves tripuladas por control remoto y, por esto, su utilización debe estar sujeta a normas de tráfico aéreo. En el caso de los drones, AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) es la organización encargada de la supervisión y el control del cumplimiento de los requisitos establecidos para volar un dron de forma legal, cuyo incumplimiento se convierte en una infracción administrativa en el ámbito de la aviación civil.

El uso indebido de los drones puede suponer un gran riesgo, tanto para las personas y los bienes materiales como para la seguridad nacional, la protección de datos y la privacidad de las personas.  Por lo tanto, si estás pensando en comprar un dron, es necesario saber que se puede y no se puede hacer con él y, para ello, hay que conocer todos los requisitos establecidos para su uso legal, después habrá menos sorpresas y problemas a la hora de buscar y elegir un dron entre los miles que hay ofertados en el mercado.

Principales normas de uso y cumplimiento para el uso de drones

-   Los drones no deben usarse nunca sobre zonas urbanas o grandes aglomeraciones de gente. Los drones son dispositivos aéreos capaces de causar serios problemas si se encuentran en manos inexpertas, poniendo en peligro la seguridad del tráfico aéreo, acceder a infraestructuras críticas prohibidas o, en este caso, dañar a personas físicamente. Por esto, no pueden utilizarse en lugares como playas con gente, campos de fútbol, fiestas, carreras, en los centros de las ciudades… en definitiva, lugares con aglomeraciones de gente, donde el dron puede caer sobre alguien provocando daños físicos.

-   Condiciones meteorológicas adecuadas.  Si no se tiene una licencia de piloto de drones profesional y toda la documentación en regla, se debe cumplir una distancia máxima de 500 metros en vuelo visual para volar un dron, es decir, el dron siempre tiene que estar en el alcance visual del piloto.

-   Cumplir con el límite de 120 metros de altura. Al igual que la distancia horizontal entre el dron y el piloto no debe superar los 500 metros, este dispositivo aéreo nunca debe superar la altura máxima de 120 metros establecida por AESA, esta limitación impide que un dron pueda colisionar contra otra aeronave. Para obtener más información sobre los lugares en los que se pueden volar los drones, en Internet se pueden consultar numerosas páginas webs donde vienen especificadas las zonas delimitadas para hacer un uso seguro del dron.

-   No se puede volar un dron de noche. Esta es una de las normas más básicas de AESA respecto a este tema. Volar un dron de noche trae consigo un sinfín de posibilidades de accidentes debido a la escasa visibilidad, es por eso que su uso de día supone menos peligros.

-   No invadir el espacio aéreo de los aeropuertos. Puede parecer increíble pero, con el aumento del uso de los drones, se han aumentado los riesgos en los aeropuertos por la colisión de estos aparatos con los aviones durante sus fases más críticas, el despegue y el aterrizaje. Por esta razón, el marco regulatorio especifica claramente que hay que mantener una distancia mínima de 8 km de un aeropuerto para volar un dron, aunque lo más recomendable es usarlos lo más lejos posible de los aeropuertos.

-   No usar drones donde se realicen actividades al aire libre. Volar drones cerca de lugares donde se practiquen deportes al aire libre como el paracaidismo o parapente puede traer consecuencias fatales. El tema de los drones todavía es reciente para afirmar que todo el mundo los puede utilizar de manera profesional, por lo tanto, siempre dicen que prevenir es mejor que curar, así que mejor no juntar dos elementos en el aire si no somos lo suficientemente expertos para llevarlo a cabo sin riesgos.

-   Placa identificativa del dron. Para que un dron sea considerado de uso lúdico es preciso que pese menos de 25 Kg, por lo tanto, al ser lúdico no necesita una placa identificativa de forma legal. Sin embargo, si pilotas un dron ya sea por ocio o de manera profesional, siempre es mejor poner una placa en la que aparezca nombre, apellidos, datos de contacto y número de serie del aparato para evitar problemas en el futuro.

Comentarios