Sábado 21.07.2018
decoración

El sector del mueble comienza su recuperación

El sector del mueble, uno de los más perjudicados durante la crisis, parece que comienza una leve recuperación pese a los desatinos del equipo de gobierno.

Un dormitorio de Dicoro.com.
Un dormitorio de Dicoro.com.

El sector del mueble, uno de los más perjudicados durante la crisis, parece que comienza una leve recuperación pese a los desatinos del equipo de gobierno.  Las pequeñas y medianas empresas de este sector son las que han vuelto a coger con fuerza las herramientas que necesitan para rearmarse después de esta larga travesía del desierto que procuró grandes pérdidas globales y que desmontó buena parte de su actividad. 

Los últimos datos son esperanzadores y revelan una recuperación, aunque todavía leve, teniendo en cuenta la sangría de cierres y despidos que ha supuesto la crisis. Un sector que no ha contado con ayuda alguna de los organismos oficiales y que por su propio pulso comienza a tomar un poco de aire, los datos así lo confirman.

En 2015, la venta minorista subió por fin después de siete años de caídas, situándose en 2.450 millones de euros, un 5,4% más que el ejercicio anterior. Algunas empresas son buena muestra de fortaleza ante esta crisis del mueble, pues han sabido mantener, pese a las inclemencias económicas, el cuidado en el servicio y la extrema calidad de los muebles. Además, muchas de ellas incorporan las opiniones de sus clientes para ofrecer a los usuarios opiniones reales que les hagan decantarte por sus productos. Como es el caso de la sección de opiniones sobre Dicoro.

A pesar de este clima apocalíptico para la economía de nuestro país, las tiendas Dicoro han logrado expandirse y se han establecido en puntos estratégicos de localidades tan importantes como Sant Boi de Llobregat, Badalona y Ripollet, iniciando la conquista de la capital de España con una tienda en la Comunidad de Madrid, ubicada en la localidad de San Sebastián de los Reyes.

Tiendas Dicoro es el ejemplo que mejor explica este cambio de tendencia por el «crecimiento del consumo de los hogares, la reactivación de la actividad inmobiliaria y el dinamismo de la inversión empresarial, en un contexto de aumento del empleo y menores dificultades de acceso a financiación». La previsión es que el crecimiento continúe este año y el que viene hasta superar los 2.700 millones.

Así, al menos, lo esperan los cerca de 27.000 negocios que se dedican a la venta al por menor de muebles en España y es que las exportaciones suben un 12,4% y se consolidan como salvavidas del sector. El mobiliario de oficina, el que más crece seguido del mueble para el hogar hecho a medida, servicio que la nombrada tienda Dicoro ofrece con la máxima garantía de profesionalidad de un trabajo bien hecho. 

Y es que son expertos en proyectos de decoración 3D, es decir, uno de los servicios Dicoro es la preparación de un proyecto en 3D adaptado a las medidas de las que dispongas para que puedas ver como quedarían los muebles que has elegido. Entra en la web que se ha reseñado y conoce a Dicoro a fondo, para conocer no solo la calidad en sus trabajos, sino conseguir los mejores precios del mercado, una garantía de cinco años y la posibilidad de financiar las compras para pagar al ritmo que más te convenga.

Es esta preocupación por ofrecer los mejores servicios a sus clientes, sin faltar a la calidad del propio mueble, lo que ha iniciado la recuperación de este sector y mantiene esta tendencia de crecimiento en el mercado y que debemos agradecer a este tipo de pequeñas empresas, por su lucha y empeño por mantenerse a flote. Lucha que en los próximos años se verá recompensada con total seguridad.

Situación del sector

Según los resultados del observatorio sectorial DBK, nos encontramos ante un sector con un «alto grado de atomización», en el que el 85% de los establecimientos son independientes o pertenecen a pequeñas cadenas, aunque las cinco primeras firmas nacionales, suponen el 52% del valor total del mercado. 

Y es que durante los peores momentos de la crisis el negocio se redujo en más de un 75 %, con lo que se cerraron muchas tiendas. Esto hace que la demanda, que como decimos crece levemente, se reparta entre menos empresas, lo que supone una ayuda notable. 

Aun así, y en términos macroeconómicos, la industria basada en pequeños fabricantes no presenta una situación sólida con la que enfrentarse a las leyes del mercado, siempre tan favorable a las grandes empresas, multinacionales y corporaciones.

El fabricante español agrava, por tanto, su desventaja negociadora frente al distribuidor: ha perdido competitividad frente a aquellos situados en países emergentes, los principales grupos y cadenas de distribución han aumentado su ventaja competitiva respecto a la tienda tradicional, incrementando su cuota de mercado y los hábitos de consumo y compra del consumidor experimentan cambios significativos: menor parte del gasto destinada a mobiliario y un periodo de renovación menor.

Es por esta serie de contrariedades que aumenta el valor de los pequeños y medianos negocios como las tiendas Dicoro, que frente a un mercado que se les hace complicado escalar, mantienen posiciones y consiguen crecer y ocupar cada vez más relevancia en el mercado. Y esto solo se consigue con profesionalidad y los mejores resultados en el servicio, en los productos y en los acabados. Un doble esfuerzo en comparación con las grandes marcas, pero que tiene en sus buenos resultados el mejor aval.

Comentarios