lunes 27/9/21

Reestructuración empresarial post 2020

Una de las principales consecuencias que ha traído la pandemia que sufrimos actualmente es la grave situación de crisis empresarial por la que pasan la mayoría de las entidades de diferentes sectores estratégicos

empresa

Esta situación de crisis económica supone un nuevo reto para casi la totalidad de empresas, que se ven en la imperiosa necesidad de optar por vías alternativas para intentar paliar los efectos económicos adversos que padecen.

Una opción a tener en cuenta por parte de las empresas para fortalecer su estructura financiera es la reestructuración empresarial, la cual puede ser realmente beneficiosa si se realiza por profesionales cualificados –por ejemplo, un experto en interim management Madrid–, atendiendo en todo momento a las necesidades actuales que demanda la entidad.

Por qué optar por una reestructuración empresarial en tiempos de crisis económica

El proceso de reestructuración económica empresarial puede ser altamente beneficioso si se llevan a cabo los pasos correctos, de forma que aporte valor añadido para la compañía. Pero ¿qué beneficios puede aportar una reestructuración en nuestra organización? Veamos algunos ejemplos a continuación:

Ayuda a preservar en todo momento el patrimonio de la entidad

Este proceso puede conseguir la separación del patrimonio, es decir, aquel que está afecto a la propia actividad de la empresa del que no lo está. Con ello se consigue que el patrimonio que no se encuentra relacionado con la actividad empresarial responda ante el riesgo existente por la propia actividad del negocio. Asimismo, los costes de financiación serán mucho menores y, en el caso de su posible venta, la entidad tendrá una valoración en función de su propia actividad.

Eliminar los negocios que no sean rentables

Con ello se consigue que los recursos de la empresa se pongan en aquellas áreas que aportan liquidez al patrimonio y eliminar todas aquellas partes que no son rentables.

Reducir la deuda existente

El principal objetivo de la reestructuración empresarial es la de adaptar la situación actual de la empresa a su nivel de endeudamiento, para que de esa manera no haya que realizar despidos masivos o reducir parte de sus activos, entre otras cuestiones fundamentales.

La figura del interim management, clave en este proceso

El interim management puede ser realmente importante dentro del proceso de reestructuración empresarial. Este proceso es llevado a cabo por una persona experta en la toma de decisiones para reflotar a la entidad, que actúa con la mayor rapidez y eficiencia posible aportando los cambios que necesita la empresa para adaptarse a su nueva situación.

El interim manager puede ser un profesional de la propia empresa (cualificado para llevar a cabo difíciles decisiones mercantiles y financieras), o bien una persona externa a dicha entidad. ¿Qué puede aportar el interim management en situaciones de reestructuraciones empresariales?

  • Soluciones rápidas. En situaciones de crisis económica empresarial, la figura de este profesional es clave, ya que estudiará la situación actual de la entidad y aplicará los cambios necesarios con la mayor brevedad posible para paliar los problemas de tesorería.
  • Objetividad y experiencia. Todos los cambios que empiecen a aplicarse en la empresa se harán sin tener en cuenta la política de la misma, sino buscando en todo momento las mejores vías y recursos para encauzar la situación. Todo ello se efectúa gracias a la experiencia previa del interim manager ante este tipo de situaciones y su capacitación en la materia.
  • Responsabilidad y compromiso. Todas las operaciones que lleva a cabo un interim manager están enfocadas en conseguir los mejores resultados para la empresa, asumiendo con ello toda la responsabilidad del proceso y adquiriendo el compromiso necesario para lograr la transición empresarial necesaria.
  • Trabajo puntual. El interim manager se retira una vez acabado su trabajo, es decir, ayuda a proponer y efectuar los cambios necesarios, pero una vez que el problema está resuelto, la empresa gestiona su propio progreso por sí misma.

 

Optar por una reestructuración empresarial puede ser clave de cara al futuro para todas aquellas empresas que están inmersas en una situación de crisis económica que pone en peligro su continuidad mercantil. Para llevar a cabo los cambios en este tipo de procesos empresariales es cada vez más usual dejarlo en manos del interim management, un proceso llevado a cabo por profesionales expertos en este tipo de situaciones que aportarán valor añadido al negocio proponiendo cambios estructurales que mejorarán su situación. 

Comentarios