miércoles 8/12/21

¿Te gustaría ser tu propio jefe? Seguro que has leído esta propuesta en numerosas ocasiones, pero todavía no has encontrado el camino. Lo mejor es analizar cuáles son tus opciones y sobre todo tus habilidades, a partir de ahí, tendrás que empezar a dar los primeros pasos. En las siguientes líneas queremos mostrarte qué necesitas para emprender como manitas, una de las alternativas con más posibilidades.

¿En qué consiste emprender como manitas?

Lo primero queremos explicarte en qué consiste un negocio de manitas. Se trata de ofrecer diferentes servicios de mantenimiento para todo tipo de viviendas o edificios. Están relacionados con electricidad, fontanería, calefacción, refrigeración, pintura o carpintería. En general, son profesionales se encargan del mantenimiento, la reparación y las reformas.

Lo habitual es que esta clase de negocios lo emprendan profesionales de uno de los campos mencionados, a los que les solicitan otros servicios y terminan haciendo de todo. Pueden contar con ayuda o trabajar de forma autónoma.

¿Qué se necesita para emprender un negocio de manitas?

Por supuesto, no todo el mundo puede emprender un negocio de manitas, estos son algunos requisitos que debes cumplir:

  • Oficio. Lo ideal es que domines al menos algunos de los oficios que ya hemos comentado y que tengas conocimientos de otros. Es cierto que puedes contratar a profesionales para que realicen el trabajo, pero entonces podríamos hablar más de una empresa de reformas que de un negocio de manitas.
  • Herramientas. Para poder realizar el trabajo debes contar con una serie de herramientas. Apuesta siempre por marcas de calidad, como Makita, te ofrecerán el máximo rendimiento y todas las garantías que necesitas para tu emprendimiento.
  • Burocracia. Por supuesto, es fundamental que emprendas un negocio de forma legal. Tendrás que decidir si te das de alta como autónomo o formas una pequeña sociedad. Después, tendrás que realizar todo el papeleo necesario para empezar. Si no lo tienes claro, contrata un gestor y deja este aspecto tan importante en sus manos.
  • Clientes. Como es lógico, conseguir tus primeros clientes es vital. Aunque en estos casos es muy posible que sea el tener ya unos cuantos clientes lo que te lleve a emprender. Si no es así, apuesta por el boca a boca, por las redes sociales y por tu página web. También puedes empezar por familiares, amigos y conocidos, pero sin perder dinero.
  • Proveedores. Para que tu negocio tenga éxito necesitarás contar con buenos proveedores. Te recomendamos que negocies bien las condiciones, la mayoría de los comercios suelen ofrecer descuentos a profesionales y mejores condiciones para el pago.
  • Presupuestos. Es necesario que aprendas a preparar presupuestos. Intenta ajustar los precios lo máximo posible al principio para conseguir nuevos clientes, pero siempre buscando la rentabilidad. Con la práctica conseguirás optimizar esta cuestión tan importante. No olvides pedir al menos la mitad de la cantidad presupuestada para evitar problemas.

Ahora que ya sabes qué necesitar para emprender como manitas, ¿te animarás a contar con tu propio negocio?

Comentarios