miércoles 29.01.2020
DENUNCIAS DE COCEM Y COCAM

Los comercios se revelan contra las ferias

Sí, es posible que la misma Administración a la que pagas te ponga la competencia en la puerta de tu local. Los comerciantes de Madrid exigen un mayor control en las más de 180 ferias que se celebran en 2014 y reducir su número para no acabar con un comercio que se ha consolidado tras décadas de esfuerzos

Hilario Alfaro, Presidente de la Confederacion de Comercio de Madrid (COCEM). | TWITTER
Hilario Alfaro, Presidente de la Confederacion de Comercio de Madrid (COCEM). | TWITTER

En Madrid, por haber, ya hay hasta "Mercado de los productores", la última ocurrencia de la Comunidad de Madrid arbitrada por medio de su consejería de Medio Ambiente. La gota que desborda el vaso de la paciencia de los comerciantes de Madrid, que ya ven horarios, centros comerciales y, cada dos por tres, una feria en la puerta de sus tiendas. En ese sentido, a lo largo de los últimos años ha tenido lugar una proliferación de mercadillos y ferias comerciales, de alimentación y gastronómicas en lugares públicos. La gran mayoría de esta expansión ha venido facilitada por la política laxa de la Comunidad de Madrid, que ha visto en ellos una nueva fuente de financiación. La proliferación de estas prácticas de venta directa por parte de productores ha provocado la respuesta por parte de los comerciantes como es el caso de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid (COCEM) y Federación de Comercio Agrupado y Mercados de la Comunidad de Madrid (COCAM).

“En este 2014 se han autorizado 185 ferias comerciales de consumo en espacios públicos en la comunidad de Madrid” ha explicado a ESTRELLA DIGITAL el presidente de COCAM, Javier Ollero. Al respecto de las actividades también se pronunció ayer el presidente de los comerciantes madrileños, Hilario Alfaro, que explicó que “este tipo de actividades suponen una competencia desleal y afectan de manera directa a los comerciantes y empresarios ubicados legalmente en las zonas próximas donde se autorizan estas ferias, reduciendo directamente el consumo de los clientes en los establecimientos permanentes ubicados en el entorno”.

La polémica lleva en el aire muchos meses, de hecho, COCEM reclamó a finales de 2013 a las Administraciones madrileñas la necesidad de hacer cumplir las normas vigentes sobre la materia, los controles e inspecciones exigibles. “Nosotros apoyamos cualquier promoción, degustación o información que acerque los productos madrileños a los consumidores” explica Ollero, aunque desde su punta de vista lo que más molesta en el ámbito comercial es que “las Administraciones madrileñas por unos ingresos permitan que los productores puedan llevar a cabo sus propio mercado rompiendo la cadena productor, intermediario, comercio”.

Pocos controles y condiciones irregulares

La falta de unos controles serios y estrictos en los mercadillos o ferias, es otra de las peticiones y denuncias que realizan conjuntamente COCEM y COCAM. A lo largo del año, cualquier establecimiento debe de pasar un cierto número de inspecciones que permiten ofrecer la calidad y salubridad que todo comprador exige. Cosa que no ocurre tan rigurosamente en las ferias o mercadillos, de echo ambas critican que “se celebran en condiciones irregulares respecto al exhaustivo cumplimiento de normas relacionadas con la higiene y la seguridad alimentaria, etiquetado en los artículos y productos, indicación de precios, etc”.

Desde ambas asociaciones se cree que ha llegado el momento de que la Comunidad de Madrid de un paso al frente para atajar un problema que puede acabar con un mercado que ha costado décadas consolidar. “Uno de los papeles de las Administraciones Públicas es corregir “fallos del mercado”, y no promover iniciativas como ésta: generar espacios de competencia donde no son necesarios y perjudican a los empresarios legalmente establecidos”, argumentó Alfaro. Mientras que su homónimo en COCAM advierte que se han abierto dos vías y “hay que apostar por el ‘todo vale’ o ser consecuentes y cumplir con la función comercial que le toque”.

Se espera que el conflicto perdure porque ninguna de las partes va a ceder terreno. La comunidad ha orquestado ferias y mercadillos que de media se celebra una cada dos días, mientras que el consumo en los establecimientos tradicionales se resiente. Por ello, tanto COCEM como COCAM ya se han puesto manos a la obra en denunciar la actitud permisiva de la Comunidad de Madrid. Ollero concluye sus palabras a ESTRELLA DIGITAL que aunque ellos “no tienen nada en contra de aquellas actuaciones dirigidas a promover los productos grastronómicos madrileños” no pueden consentir que se actúe libremente en la “compra directa y además en instalaciones públicas”

Comentarios