Sábado 20.10.2018
descansar bien

¿Problemas para dormir? La respuesta puede estar en el colchón

Se ha demostrado científicamente que dormir bien es un factor clave para la salud. Un descanso óptimo forma parte de la receta médica para frenar el estrés y prevenir las enfermedades cardíacas y los dolores posturales en el cuello y en la espalda

¿Problemas para dormir? La respuesta puede estar en el colchón.
¿Problemas para dormir? La respuesta puede estar en el colchón.

Los especialistas relacionan un sueño reconfortante y reparador con el bienestar general, lo que se percibe no solo en las funciones básicas del organismo, sino también en el aspecto físico. El hecho de descansar bien durante la noche garantiza la energía para afrontar las actividades diarias, el buen ánimo y la agilidad mental.

Para dormir profundamente no solo hay que cerrar los ojos e intentar relajarse con algunas infusiones o remedios caseros. Los expertos consideran que el sueño es una función corporal vital, para la que se requiere un buen lugar de descanso, y en esto el colchón juega el papel principal.

¿Cómo seleccionar un buen colchón barato?

Para comprar un buen colchón hay que tener en cuenta ciertos detalles. En líneas generales, los colchones perfectos no deben ser muy duros ni muy blandos y ofrecer la firmeza necesaria para sostener el cuerpo, adaptándose a la curvatura natural de la columna.

Para quienes buscan excelentes opciones con estas características, la web Colchones.house ofrece el colchón Morfeo, que reúne las condiciones de los mejores colchones online disponibles en el mercado. Esta línea de colchones baratos incorpora la tecnología viscoelástica, un novedoso material que garantiza un buen soporte dorsal. Esta tecnología está indicada para evitar los problemas posturales, ya que alivia los puntos de presión a lo largo de la espalda.

También mantiene la superficie del colchón caliente durante la noche, sin propiciar la transpiración ni acumular humedad y sin desencadenar ácaros, los cuales están relacionados con las alergias.

Además de la calidad y el precio, a la hora de elegir el colchón ideal también hay que tener en consideración el tamaño. Los pies nunca deben quedar fuera del colchón. Debe ser lo suficientemente ancho para tener la libertad de realizar movimientos mientras se duerme, y más aún si se comparte con la pareja.

Una persona con más peso debe optar por un colchón más firme que el de alguien delgado. Para aquellos que tienen una complexión física delgada, un colchón flexible distribuirá mejor su peso.

También hay que tener en cuenta las posiciones a la hora de dormir. Quienes adoptan una postura convencional (completamente a lo largo), un colchón rígido será adecuado para su estilo de dormir. Por el contrario, un modelo más elástico se adapta mejor a quienes duermen en posición fetal o de lado, para liberar la presión en los hombros.

Dormir de 7 a 8 horas reduce la ansiedad

El ajetreado estilo de vida de hoy en día obliga a dedicar entre 7 y 8 horas de sueño continuo para mantener un óptimo estado físico y emocional. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el hábito de descansar por debajo de las 6 horas puede generar ansiedad e impulsos de comer, incluso sin sentir hambre.

Dormir poco o en un mal colchón afecta a la concentración y a la memoria, altera las emociones y genera irritabilidad. También deteriora el aspecto físico y debilita el sistema inmunológico, lo que aumenta la vulnerabilidad ante los virus.

En contrapartida, un descanso completo reduce los niveles de estrés, regula la función arterial y disminuye los riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares. También contribuye con las funciones metabólicas del organismo, estabilizando los niveles del azúcar y del colesterol en la sangre, lo que reduce las posibilidades de padecer diabetes y obesidad.

Un buen colchón mejora la memoria

A nivel mental, disfrutar del sueño contribuye a mejorar la memoria, lo que es un aspecto muy importante para los estudiantes, por ejemplo. Además, favorece el desarrollo de las habilidades de aprendizaje, incrementando el nivel de atención y la precisión al realizar las tareas.

Para los atletas, no hay nada mejor que una buena sesión de sueño que permita recuperar la energía tras las extenuantes jornadas de entrenamiento. En el deporte, dormir es un factor clave para que los músculos se recuperen del ejercicio. Eso permite a los deportistas estar activos y alcanzar un rápido poder resolutivo que multiplique sus estándares competitivos.

Cuando no se duerme bien, debido a las preocupaciones o porque no se dispone de un espacio adecuado para descansar, existen algunos indicios que advierten de que ya va siendo hora de cambiar el colchón.

Por lo general, los colchones tienen una vida útil de 10 años. Pasado este tiempo, la estructura interna suele empezar a alterarse, se desgasta la superficie y se producen hendiduras y flacidez parcial. Otras señales son sentirse incómodo al acostarse, estornudar con más frecuencia y tardar en conciliar el sueño. Despertarse cansado o con dolores en la parte baja de la espalda y en las articulaciones son señales de que hay que comprar un nuevo colchón.

Comentarios