lunes 28/9/20

La poda de árboles frutales

Uno de los momentos más importantes en el cultivo y en la vida en general de los árboles frutales es cuando hay que realizar tareas de poda, con el fin de garantizar no solo su salud, sino también para asegurarse de que van a desarrollar frutas de calidad, del tamaño adecuado y con la cantidad de zumo apropiado
La poda de árboles frutales

Conocer el estado de cada frutal, saber diferenciar qué partes y ramas deben podarse y en qué momento del año es más conveniente realizar la poda, son tareas sencillas siempre que se tenga en cuenta unas ideas previas de como podar arboles frutales de manera profesional y garantizar la salud de los frutales durante años.

Por qué se podan los árboles frutales

Realizar la poda de árboles frutales es una tarea sencilla, pero que requiere de unos conocimientos que ayuden a identificar aquellas zonas y ramas que deben ser podadas. Por ejemplo, es importante saber que el motivo principal por el que se poda un árbol frutal es para asegurarse que va a dar frutos de excelente calidad; es decir, que tengan el tamaño adecuado. Si un frutal no se poda, dará muchos frutos, pero normalmente pequeños y sin apenas agua en su interior, por lo que serán poco aptos para comer o preparar zumos.

De igual modo, si se realiza una poda excesiva de las ramas, lo más seguro es que se dañe el frutal y éste no de ninguna fruta. Es importante no excederse con la poda, y no dañar aquellas ramas jóvenes con flores, que con el tiempo proporcionarán las nuevas frutas. Además, para realizar la poda es importante utilizar herramientas y utensilios adecuados de gran calidad, como unas tijeras para podar profesionales, que permitan cortar las ramas pero sin dañarlas.

Junto a las tijeras es igualmente recomendable contar con unos guantes para podar adecuados, elaborados con materiales resistentes que permitan proteger las manos ante cualquier posible incidente, corte o arañazo. Guantes que no solo protegen las manos, sino también el brazo hasta el codo, algo especialmente interesante cuando se quiere podar en zonas de complicado acceso en donde hay espinas o es posible sufrir algún corte.

Cuando se realiza la poda de árboles frutales es importante equiparar el crecimiento de estos con su producción de frutas. Cada árbol precisa de un tipo de poda diferente, por lo que es importante saber identificar las necesidades de cada frutal, para darle los cuidados y las podas que realmente necesitan.

Cuando se poda un árbol frutal es importante fomentar una estructura despejada, donde las ramas respiren y mantengan una separación entre ellas, sin entrelazarse entre ellas. Igualmente, fomentar las ramas horizontales y eliminar las poco beneficiosas ramas verticales “chupones”, así como garantizar que la luz del sol acceda a las zonas centrales interiores de manera uniforme, donde por la frondosidad de las hojas y ramas, el árbol se desarrolla con más problemas.

Es importante además realizar una poda efectiva cuando los árboles frutales son jóvenes, para cuidar su crecimiento, adecuar el tamaño de sus futuras ramas y ayudar a que se desarrolle de manera controlada. La mejor forma de podar un árbol frutal desde joven es con unas tijeras profesionales de poda, así como unos guantes que nos permitan trabajar y modelar el árbol frutal desde un principio.

La mejor forma de garantizar la vigorosidad de un árbol frutal

Una poda inteligente de las ramas prescindibles de un frutal con las herramientas apropiadas es la mejor garantía de que se va a poder disfrutar de un árbol y de sus frutos durante años; de que estos frutos sean de calidad, jugosos y con un tamaño apropiado. Una excelente forma de podar, fomentando un crecimiento saludable y beneficioso para los árboles frutales.

Comentarios