Domingo 16.12.2018
Economía

Pedir un crédito rápido con ASNEF

Un título que hace unos años era una utopía pero que en los últimos tiempos se está tornando en una realidad

En el pasado, era muy complicado, por no decir imposible, que alguna empresa de financiación accediera a dar un préstamo a una persona que estuviera incluida en cualquier listado de morosidad. Esta tendencia está cambiando, pero aún mantienen algunos requisitos.

Requisitos para poder optar a un préstamo rápido

Dependiendo de la entidad financiera, las condiciones cambian a la hora de ofrecer creditos rapidos con ASNEF, pero todas suelen tener algunos requisitos básicos a los que se añaden posteriormente los del listado de morosidad, te hacemos un resumen de los principales:

  • La primera y más importante, siempre y cuando quieras pedir un crédito rápido en España, será que residas de forma oficial en el país. Tendrás que presentar para acreditarlo tu DNI o NIE español en vigor.
  • Tendrás que tener la mayoría de edad legal en España. Es decir, haber cumplido los 18 años en el momento de la petición del crédito. Hay empresas que suben esta edad hasta los 21 o 25 años.
  • Contar con una fuente de ingresos regular. Aunque no se tenga trabajo indefinido, será complicado que una empresa financiera se arriesgue a dejar dinero a una persona que no cuenta con ningún tipo de ingreso.
  • Una cuenta bancaria a tu nombre, normalmente te exigen que la cuenta sea española. La mayoría de empresas usan esta cuenta para hacer el estudio de riesgo.
  • Tener un número de teléfono a tu nombre y una cuenta de correo electrónico Tanto en el teléfono como en el mail proporcionado será donde la empresa se ponga en contacto contigo para cualquier cuestión sobre el crédito o para notificarte cualquier asunto.

A estos requisitos, habría que sumar otros dos más si te encuentras en una lista de impagos y necesitas pedir créditos rápidos sin importar ASNEF. El primero de ellos irá enfocado al origen de tu estado en dicha lista de morosidad.

Será un requisito indispensable que tu presencia en ASNEF no se deba a un impago con otra entidad financiera, si estás en una lista de impagados por haber dejado a deber un préstamo a otra empresa de este tipo, será muy difícil que una homónima se atreva a correr la misma suerte. Normalmente, se espera que la deuda que tienes sea por algún problema con una empresa telefónica.

El segundo requisito tendrá que ver con la cantidad de dinero que se te está reclamando cuando pides créditos rápidos ASNEF online. Dependiendo del prestamista, esta cantidad máxima puede variar, pero los topes más comunes van desde los 1000 a los 5000 euros. Si tu deuda es superior a estas cantidades, tendrás bastantes dificultades a la hora de la aprobación.

Algunos consejos antes de plantearte pedir un crédito rápido con ASNEF

Cuando se llega a la situación de tener que pedir un crédito es seguramente porque esa persona lo necesita. Puede ser para unas vacaciones a las que se llega con pocos ahorros o para pagar la última letra del coche que nos ha cogido con la cuenta en rojo. Sea cual sea tu razón, te damos unos consejos antes de pedir un crédito rápido:

  • Lo más importante de todo es que seas honesto contigo mismo. ¿Podrás devolver este préstamo? Si la respuesta es no, no pidas el dinero. Parece un consejo obvio, pero en una posible situación desesperada no pensamos en las consecuencias que tendrán nuestros actos.
     Pedir otro préstamo y no devolverlo sólo empeorará la situación actual, por mucho que pienses que es una ayuda.
  • Pide únicamente el dinero que te haga falta para pagar lo que necesitas. Si la última letra del coche son 350 euros, pide esos 350 euros y ya está. Los intereses pueden cambiar en función de la cantidad y por pedir más dinero acabarás pagando más seguramente sin necesidad.
  • Devuelve el dinero en el menor tiempo posible. Al igual que con la cantidad, el tiempo marcará también la cantidad de intereses que pagues por tu crédito. Si crees que puedes devolverlo en 1 mes, la deuda será mucho menor que si lo devuelves en 11 meses.
  • Si no puedes pagar la próxima mensualidad, habla con tu banco o entidad financiera y pide una prórroga. La mayoría de prestamistas intentarán ofrecerte una solución para que puedas devolverle el dinero. Seguramente, te será más beneficioso devolver lo que te falta con los intereses de demora que no devolverlo y entrar en litigios con la otra parte.

 

Lo principal de este asunto es que siempre tengas la certeza de que el dinero que te están prestando es la solución y no otro problema. Si ya lo tienes claro y quieres seguir adelante, busca entre las diferentes ofertas y elige la que te proporcione unas mejores condiciones.